Enseña tus OBRAS en ARTEINFORMADO. ¡Cada día, más personas las miran!
Josep Boix Soler (1891-1988)
Evento finalizado
31
mar 2017
07
may 2017

Compártelo

Cuándo: 31 mar de 2017 - 07 may de 2017
Inauguración: 31 mar de 2017 / 19:30
Horario: De miércoles a viernes de 17 a 20 h. Sábados de 11 a 14 y de 17 a 20. Domingos y festivos de 11 a 14 h.
Precio: Entrada gratuita
Dónde: Museu Arxiu de Sant Andreu de Llavaneres / Crtra. Sant Vicenç, 14 - Can Caralt / Sant Andreu de Llavaneres, Barcelona, España
Organizada por: Museu Arxiu de Sant Andreu de Llavaneres
Artistas participantes: Josep Boix Soler
Teléfonos: 937929282
Correo electrónico: museuarxiu@ajllavaneres.cat
Etiquetas:
Publicada el 24 mar de 2017      Vista 309 veces

Descripción de la Exposición

Exposición de pintura de este artista postimpresionista nacido en Solsona en 1891 y fallecido en Barcelona en 1988. Josep Boix era hijo del Cal Boix, una de las casas solariegas de Solsona (Lleida). Nació, pues, en el campo, circunstancia que marcaría profundamente su personalidad. Se formó en Barcelona, ​​concretamente estudió en la Academia Baixas y en la Escuela de Artes y Oficios, conocida popularmente como la Lonja. Se interesó especialmente por el paisaje y explora las posibilidades expresivas, aunque también hizo retratos y bodegones apoyados en una sólida base de dibujo y un austero y estudiado cromatismo. Durante su dilatada carrera participó en exposiciones y muestras colectivas como la Exposición de Arte celebrada en 1923 en Barcelona, ​​donde presentó las obras "Fuente del Gato" y "Rincón de Montjuïc". Asimismo expuso individualmente en las Galerías Laietanes de la ciudad condal. También pudieron disfrutar de su obra en Oviedo (Asturias), donde expuso en varias ocasiones; cabe destacar la exposición monográfica de Boix Soler en 1979 en la Galería Nogal. «Impresión» visual de Josep Boix Soler: La pintura de Boix Soler se caracteriza por una interiorización de los descubrimientos de los maestros del primer impresionismo con la intención de plasmar la luz y al instante, sin reparar en la identidad de lo que proyecta. Era partidario, pues, como los primeros impresionistas, de la pintura al aire libre, lo que le permitía observar con precisión los matices de la luz y los colores. Josep Boix Soler pinta el momento de luz, más allá de las formas que hay detrás de los paisajes, retratos y bodegones. Sus rasgos definitorios son la luz, el color y las pequeñas pinceladas sueltas, ligeras, siempre de colores puros, siempre en busca no tanto de una representación realista como de la plasmación de una impresión sensitiva, personal. Por tanto, en la obra de este artista catalán, la forma queda relegada a un segundo plano, queda subordinada a la definición de las condiciones particulares de iluminación, por lo que se podría decir que se ocupa de lo que le es intrínseco: la luz y el color; mientras que las formas se diluyen, se mezclan o se separan de forma imprecisa, dependiendo de la luz a la que están sometidas, dando lugar a esta «impresión». Mercedes Barroso periodista

Documentos relacionados

Actualizado

el 24 mar de 2017

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?
Noticias relacionadas

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme