Conoce aquí algunas de las NUEVAS OBRAS que te sugerimos esta semana
Elián Stolarsky, La meta es el olvido, yo he llegado antes I, 2013
Evento finalizado
13
mar 2013
Sin fecha

Compártelo en redes

Cuándo: Desde 13 mar de 2013
Inauguración: 13 mar de 2013
Dónde: SOA arte contemporáneo / Constituyente 2046 Esq. Blanes / Montevideo, Uruguay
Comisariada por: Jacqueline Lacasa
Organizada por: SOA arte contemporáneo
Artistas participantes: Alvaro Zunini, Elián Stolarsky Cynowicz
Publicada el 03 jun de 2014      Vista 167 veces

Descripción de la Exposición

Abierta hasta primeros de mayo.

-------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------

'la tarea y potencial grandeza de los mortales radica en su habilidad de producir cosas, trabajos, actos y palabras, que merezcan ser, con el fin de que a través de dichas cosas los mortales encuentren su lugar en un cosmos donde todo es inmortal a excepción de ellos mismos. Por sus actos inmortales, por su habilidad en dejar huellas imborrables'.

Hannah Arendt, 'La condición de lo humano'.

 

La creación artística sorprende al espectador cuando lo ubica en una situación que le es ajena, cuando, ante lo inmediato y veloz de la vida contemporánea, se crea un espacio de contemplación en el que es posible la condición de complicidad. En 'La condición de lo humano', los artistas Elián Stolarsky y Alvaro Zunini, logran generar esta sorpresa al proponer un espacio profundo de silencio, contemplación y reflexión en movimiento. Este dueto mantiene su impronta individual, en una conexión singular dada los códigos de una imagen reconocible en el tiempo y reconfigurable en el presente. Estos iconos abordan la trascendencia del ser a través de contactarse con situaciones esenciales para la vida humana y la memoria. Ambos artistas utilizan resortes que proveen sus historias particulares, y que a su vez funcionan como dispositivos estéticos cargados de sentido religioso, político y afectivo. Componen paisajes íntimos, con técnicas y lenguajes muy distintos, en los que emerge un diálogo posible a través de una estética por momentos conmovedora desde el punto de vista intergeneracional.

 

El conjunto de obras de Stolarsky, esta compuesto por prismas de impoluta transparencia, en cuyo interior puede apreciarse una investigación fresca y minuciosa sobre la tradición de sus ancestros, una especie de inventario a modo borgiano, que llega hasta el presente. La composición de cada una de estas cajas, es particular y única. El tratamiento que rebela sobre temas profundos vinculados a su religión y a la tradición judía, la recopilación de diminutos artefactos que hacen a la historia de su familia: fotografías del álbum familiar que retoma a través de dibujos y superpone con objetos, un pequeño frasco de perfume que la artista toma como elixir de la memoria en el recorrido que su abuela materna hiciera entre Polonia y Rusia, las huellas digitales de su padre de de su padre, (recién nacido) llevadas a la obra a través del acta de nacimiento, un vidrio trisado cuya forma es idéntica al contorno de Uruguay, como metáfora del abandono de la tierra natal y la contención de un nuevo lugar para el que inmigrante que escapa de las barbaries de la guerra. El predominante color sepia y oro, la composición impecable captada de las fotografías y llevadas a un nuevo plano a través del dibujo, señalan la forma en que la artista elabora una de sus interrogantes principales con respecto a la memoria afectiva, esa delgada línea en la que el recuerdo juega como espacio ficcional o espacio en el que se construyen herramientas para asumir lo Real. Una compleja serie con múltiples capas conformadas por huellas que llegan al presente hace recordar las palabras de Hannah Arendt, cada caja encierra un cosmos creativo que nos enfrenta a la fortaleza de lo vivo ante la fragilidad de la existencia. Esas cualidades de la condición de lo humano señalan el camino que invita a recorrer Elián Stolarsky cuando pone de manifiesto en sus obras que la memoria es vida y acción en el presente.

 

Por su parte la obra de Álvaro Zunini, cala hondo en la percepción de una gestalt, que se compone a través de su producción, creando escenarios cargados por la impronta de los afectos a través de los objetos o escenas capturadas en la vida cotidiana. El entorno cobra una contundente presencia en la obra de este artista, cuando con el óleo traza con una manga cientos de líneas que definen entre claroscuros, la escena proyectada, la imagen sensible de ser contemplada. Zunini elabora su obra entre dos mundos, por una parte la radicalidad y potencia del territorio mexicano, (en el cual vivió y creó durante muchos años) y por otra la contrastante 'quietud' de la vida híbrida entre el campo y la ciudad en su país, precisamente entre Salto y Montevideo. De tierras antagónicas en muchos sentidos y del mundo de recuerdos de sus ancestros, surge la materia prima con la que opera. Su obra se concentra en escenas vinculadas con su árbol familiar, explora la presencia de la condición de lo humano, en un mundo afectivo de recuerdos. Revisando la complejidad de los arquetipos femenino y masculino y de su relación en la realidad, el artista logra entrar en la trama visual de estos arquetipos, y proponer en medio de su diálogo un espacio vivo para la creación, la contemplación y la fertilidad. Siguiendo esta línea y en conexión con trabajos anteriores que presentaban la creación de tramas extraídas de antiguas carpetas de croché de su abuela, se procesa una reconfiguración del tiempo y el espacio de la vida familiar, de sus tradiciones y de cómo las mismas trascienden la racionalidad espacio temporal para permanecer. La particular forma de realizar sus obras, el extenso tiempo de secado del óleo se aprecia en piezas como 'La pareja de Jade' o en el 'Tejido del ombú de ingeniería', donde se evidencia la importancia de lo genealógico, la búsqueda del rastro. Dado que su radio de acción se expande como una cartografía cuyos datos operan desde el rizoma y en sus arborescencias, en esos intersticios, en los que la trama se transforma en órgano, Zunini nos provee de un espacio de contemplación plagado de territorios íntimos, extraídos de una narración cotidiana del entorno.

 

La propuesta de los dos artistas, a través de lenguajes diferentes y de distintas elaboraciones conceptuales, lleva a transitar territorios comunes, a sorprendernos ante la condición de lo humano, ante los actos inmortales y las huellas imborrables, presentes en las dimensiones ilimitadas de la vida y la acción.

 

Actualizado

el 26 may de 2016

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}
Compártelo en redes
10 abr - 08 jun
Exposición en Est_Art Espacio de Arte - Espacio Multipropuestas Granja4 / Alcobendas, Madrid, España
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba