Enseña tus OBRAS en ARTEINFORMADO. ¡Cada día, más personas las miran!
José Guerrero, Sin título, 1961 — Cortesía de Mayoral
09
sep 2020
19
dic 2020

Compártelo

Cuándo: 09 sep de 2020 - 19 dic de 2020
Inauguración: 09 sep de 2020
Horario: De jue. 17 a sáb. 19 sept. / 10 - 20 h Dom. 20 sept. / 10 - 15 h
Precio: Entrada gratuita
Dónde: Mayoral Galeria d'Art / Consell de Cent, 286 / Barcelona, España
Comisariada por: Juan Manuel Bonet
Organizada por: Mayoral Galeria d'Art
Artistas participantes: José Guerrero
Enlaces oficiales Web 
Etiquetas:
Eventos relacionados: Barcelona Gallery Weekend 2020
Publicada el 07 jul de 2020      Vista 58 veces

Descripción de la Exposición

Mayoral presenta José Guerrero. La influencia de los EE.UU., una exposición monográfica sobre el artista granadino en la que se muestra el papel que tuvo su experiencia estadounidense, y sobre todo la vivida en Nueva York, en el desarrollo y consolidación de su obra. Comisariada por Juan Manuel Bonet, la exposición reúne un conjunto de once pinturas realizadas durante el período de 1959 a 1967, clave en su trayectoria artística. «Aquí es donde empiezan a dar gritos mis cuadros, aquí es donde la pintura y la ansiedad me abren un camino.»1 Así es cómo José Guerrero explicaba a menudo lo que supuso para él emigrar a los Estados Unidos y, más concretamente, a la ciudad de Nueva York. En esta exposición nos encontramos ante la obra de un Guerrero ya consolidado y completamente integrado en los circuitos artísticos de los EE. UU., habituado a la modernidad de la sociedad de posguerra del país, caracterizada por un sentimiento de libertad y por el auge de la individualidad, completamente opuesta a la realidad de la España franquista de la que procedía. Es por este motivo que, como explica Juan Manuel Bonet en su texto para el catálogo de la muestra, el artista granadino se convirtió en «un puente entre dos mundos». El comisario nos hace notar que 1958 fue «el gran año norteamericano» de Guerrero. Además de recibir una de las prestigiosas becas de la Foundation for Advanced Studies in Fine Arts de Chicago y de ser seleccionado para participar en un certamen tan importante como el The 1958 Pittsburgh International Exhibition of Contemporary Painting, fue también el año en que se consolidó como artista del expresionismo abstracto estadounidense puesto que, a partir de entonces, sus obras empezaron a estar presentes, de forma regular, en las exposiciones colectivas vinculadas a dicho movimiento que tenían lugar en distintos lugares de los EE. UU. y del extranjero –entre las cuales cabe destacar, durante aquel mismo año, Action Painting, celebrada en el Dallas Museum of Contemporary Arts. Este momento también fue importante desde el punto de vista estilístico. Las obras que presentó en la muestra titulada The Presence of Black, celebrada en 1958 en la galería Betty Parsons, evidenciaban la liberación de toda referencia biomórfica y el predominio de una abstracción gestual deudora de la action painting de la Escuela de Nueva York. Tal como se anunciaba en el título, las piezas allí mostradas presentaban un conjunto de superficies pictóricas coloridas en diálogo con formas y trazos negros del estilo de las que pueden verse en nuestra exposición, como por ejemplo la obra Black and Yellow (Negro y amarillo) (1959), que fue expuesta en esa misma galería de Nueva York en 1960. Efectivamente, las obras de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta presentan una fuerte influencia de dos de los artistas que Guerrero había tenido ocasión de conocer por aquel tiempo en las inauguraciones y en las reuniones del Cedar Bar y el The Club: Robert Motherwell y Franz Kline. Más allá del vínculo directo con ellos por la utilización compartida del color negro (aunque con fines creativos ligeramente diferentes), las referencias a Motherwell –uno de los nombres más destacados del expresionismo abstracto que para el pintor granadino había supuesto un referente desde principios de los cincuenta– se evidencian en la tendencia al redondeo de las formas y en el uso de grandes superficies coloridas, que tan bien se observa en Sin título (1961), Blue and Black (Azul y negro) (1962) y Rojo y negro (1964-1986), la última de las cuales fue expuesta en el Museum of Fine Arts de Houston en 1964. Por otro lado, el impacto de Franz Kline –a quien el artista granadino había conocido, precisamente, aquel 1958–, queda patente en la gestualidad de unas pinceladas alargadas, gruesas y vibrantes que atraviesan algunos de sus cuadros, como por ejemplo The Followers (Los seguidores) (c. 1960) o El paño de Verónica (c. 1966), y que, en algunos casos, como Cruce (1962-1963), pueden recordar también a Willem de Kooning. En uno de los escritos conservados en el Archivo José Guerrero, que aparece reproducido en el catálogo, el artista comenta la reveladora visita de Rothko a su primera exposición en la galería de Betty Parsons el 1954. El encuentro resultó decisivo para su abandono de la experimentación con las técnicas de la pintura arquitectónica y para que se adentrara en lo que él consideraba «pintura pura», como se observa en el manuscrito inédito del artista New York, que mostramos en la vitrina documental de esta muestra. Desde aquel momento y hasta 1963, Betty Parsons, marchante de figuras como Barnett Newman, Jackson Pollock, Mark Rothko y Clifford Still, expuso regularmente sus obras, tanto en muestras colectivas como individuales. [1] GUERRERO, José: «New York, New York o Historia del mequetrefe o el tentetieso», s.d. Archivo José Guerrero, C-3/P-62-2.2 EL ARTISTA José Guerrero (Granada, 1914 – Barcelona, 1991) se formó en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, y se marchó a París en la década de cuarenta gracias a una beca de estudios. Posteriormente viajó por varios países europeos hasta llegar finalmente a los Estados Unidos, donde se estableció con su esposa, Roxanne Whittier Pollock. Allí encontró un lenguaje propio y se introdujo de lleno en la escena artística del lugar. Su primera exposición individual en la galería Juana Mordó en 1964, en Madrid, el establecimiento con su familia durante tres años en España y su amistad con los informalistas del grupo de Cuenca supusieron, a mediados de los sesenta, el reencuentro definitivo de Guerrero con su país natal. Volvió a los Estados Unidos en los años setenta, y en España se incrementó notablemente su presencia en los medios sociales y artísticos. Su obra forma parte del fondo de museos tan relevantes a nivel internacional como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid); The Solomon R. Guggenheim Museum (Nueva York) y el Whitney Museum of American Art (Nueva York). En 2003 se creó el Centro José Guerrero en Granada con el objetivo de conservar, exhibir y difundir parte de su colección particular, además de fomentar el arte y la cultura contemporáneos. ------------------------------------------ José Guerrero Between Two Worlds by Juan Manuel Bonet Once again I have the pleasant task of writing about José Guerrero, almost 50 years after the first time we met, in Cuenca, and 29 years after his disappearance in Barcelona, the city of the gallery for which I am writing these lines. Mayoral which, with its exhibitions, revisits our abstraction from the 50s, that prodigious generation which reinvented modernity, in the by no means easy postwar conditions. For the generation to which I belong, which learnt a great deal from that of the 50s, Guerrero, to be energetic and spirited like few others, was two different things. On the one hand, a true painter, who was capable of translating his experiences from Granada, Europe and the States into extraordinary paintings. On the other hand, a bridge between two worlds, the Spain without freedom of the decades which ended in 1977 with the re-establishment of democracy (and with the arrival in Madrid, in 1981, of Guernica) and the United States, precisely from where Picasso’s masterpiece returned. The first person to depict José Guerrero as a “painter in New York” was not an art critic or historian, but rather a great poet and teacher of our generation of 27, Jorge Guillén, whose Cántico (1928, and then, starting from 1936, successive expanded republications) had already been read by the painter in the prewar period, and who spent a large part of his exile in the United States, which is where they met at the beginning of the 50s...

Actualizado

el 16 sep de 2020
Compártelo
Noticias relacionadas

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme