Enseña tus OBRAS en ARTEINFORMADO. ¡Cada día, más personas las miran!
Rubén Rodrigo. Cadmio V. 2018. Óleo sobre lino 180 x 250 cm. — Cortesía de Galería El Museo
17
sep 2020
21
nov 2020

Compártelo

Cuándo: 17 sep de 2020 - 21 nov de 2020
Inauguración: 24 sep de 2020
Precio: Entrada gratuita
Dónde: Artespacio / Calle 80 # 11 – 42 oficina 201 / Bogotá, Distrito Especial de Bogotá, Colombia
Organizada por: Galería El Museo
Artistas participantes: Rubén Rodrigo
Enlaces oficiales Web 
Eventos relacionados: La luz y la furia, La luz y la furia
Publicada el 14 sep de 2020      Vista 118 veces

Descripción de la Exposición

El color, al igual que el tacto o el olor, evoca. En sí mismo es memoria que va más allá del hecho pictórico. Rubén Rodrigo Silguero (Salamanca, 1980) a través de su obra despliega huellas de coloración, sugerencias, lucubraciones sobre la superficie a través de un proceso sereno y traslúcido. Sus modos de hacer son aparentemente escuetos, velando sedimentos de cierta complejidad. Su propia manufactura se desarrolla, desde una performatividad sosegada y temporalmente dilatada, ofreciendo experiencias para el observador. Sus cuadros son grandes masas de óleo reabsorbidas en una tela previamente imprimada con un tono. A través de una técnica personal, cercana a la soak stain (mancha de empapado), le es posible alejarse de cualquier tipo de representación, expresión, acción manipuladora, de una conceptualización, de una narrativa o de la presencia del autor, disolviéndose entre la química que va revelando una no imagen. Un juego visual de yuxtaposiciones, capas o veladuras que van conformando delicadas articulaciones e inflexiones de una coloración aparentemente pura. Un tratamiento orgánico y de devenir natural que testimonia lo que la biología demuestra, que la vida se desarrolla en virtud de la mezcla. Su pintura es una negación a cualquier tipo de pureza intransigente (ortodoxia, pudor, abstinencia, castidad o candor) que rebate la primera impresión de estar ante una obra intrascendente o simplista. La contaminación progresiva del color —al relacionarse con otros afines, complementarios o directamente contrarios— fomenta que aparezcan extravíos de la mirada e intuiciones. Una pintura libre e indisciplinada que ahonda, además, en la histórica relación entre fondo y figura, en el debate entre luz y su ocultación o en la impureza de lo orgánico desde la ambigüedad contemporánea. Aliento vital que se revela a través de las convulsiones de una quimérica pureza cromática. Carlos T. Mori

Actualizado

el 28 sep de 2020
Compártelo