Lavabo y espejo, 1967-68
Evento finalizado
13
abr 2008
27
jul 2008

Compártelo en redes

Publicada el 03 jun de 2014      Vista 355 veces

Descripción de la Exposición

El Museo posee, en su colección, 9 de las pinturas, dibujos y relieves de los primeros trabajos del autor. Con ellos, se exhibirán 55 obras (pinturas, dibujos y esculturas).

-------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------

Con la exhibición de cerca de 55 obras entre lienzos, esculturas y dibujos provenientes de colecciones privadas y de diferentes museos e instituciones internacionales (9 de las piezas forman parte de la colección del propio Museo de Boston), se pretende hacer un homenaje a la figura de unos de los artistas contemporáneos más importantes. La exposición que completa está iniciativa tiene como título: El Greco to Velázquez: Art during the Reign of Philip III.

La exposición propone un recorrido por el trabajo artístico de Antonio López a través de tres apartados que representan los temas más importantes tratados en su obra: el paisaje, los bodegones y las figuras.

El primer género que nos encontramos es el paisaje, utilizado por el pintor constantemente tras su llegada a Madrid, momento en el que desarrolla una estrecha relación con el entorno urbano. La ciudad es representada de una forma íntima, tras un estudio pormenorizado y largas horas de observación que pueden hacer que el proceso de creación se prolongue durante años. Un proceso que demanda condiciones similares, como las mismas horas del día para trabajar y que siempre está en desarrollo, tan sólo finaliza cuando el pintor manchego llega al límite de sus posibilidades. La articulación de la visión de Madrid por Antonio López queda representada por una gran variedad de diferentes puntos de vista: El Norte de Madrid de “La Maliciosa” (1963-64), Sur de Madrid (1965-85), Panorama de Madrid desde la Torre de Bomberos de Vallecas (1997-2006).

El segundo apartado se centra en los bodegones, con los que el artista rompe con la tradicional concepción de este género, dota a la materia más simple de una importancia casi sublime. Plasma los objetos aparentemente más insignificantes con una paleta delicada y tenue, que nos recuerda a la estética minimalista, como muestra su obra Lavabo y espejo (1967). Cuando López se basa en la naturaleza como la que encuentra en su jardín, se produce una lucha entre el artista, el objeto y el tiempo, que se pudo ver representada en la película de Víctor Erice El Sol del membrillo de 1992.

Finalmente, la muestra se ocupa de las figuras, presentándonos asombrosos retratos de su familia, como el de su hija María (1972) dibujado a lápiz con un asombroso realismo. Sin embargo, la mayor parte de las obras realizadas en torno a este tema son esculturas, que juegan un papel muy importante dentro de su producción, como afirma el propio artista: “Yo no me considero un verdadero pintor. Más que el color, la forma de las cosas, su volumen, la materia y la distancia entre sus diferentes áreas han sido siempre los estímulos que impulsan mis imágenes. Y todo esto es probablemente lo que me ha permitido trabajar como escultor”.

Actualizado

el 26 may de 2016

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}

Noticias relacionadas

Compártelo en redes
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba