¿Tienes menos de 35 años? ¡Participa en LA ARTEINFORMADA - próxima generación 2020! ¡Visibilízate!
Magí Baleta, Muntanya, 1988
Evento finalizado
20
sep 2018
28
nov 2018

Compártelo en redes

Cuándo: 20 sep de 2018 - 28 nov de 2018
Inauguración: 20 sep de 2018
Precio: Entrada gratuita
Dónde: 6a Galeria d’Art - Taller 6A / Carrer Puresa, 8 / Palma, Baleares, España
Organizada por: 6a Galeria d’Art - Taller 6A
Artistas participantes: Luis Claramunt, Magí Baleta, Miguel Ángel Campano
Enlaces oficiales Web 
Etiquetas:
Publicada el 15 ene de 2019      Vista 13 veces

Descripción de la Exposición

Por primera vez una exposición se centra en la obra de estos tres autores, realizada en una época muy concreta. BALETA,CAMPANOy CLARAMUNT, coincidieron, entre otras cosas, dejando una importante huella en el arte contemporáneo en la Mallorca de los 80. Hoy coinciden en un humilde ejercicio de proximidad a su obra, a la técnica, a un contexto, propuesto por 6A GALERIA D’ART, con un especial análisis de los resultados que dieron las estancias, no simultáneas, de estos creadores en los primeros años del Taller 6A. El objetivo: tener una perspectiva más. Ciertamente la Mallorca de los años 80 fue cuna creativa en constante movimiento. Iniciada la década, fue el momento en que una importante generación, de incuestionable talento, volvía a Mallorca con el oficio pulido en un efervescente “estar fuera de casa”. Era una generación movida y removida por la inquietud por conocer lo que se hacía más allá de la dignidad, de las nobles, pero encorsetadas,“Salas de Otoño”, más allá de caballetes académicos, y con el deseo de romper, desde el respeto, esquemas establecidos, abriéndose camino gracias al proceso creativo. Aquel movimiento, sin etiquetas, puso Mallorca en el punto de mira. Hay que reconocer que la Isla en aquella época contó con un nutrido grupo de embajadores espontáneos en las aulas, principalmente de la Facultad de Bellas artes de Barcelona, o en tertulias improvisadas en los cafés con más solera de la Capital o de la misma Barcelona. Coincide que se inaugura en Madrid la Feria ARCO (1982) convirtiéndose en gran mostrador de las nuevas tendencias artísticas, además de punto de encuentro de aquella generación, que no se definía por cronología, sino por la necesidad de expresarse más allá de lo conocido y en muchos casos reconocido. Son muchos los que hablan de una generación que tomó la responsabilidad de recuperar la pintura como máximo exponente en el arte contemporáneo. El intercambio de pensamiento, ideas y objetivos, entre creadores nacidos en la Isla y los foráneos, forjaron auténticas sinergias, entablaron relaciones de amistad y admiraciones compartidas, todo ello consentido y motivado por la “pintura de pintores”. En aquel movimiento, definido por el flujo entre Mallorca y lo que llegaba de fuera, encontramos, gratamente, a MAGÍ BALETA, MIGUEL ÁNGEL CAMPANOy LUIS CLARAMUNT. Coinciden en muchos puntos, pero por mencionar uno, nos fascina gracias al legado artístico que dejaron, como el paisaje, la vida i el entorno, mallorquines los invadió hasta la pincelada, hasta el punto de definir etapas destacadas en sus trayectorias. Los tres creadores se encuentran en la pintura en libertad, como algo sagrado. Arraigan y emanan, sus experiencias románticas pictóricas más profundas. Magí Baleta(Barcelona, 1957 –Mallorca, 1999) coincidió en la Facultad de Bellas artes de Barcelona con los artistas Salvador JuanPere, los hermanos Aballí,Maria Carboneroy Jaume Plensa, entre otros. (Una generación que estrenaba la nueva “Opción C”, impartida entre otros por Joan Hernández- Pijuan, toda una muestra de intenciones, en la que muchos de aquellos jóvenes creadores vieron una ventana abierta). Inevitablemente, Baletaestableció una especial y estrecha relación con los artistas con los que compartía el amor por el arte y por las técnicas de estampación tradicionales, a partes iguales. La formación del artista siempre fue ligada al grabado como una necesidad creativa y casi vital. Debido a la amistad con Carbonero, el artista catalán, empezó a frecuentar Mallorca. El contacto cada vez era más constante, sobre todo desde el momento en que la artista mallorquina, junto con otros, fundó el Taller 6a, en el año 1982. Baletase convirtió en un gran aliado de la casa desde los comienzos. Era algo normal encontrar al artista catalán, en un ir y venir, debatiendo sobre cuestiones técnicas en los obradores de un incipiente 6a. Las aportaciones por parte del artista catalán son importantísimas. Desde un buen comienzo Magíse ve gratamente vencido por el paisaje de Mallorca, durante sus estancias, con una inevitable atracción por la Serra de Tramuntana, en la que se adentra gracias a la pintura. El Magí Baleta, creador, convivió con el Magí Baletagrabador, en colaboración con otros grandes artistas, a lo largo de su trayectoria. A pesar de todo, en esa convivencia, puede deducirse por momentos cierto desequilibrio. Su inagotable y profunda dedicación al campo de la investigación técnica, y el dominio del oficio del grabado hizo desde un buen comienzo que abriera su propio Taller en Barcelona, en el mismo edificio, donde tenía su estudio. El Magímás técnico y generoso con sus conocimientos, se convirtió en estrecho colaborador de grandes artistas como el amigo Plensa(con el que colaboró a lo largo de unos 20 años, en los que según sus propias palabras al hablar de Magí y ensalzando la figura de la figura del grabador i amigo“(…) nunca supe donde empezaba yo y donde acababa él”); Saura;Tàpies; Scully; Croft; Calvo; Arroyo; Palazuelo; García Sevilla; Sicilia; y el mismo Campano, entre otros muchos. De manera un tanto injusta, el Baletacreador, desarrolla su trayectoria artística, en parte, a la sombra de la figura del Baletagrabador, sin ser consciente (es de sobra conocida su humildad). El Baletacreador era de una sensibilidad magnífica, autor de una obra de manufactura delicada y coherente. El artista se encuentra y muestra en composiciones en las que la repetición de los diferentes elementos es recurrente, y la investigación del volumen pintado, es una constante. En la naturaleza y en su entorno, encuentra la motivación para el proceso creativo. En la obra de principios de los 80, esta provocación la encuentra en las formas sinuosas de las montañas, depuradas hasta el extremo. La constancia formal sólo se altera por los elementos que provocan el hecho creativo, basado en estudios de composición y volumen, que marca la trayectoria del artista por series muy definidas. La gráfica, inevitablemente, se convierte en el grueso de su legado artístico, para satisfacción de los amantes de la obra original seriada, pero una especial atención merece su obra única, en muchos casos en formato íntimo y de una sensibilidad extraordinaria. Cabe destacar que en muchos casos su obra única, es obra gráfica original, fruto de procesos de investigación, que no de edición. El impacto del paisaje en el Baletade los 80, y la necesidad de expresar la emoción del instante, vital y pictóricamente, lo liga con un Miguel Ángel Campano(Madrid, 1948- 2018), con quien colaboró en su Taller de grabado de Barcelona, como bien hemos mencionado, ya cerrada la década que nos ocupa. Campanoera uno de los creadores de la llamada Renovación de la pintura española de los años 80, junto con Barceló, Sicilia, Brotoo García Sevilla, entre otros. Con un carácter independiente, transgresor y experimental, recibe el Premio Nacional de Artes Plásticasen 1996. Siempre se cuestionó la pintura desde la pintura. Sus divagaciones formales y técnicas se encuentran en cada pincelada. La tensión entre la abstracción y la figuración, parece encontrar cierta calma, superado por el entorno en que encontró refugio, en una vida hecha entre Madrid, Paris y Mallorca. Pronto la Isla, concretamente la zona de Sóller, se convirtió en un lugar donde vivir, por temporadas no breves, donde vivir la pintura. Siempre fiel a la pintura, sin más, a menudo señalaba que era creador de un “no estilo”, en constante evolución debido a un carácter “inquieto y tormentoso”. Cuando llega a Mallorca, parece dejar atrás sus primeras obras de principios de los 80, incluidas en series basadas en el expresionismo abstracto norteamericano, con claras influencias de la pintura francesa, con especial atención a las primeras vanguardias, para adentrarse en la voluntad narrativa, gracias a algunas naturalezas muertas y paisajes. Con pincelada libre muestra lo que experimenta en el instante con indudable influencia del entorno. Paralelamente al hecho pictórico se adentra en la obra de Poussiny Cézanne. Es revisando parte de la pintura francesa, donde encuentra la pintura directa, lejos de ser autobiográfica. Para él su pintura de paisajes y naturalezas muertas que nos ocupan en esta exposición, sólo tienen de autobiográfico el hecho que necesitaba estar vivo para poder hacerlas, crearlas. La serie de litografías originales que realizó en los obradores del Taller 6a, en 1987, muestran esta experimentación del entorno a través de la pincelada. El artista se centra en la técnica litográfica, realizando un total de 13 imágenes, dibujando directamente sobre unas 25 piedras litográficas, entre paisajes y naturalezas muertas. En la exposición se pueden ver algunas de estas estampas acompañadas de una obra única, óleo/ tela, del mismo año. El dominio de Campanode la técnica litográfica es tal, que se puede ver como domina la fuerza de la pincelada por encima de las posibilidades técnicas que ofrece la piedra litográfica. El vínculo con la Mallorca de los 80 lo encontramos igualmente en Luis Claramunt(Barcelona, 1951 _ Zarauz, 2000), hay que decir que vínculos estableció muchos: Sevilla; Madrid; Barcelona, por supuesto; Marruecos y Mallorca, entre otros. De cada lugar absorbía vivencia, experiencia, alma, para convertirlo en pintura. Claramuntes definido como ”pintor, pintor”, a pesar de ser autodidacta, con una obra muy personal, desde el momento que vive, pinta. En los rincones más recónditos y marginales de los lugares en los que vivía o que visitaba, en el paisaje, en los individuos más desfavorecidos, encuentra la experiencia pictórica más profunda, de gran riqueza. A menudo no era sólo observador, se mimetizaba con el entorno (es conocida la incursión, más allá de la visita, del artista en aquellos ambientes). Cuentan que el artista parecía poseer el don de la omnipresencia (no era difícil encontrarlo la misma semana en un bar de Sevilla, contando que había trabajado en el gremio taurino, como en un poblado gitano de la Barcelona más marginal). Era un personaje con una fuerte presencia. La vitalidad de las escenas, sean urbanas o taurinas, son tratadas con pincelada expresionista sin dejar de lado la composición. A lo largo de su trayectoria se fue liberando de las imágenes para adentrarse en la abstracción, dejándose llevar por el automatismo. Su gama cromática es muy contenida, lo que le permite centrarse en las soluciones de composición en la obra. Claramuntera un romántico, culto, sensible, inconformista, pintor, con un vínculo extraordinario, hasta la rareza, con su obra. El artista trabajó la técnica litográfica en los obradores del Taller 6A, en el tercer trimestre del año 1987 (cómo bien dejó constancia sobre las mismas piedras litográficas, con su peculiar forma de firmar y fechar su obra). Justo antes destaca el efecto que ejerce el Mediterráneo en su obra con una serie de marinas mallorquinas desdibujadas por el azul intenso. Aun así, en la obra gráfica que realiza en el Taller 6a encajaría en el automatismo pictórico, siempre con pincelada expresionista. Formalmente, el artista catalán, sería, en este caso cercano a un cierto surrealismo, en el que encontramos el automatismo pictórico, como principio teórico. Con una gran diferencia, aun desdibujando las figuras por este automatismo en el que la inconsciencia tiene mucho peso, éstas son reales, pintadas, pero vividas. Esta es una exposición de culto, un homenaje a la “pintura de pintores”, de los 80, de gran valor artístico y técnico. Es un homenaje a tres artistas de fuera de Mallorca, que hoy nos faltan, influenciados por el paisaje mallorquín, no tanto como motivo estético, si no como principio que activa el proceso creativo, para convertir la tierra, el entorno, en pintura. Por primera vez una exposición muestra en un mismo espacio la obra de estos tres autores, contextualizada en la década de los 80. Tres creadores que trabajaron en los obradores del Taller 6a, en un momento en que el panorama artístico en Mallorca se encontraba en efervescencia. Tres artistas que convirtieron el paisaje, la naturaleza, el entorno, las vivencias, en obras excepcionales, de una calidad incuestionable, gracias en este caso a la pintura y a la obra gráfica original. Una perspectiva más, para entender la fuerte presencia de Mallorca en el arte contemporáneo, y la del arte contemporáneo en Mallorca.

Actualizado

el 15 ene de 2019

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}
Compártelo en redes
04 nov - 18 dic
Taller en Proyecto ace - acePIRAR Programa Internacional de Residencias ARtísticas / Buenos Aires, Argentina
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba