Anna Moreno - There Will Be No Wondrous Solution, 2018 - CREDITS With: Joost Nieuwenbutg, Gaby Felten, Fazle Shairmahomed, Berk Duygun-Derksen, Julia Derksen-Duygun Video and sound edit: Anna Moreno Subtitling: Matilda Medard
Evento finalizado
28
ene 2021
28
feb 2021

Compártelo

Publicada el 28 ene de 2021      Vista 363 veces

Descripción de la Exposición

LA ARTEINFORMADA - #YahoraQUE se convocó tras un año de pandemia que ha vuelto a cuestionar el devenir de nuestro mundo. La convocatoria dio como resultado la participación de 205 artistas que presentaron, cada una/o una obra. De entre todxs ellxs, la comisaría Natalia Alonso Arduengo ha seleccionado 15, cuyos trabajos reflexionan, de un modo u otro, sobre el futuro que nos espera. Este es su texto curatorial: Con el inicio de la pandemia mundial lanzamos LA ARTEINFORMADA - #arteCOVID-19, curada por Natalia Alonso Arduengo, con el objetivo de mantener la actividad artística durante el confinamiento. Ver aquí la exposición completa. Ahora, casi un año después, y siguiendo el mismo modelo de convocatoria acompañada de una exposición online, lanzamos LA ARTEINFORMADA - #YahoraQUÉ con el objetivo de hacer balance de los últimos meses y obtener respuestas (o no) sobre el futuro que tenemos por delante. ¿Dónde comienza el miedo de lo abierto? Elisa Torreira lanzó esta pregunta en el 2013. Recién comenzado el 2021 las respuestas se multiplican en la llamada “sociedad del miedo” de la que habla el sociólogo alemán Heinz Bude. Miedo al virus, miedo a una situación de incertidumbre, miedo a los otros (los inmigrantes, los pobres). Los anuncios de sistemas de alarmas se han multiplicado en la televisión y el mobiliario de Darya von Berner es el propio para el momento actual. El estado de alarma no sólo lo implantan los gobiernos, también los medios de comunicación. Las cuarentenas no sólo deberían tenerlas las personas, también deberían tenerlas las noticias. Vivimos infoxicados y saltamos de bulo en bulo. Lo plantea Tania Olby en su fotografía Desinformación / Misinformation. Poéticamente habita el hombre sentenció Heidegger a partir de un verso de Hölderlin. Aunque, lo cierto es que habitamos un mundo que se nos ha vuelto extraño. El intrincado universo, / ...sedimentado en la humedad reza la obra de Raquel Bistuer. Sedimentado también en el consumo y en la interconexión virtual constante. Así concibe Diana Londoño el hábitat en Apuntes para un nuevo falansterio. Una propuesta arquitectónica y urbanística que, partiendo de las ideas de Fourier, deviene de utopía en distopía. Sforzinda de Filarete, Amaurota Tomas Moro, las Salinas de Chaux de Ledoux... todos los planteamientos de ciudades ideales surgieron como ejemplos de sociedades igualitarias, libres, que propiciaran bienestar a sus moradores y gozaran de una planificación ordenada y cercana a la naturaleza. Sin embargo, nuestras sociedades cada vez maltratan más al planeta Tierra y su ecosistema. La contaminación medioambiental, la agricultura extensiva y la producción masiva son males endémicos. En la sociedad capitalista del consumo rápido, del "usar y tirar”, se extraen, usurpan y manipulan recursos tanto naturales como humanos. Todo parece fabricado en serie, incluso los seres humanos, como alegóricamente representa Gonzalo Miralles. Vivimos en un mundo polarizado. Mientras parte de la población sufre obesidad, la otra parte se muere de hambre. Así lo hace ver con su obra Susana Nevado. También surgen voces que, desde el ecofeminismo, reclaman nuevos modos de hacer. Alicia Puleo afirma que existe una línea directa entre la marginación de la mujer y la degradación del medio ambiente. La manipulación, control y explotación de la mujer y la de la naturaleza ha ido en paralelo a sistema patriarcal imperante como denuncia Ofelia Cardo. Con un panorama que se muestra ante nuestros ojos como una niebla espesa difícil de atravesar no es extraño que miremos por la ventana y añoremos salir a la naturaleza. La figura femenina del díptico Breza Cecchini sueña, desde el confinamiento, con el verde y los caballos de un entorno en el que respirar en libertad. Sin embargo, la mayoría de las veces, nuestra principal ventana es el espejo. Nos enfrentamos a él y, como en La náusea de Sartre, somos conscientes de un sentimiento de alienación. Aníbal Vallejo representa al sujeto despersonalizado y perdido ante sí mismo. Son tiempos de resiliencia, en los que la introspección se vuelve imprescindible como método de supervivencia. A ello invita la obra de Sara Calivi. También son tiempos para permanecer en el hogar, aunque a veces nos queme metafóricamente, como en la fotografía de Rocío Álvarez Cuevas. El hogar es el lugar para ejercer la resistencia íntima sobre la que ha reflexionado Josep María Esquirol porque la casa, como centro, hace que el mundo no sea ni caos ni dispersión total; es condición de que haya mundo. En este sentido avanza en sus obras Eduardo Serrano, que propone un análisis del mobiliario como un reflejo de sus propietarios permitiendo reflexionar sobre cuestiones como el pasado, la memoria, el presente, el deshecho... en definitiva, como elemento a través del cual analizarnos a nosotros mismos y, por extensión, a nuestra sociedad. la historia ¿habrá acabado? / ¿será el fin de su paso vagabundo? / ¿quedará aletargado / e inmóvil este mundo? / ¿o será que empezó el tomo segundo? Son versos de “Lo dice Fukuyama”, un poema de Benedetti. Lo cierto es que “There Will Be No Wondrous Solution” (No Habrá Una Solución Maravillosa) tal y como reza el título de la pieza de Anna Moreno. Entonces, ¿estamos ante el fin de la historia o es el comienzo del tomo segundo? Virginia López en “¿Qué fue del barbecho y la penumbra?” aporta claves para enfocar el presente y el futuro reclamando la pausa y la contemplación como dos bienes imprescindibles sea cual sea el tomo de la historia que nos toque vivir.

Actualizado

el 21 feb de 2021
Compártelo

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme