Intercambiarte
Evento finalizado
10
jul 2008
08
ago 2008

Compártelo en redes

Cuándo: 10 jul de 2008 - 08 ago de 2008
Inauguración: 10 jul de 2008
Dónde: Sala Cajastur Monte de Piedad / Plaza del Monte de Piedad, s/n / Gijón, Asturias, España
Organizada por: Sala Cajastur Monte de Piedad
Artistas participantes: Carlos Roces
Etiquetas:
Publicada el 03 jun de 2014      Vista 169 veces

Descripción de la Exposición

El pintor asturiano Carlos Roces expone un conjunto de sus obras en la Sala Cultural Cajastur Monte de Piedad en Gijón

-------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------

Hace diez años, en septiembre de 1998, Carlos Roces expuso en el Instituto Cervantes de Manila, bajo el rótulo “De Gijón a Manila”. Patrocinaba el evento Delfín Colomé, embajador de España en Filipinas. Ahora estaba preparando otra en Seúl, donde fue trasladado el embajador, también en el Instituto Cervantes de Corea. Pero la muerte de Delfín Colomé en la segunda semana de abril de este año ha frustrado el proyecto. Los cuadros de Carlos Roces que iban a desplazarse a Seúl se verán en Gijón.

Una novedad que presentan estas obras de Carlos Roces reside en que son “intercambiables”. No se trata de mosaicos que vayan tejiendo una tela de araña geométrica, a la manera de la azulejería musulmana, dando al final un resultado grande o pequeño, pero siempre semejante. Los intercambiables son cuadrados de 40x40 cm. ó 50x50 cm., que se unen por la línea del horizonte, conformando paisajes diferentes. El pintor suele firmar en los márgenes o cantos de las tablas, de modo que haya siempre un testigo final por la derecha de la serie. Los “intercambiables”, que, utilizando el lenguaje de la baraja, podemos llamar pareja, trío, póquer o escalera de color, según su número, pueden ir juntos o separados, además de variar sus posiciones relativas y de formar subgrupos. Tenemos en la sala Cajastur del antiguo Monte de Piedad de Gijón tres series de dos módulos, doce series de tres módulos y ocho series de cuatro módulos. Lo que hace un total de setenta y cuatro cuadros. Es una prueba del esfuerzo del autor y de su convicción en la originalidad del planteamiento.

Mantiene Carlos Roces que esta idea de los cuadros intercambiables le ha nacido de su presencia en internet, al constatar la sorpresa que provocaban. El pintor considera que debe estar presente en la nueva cibercultura y su ciberespacio, no como herramienta de creación, ni de mercado, sino de difusión cultural. Las armas digitales están también en manos de los pintores. Cualquier novedad interesa y es pertinente, porque es artista aquel que crea una cosa que no crearía otro. Sus cuadrados intercambiables responden al afán de novedad y cambio que esta sociedad respira como vacuna frente al cansancio del consumo. Los mismos productos se venden con añadidos y envoltorios diferentes, se les cambian los nombres y las imágenes publicitarias. En el caso específico de los cuadros en las paredes, los “intercambiables” de Carlos Roces se adaptan al escaso espacio de las actuales viviendas y permiten mantener tensa la novedad sin recurrir a cambiar cortinas, armarios o tresillos. Esto es “intercambiarte”.

Obras del mismo formato y tamaño permiten fundidos sencillos en un vídeo. Otro producto cibernético que se intuye en la exposición son los cuadros que el pintor llama “efímeros subyacentes”. La obra pasa por una serie de fases. Puedes hacer una foto y colgarla en internet. Si luego cambia por algún añadido, por ejemplo un velero en la marina o un paseante, el cuadro virtual ya sólo existe en la red y el cuadro completo contiene dentro de sí varios “efímeros subyacentes”. Lo más cercano a este concepto son los “arrepentimientos” clásicos que se revelan mediante rayos x o gracias a fotografías del proceso, como las fases del Guernica en las fotos de Dora Maar.

En cuanto al contenido de la muestra, estamos ante un Carlos Roces que cultiva sus temas clásicos, pero tan cercano a la abstracción como amante de todo tipo de novedades de cocina. Vemos pues marinas escuetas de gran sencillez, al óleo o al acrílico. Nocturnos urbanos gijoneses, auténticos juegos de luces artificiales, multiplicadas en reflejos. También están los paisajes castellanos, para variar el color de fondo, huyendo de los fríos azules y verdes, para entrar de lleno en la gama cálida de amarillos y tierras. La cocina del pintor y su pincelada llegan al paroxismo en la serie de bosques, en cuya técnica mixta caben óleos y acrílicos junto a pasteles, esmaltes, barnices, rotuladores y ceras, con añadidos de piedras, carbón y arenas empastadas con cola. Aquí conviven la pincelada dirigida y el chorreo o vertido gestual, el plano y el relieve, la imagen natural y el símbolo.

Actualizado

el 26 may de 2016 por ARTEINFORMADO

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}
Compártelo en redes
Exposición en promoción
20 jun - 27 jul
SEVEN 4 ARTS
Est_Art Espacio de Arte - Espacio Multipropuestas Granja4 / Alcobendas, Madrid, España

Exposición en promoción

ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba