Adolfo Manzano, Evoluciones y Recovecos — Cortesía de Galeria Caicoya art projects
Evento finalizado
28
may 2020
28
jul 2020

Compártelo

Cuándo: 28 may de 2020 - 28 jul de 2020
Inauguración: 28 may de 2020
Horario: L/V de 12 a 14 horas y de 18 a 20:30 horas Viernes tarde: 17 a 19 horas
Precio: Entrada gratuita
Dónde: Galería Guillermina Caicoya / Principado, 11 / Oviedo, Asturias, España
Organizada por: Galería Guillermina Caicoya
Artistas participantes: Adolfo Manzano
Enlaces oficiales Web  Facebook  Twitter  Instagram  Linkedin 
Teléfonos: 600078850
Correo electrónico: info@galeriacaicoya.com
Etiquetas:
Publicada el 27 may de 2020      Vista 130 veces

Descripción de la Exposición

NOTA: Se recuerda que el uso de mascarilla es obligatorio. Aforo limitado -------------------------------------- Escribo sobre un lienzo cada día, cubro renglones cuadrados con pinceles gastados y colores. Describo lugares que algún día he habitado, lugares que pertenecen a la memoria, también al sueño o por los que nunca he pasado. Lugares geométricos, lugares áridos, frondosos, lugares, he dicho lugares, ¿debería decir paisajes? Un nuevo renglón, se arremolinan en mi cabeza paseos y experiencias en días con colores y aromas de verano, en otoños cálidos y ocres, en días blancos de niebla y melancolía. Salgo a caminar y frente a mi lo inabarcable, una extensión de mar y nubes, lomas, colinas y bosques, rocas, riscos y frío, geometrías verdes, extensión de tiempo que se revuelve y conmueve, pasos cansados al alcanzar la cima; solo brisa, solo viento, solo tierra, solo en la soledad que abriga, solo palabras repetidas, solo, esclavo en mil minutos que solo son un soplo de tiempo cautivo. Como un eco, cada escrito en verdes y azules, ocres o negros, me devuelve a la experiencia, a un reino con atmósfera que envuelve las formas y la tierra, a la unidad fragmentada, a estructuras complejas, a armonías ocultas, a leyes misteriosas del azar, al límite, siempre límites, límites como horizontes luminosos, suaves y ligeros. Respiro profundo al caminar y llego, al fondo del valle una respiración amplia, el espacio se torna gigante, la naturaleza es el testigo de lo olvidado, de los accidentes de las rocas, de los árboles quemados, de lo ríos que discurren, de la totalidad y sus fragmentos, se despliega ante mi, primitivo, un decorado. Tal vez no hay otro discurso, otro pensamiento que la vida y su ausencia escrita en renglones cuadrados. Arboledas, rocas, tensiones cromáticas, extensión de tierra, la infinita extensión son cientos de paisajes muy pequeños, paisajes que aparecen cuando los ojos y los pasos se detienen. Escribo, la mancha se extiende con calma, con furia arrastro el blanco, mas tarde, como tejiendo o al curar una herida, suavemente voy rellenando la superficie y el tiempo. Ahora que hago memoria, un día aprendí que en los paisajes del maestro existen muchos tiempos, alguna calavera y un león herido. Giro lentamente, la mano se detiene, meto el pincel rojo de la escritura herida, en un recipiente con agua de color gris azulado, como el que ahora veo, desde la ventana, al otro lado. II Para construir un lugar (no sé la razón) he pensado en animales salvajes, en plantas, en llanuras onduladas, en montañas, en abismos que infunden pavor, también en lugares agradables, dulces y encantadores, en praderas cubiertas por flores, inclinadas, rizadas; en lugares que parecen flotar en un mar de nubes, en arroyos que susurran cuando bajan, en cataratas impetuosas arrastrando en su caída maderas y espuma blanca, en un mar, en la luz de la tormenta, en olas que dibujan curvas fugaces sobre la arena, en olas que se alzan y estallan contra las rocas. Tomo el lápiz y sobre papeles creo texturas negras, mil rayas se cruzan hasta llenar todas la hojas, aparece un paisaje, surge entonces la posibilidad, el encuentro, la primera visión de un nuevo lugar que nace para ser habitado, para poner de manifiesto los límites, mis límites. Geometrías del azar para un hábitat angosto, para un ambiente en el que adentrare, para penetrar en la grieta, el albur domina todo. Atravesar la puerta o no hacerlo y quedarse en ella, una vez más, el objetivo es sortear barreras; pero ahora las figuras completan un paisaje con fragancias de hogar en el invierno, de infancia y de trabajo. Nada es accesorio, ni lo es la materia que señala, ni la figura que decide y se acerca, una cierta o incierta cotidianidad la que renueva ecos y aromas y nos hace sentir pequeños. Caligrafía en el espacio vacío de una sala, no hay panorama, ni valles, ni montañas, ni arroyos tranquilos. La naturaleza fragmentada define los márgenes del cuerpo. No hay aquí mitos, ni riscos, ni follaje, hay azar, tal vez una figura al fondo, como escondida, como cuando los niños descubren el mundo desde debajo de una mesa. No quiero imitar, dejo penetrar la luz y sus sombras, formas irregulares, es la regla, me acerco contigo a un escenario. Buscamos la naturaleza y ella escapa, huye como lo hacen los días olvidados, buscamos la naturaleza y nos retorna al maestro que reconforta como un claro en el bosque después del camino. Senderos retorcidos o tal vez una cabaña, las líneas antes dibujadas, ahora seducen los sentidos --------------------------------------------- Adolfo Manzano, (Bárzana de Quirós, 1958) Podemos afirmar que la característica más destacada en la obra de Adolfo Manzano, es sin duda, la diversidad de materiales empleados en su realización. Desde sus primeras obras a mediados de los años ochenta, realizadas con listones de madera parcialmente policromados y con una clara vocación expresionista, hasta la actualidad, el aglomerado de madera, la parafina, tejidos bordados, fotografías, mármol, fundición de bronce o aluminio, metales como el plomo y el hierro, la luz o la madera, dan cuenta de un amplio repertorio siempre al servicio de una profunda vocación poética. A lo largo de su trayectoria, sus creaciones pueden ser de carácter constructivista, expresionista, abstracto o minimalista, sin embargo, lo que es una constate, es la búsqueda para establecer un diálogo con el espectador y espacio que las acoge. Sus proyectos expositivos generalmente son concebidos como instalaciones y su obra en el espacio público, trata de generar lugares para ser habitados, para ser vividos.

Actualizado

el 16 jun de 2020
Compártelo

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme