• Actualidad
  • España

El Reina Sofía pone el trabajo de Txomin Badiola en primer plano

Vista de sala de la exposición Otro Family Plot, de Txomin Badiola. Cortesía del Museo Reina Sofía | El Reina Sofía pone el trabajo de Txomin Badiola en primer plano
Vista de sala de la exposición Otro Family Plot, de Txomin Badiola. Cortesía del Museo Reina Sofía | El Reina Sofía pone el trabajo de Txomin Badiola en primer plano

Específicamente concebida para el Palacio de Velázquez reúne en ocho grandes áreas una amplia selección de su producción artística a lo largo de 35 años de carrera.

  • Gustavo Perez Diez

Es el resultado de un proceso continuado de diálogo y colaboración del propio Badiola tanto con artistas de su entorno como con el comisario de la muestra, João Fernandes.

Son muy pocos los artistas que no sueñan, desde que inician su carrera, en lograr que una gran institución les reconozca su trayectoria, poniendo, de paso, en valor y en primer plano su corpus de obra.

Al vasco Txomin Badiola (Bilbao, 1957) se le ha hecho realidad este sueño -si es que alguna vez lo tuvo-, gracias al Museo Reina Sofía de Madrid, que le dedica una gran retrospectiva en el Palacio de Velazquez del Parque del Retiro, hasta el próximo 26 de febrero, con la que, además, el museo dirigido por Manuel Borja-Villel, abre su programación de otoño.

Bajo el título "Otro Family Plot", la muestra -específicamente concebida para el espacio del Palacio de Velázquez- comprende una amplia selección de su producción artística con alrededor de 60 obras entre fotográficas, dibujos, piezas escultóricas e instalaciones multimedia, que abarca desde los años ochenta hasta la actualidad.

O lo que es lo mismo, desde sus inicios en su natal Bilbao, pasando por estancias en Londres y Nueva york y hasta su regreso nuevamente a la capital vizcaína, donde continúa su actividad.

Algo que, sin duda alguna, caracteriza a esta exposición es que es "el resultado de un proceso continuado de diálogo y colaboración del propio Badiola tanto con artistas de su entorno como con el comisario de la muestra, el subdirector del Reina Sofía, João Fernandes", como reconocen desde el Museo Reina Sofía.

Los artistas vascos Ana Laura Aláez, Ángel Bados, Jon Mikel Euba, Pello Irazu, Asier Mendizabal, Itziar Okariz y Sergio Prego han seleccionado diez de obras de Badiola cada uno, y han realizado grabaciones de los encuentros en que estos razonan su elección.

"El resultado de este singular sistema colectivo de discusión ha dado lugar a la estructura que define el dispositivo expositivo en sus relaciones materiales, espaciales, temporales y textuales", destacan desdel Reina Sofía.

Estructurada en ocho grandes áreas, esta antológica pone en primer plano las "cuestiones vivenciales" que han configurado la obra del artista vasco a lo largo de sus 35 años de carrera, tales como el arte minimal o el conceptual norteamericano; el objeto y el espacio; el cine con directores como Godard, Fassbinder y Pasolini; la cultura pop-rock protagonizada por grupos como los Pet Shop Boys o los Barbarians y otras referencias familiares, culturales e históricas del pasado siglo XX.

"He realizado diferentes tipos de retrospectivas, me pareció que este era el momento adecuado para que todas las cuestiones vivenciales que de algún modo dan sentido a mi propio trabajo se pusieran en un primer plano", ha afirmado Badiola.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, donde ejerció como profesor entre 1982-1988, Badiola es uno de los fundadores de la segunda edición de la Asociación de Artistas Vascos y es una figura clave de la denominada "Nueva escultura vasca", corriente que se contrapuso a los movimientos neoexpresionistas de los años ochenta en España.

Junto a Ángel Bados, Pello Irazu, Juan Luis Moraza y María Luisa Fernández, Badiola trabajó en diversos proyectos en los que mediante el cuestionamiento de conceptos formalistas como la representación o la originalidad, la escultura se convirtió en un objeto

Ha sido galardonado con el premio Gure Artea 1986 y el premio ICARO al artista joven más sobresaliente en 1987 y su obra ha sido objeto de muestras individuales y colectivas entre las que caben destacar "Primer Proforma 2010 Badiola Euba Prego. 30 ejercicios 40 días 8 horas al día", donde, literalmente, llevó a cabo una cuarentena, una reclusión de cuarenta días, junto a sus colegas vascos en el MUSAC del León.

En el plano comercial, Badiola tiene como galería matriz a CarrerasMúgica (Bilbao), sin duda, en estos momentos, una de las más influyentes del panorama nacional, en donde ha expuesto de forma individual recientemente, y donde es colega de galería de muchos de los artistas que han participado en la selección de la muestra del Reina Sofía.

Por último, hay que señalar su faceta como comisario, con la que ha demostrado ser un auténtico especialista de la obra del gran escultor vasco Jorge de Oiteza, al haber comisariado la muestra antológica "Oteiza: Propósito experimental", realizada en Madrid, Bilbao y Barcelona, y posteriormente, junto a Margit Rowell, fue también comisario de la exposición "Oteiza. Mito y Modernidad" para el Museo Guggenhein de Bilbao (2004) y New York (2005), y para el Museo Nacional de Arte Reina Sofía (2005).

  • Arte contemporáneo
  • Dibujo
  • Escultura
  • Fotografía
  • Instalacion
  • Multimedia