Muu Blanco
Evento finalizado
10
may 2008
21
jun 2008

Compártelo en redes

Cuándo: 10 may de 2008 - 21 jun de 2008
Dónde: Galeria Sicart / Carrer de la Font, 44 / Vilafranca del Penedès, Barcelona, España
Organizada por: Galeria Sicart
Artistas participantes: Muu Blanco
Publicada el 03 jun de 2014      Vista 130 veces

Descripción de la Exposición

Arqueología como práctica de creación artística.

A través de la serie Modernismo Anacrónico el artista Muu Blanco construye universos particulares de seres fantásticos. Elabora un bestiario contemporáneo mediante la recolección, dirección y ensamblaje de objetos (mayormente) de producción masiva que circulan en nuestros contextos cotidianos. La estrategia empleada por el artista, se convierte en una suerte de arqueología de aquello que ocupó un rol simbólico y práctico en nuestros sistemas de intercambio. Ahora bien, los seres construidos y representados son sólo formas; no poseen nombre y no poseen historia; no poseen cultura en raíz. Su única identidad es la visual. Son síntesis y confluencia de las formas humanas, naturales e instrumentales. No poseen otro espacio y tiempo que el aquí y el ahora, por ejemplo, uno de los seres que pertenece a esta serie presenta: el cuerpo de cerdo, atravesada por una llave y cabello humano; el hocico podría ser el de una vaca, queda claro que no es el hocico de un cerdo. Esta descripción, cercana indudablemente, al mundo teratológico (monstruoso) desborda los límites de lo que cotidianamente somos capaces de reconocer en el escenario de lo real. Por lo tanto, convenimos en entenderlos como seres imaginarios (ficciones visuales) que recuerdan a las imágenes desplegadas en los bestiarios publicados en la edad media. La estrategia arqueológica instrumentalizada no se circunscribe a la perspectiva tradicional y moderna. No se trata de una elaboración formal inscrita en el campo de la antropología física. No se trata de una ciencia. Tampoco es un inventario taxonómico de objetos hallados en la realidad. No hablamos de una representación de las cualidades físicas de los seres creados. Aunque suene contradictorio, se tarta de una arqueología que se expresa como metáfora visual y da cuneta de un contexto cultural mediante la reconstrucción y resemantización de los objetos que forman parte (o no) de nuestro archivo personal y de nuestro imaginario-mundo. La arqueología como práctica de creación artística no es heredera de la tradición moderna desde el punto de vista del saber. Además, no se inscribe -desde la perspectiva de las artes- en la utopía de las vanguardias, en la cual existe un principio de identidad entre las formas y la realidad. En Modernismo Anacrónico la realidad es forma alterada y diversa. Ensamblaje y de-construcción. La noción del caos contemporáneo se opone al orden moderno como principio de regulación y equilibrio de lo real.

El tiempo como variable de interpretación.

Los relatos fantásticos desplegados en la conquista de américa develan, a través del análisis, las ideologías que permitieron a los europeos llevar adelante su empresa de dominación por la vía de la fuerza. En este sentido, los mitos del paraíso perdido y la edad de oro dieron paso al mito del dorado y a los relatos de seres fantásticos, mitad hombre y mitad animal, cuya ausencia de alma justificaba su dominación, inicialmente por la vía de la fuerza y luego por la vía de la evangelización. Por lo tanto: si el imaginario fantástico desplegado en la conquista permite dar cuenta de las ideologías eurocéntricas implementadas por los hombres del llamado "viejo continente". Entonces podemos justificar y entender, a pesar de las diferencias, que la serie Modernismo Anacrónico suponga -implícitamente- una crítica contemporánea al pensamiento y a la sensibilidad instaurada por la modernidad. Los imaginarios y bestiarios medievales albergan dentro de si una visión epistemológica de la realidad. Asimismo en el contexto de los seres elaborados por muu blanco y presentados a través de la serie Modernismo Anacrónico, vale acotar nuevamente, subyace una visión de lo real que emerge como trasgresión a ciertos valores consagrados por la modernidad. Una clave para entender esta perspectiva se alberga en el contrasentido de la noción de: Modernismo Anacrónico, ya que modernismo, como exaltación del ideal de la modernidad a través de la arquitectura y las artes, guarda una relación esencial con la idea del tiempo. En este sentido, la categoría del tiempo implementada por la modernidad condujo a la elaboración de relaciones dicotómicas tales como: primitivo/civilizado; subdesarrollado/desarrollado; antiguo/moderno. Por lo tanto, sin una enlució lineal del tiempo (anacrónico) no puede concebirse la idea de modernidad.

Mediante la serie Modernismo Anacrónico la arqueología, a través de las artes, deja de estar vinculada a la noción del pasado para convertirse en una mirada sobre el presente. La modernidad deja de ser un horizonte idealizado y pasa a ser un elemento constituyente del ensamblaje, frágil y complejo, que alberga en sí múltiples formas espacio-temporales. Así lo expresan los seres creados por Muu Blanco: ensamblajes frágiles y complejos. Ahora bien, lo que resulta paradójico es que este universo de seres imaginarios y fantásticos, sin futuros posibles, ni pasados vigentes, guarde tanta semejanzas con la noción de lo urbano en general y con la ciudad de Caracas en particular. Una ciudad donde convergen simultáneamente distintos niveles espacio-temporales. Una ciudad donde las miradas sobre la realidad confluyen antagónicamente. Una ciudad que se opuso, sin proponérselo, a la modernidad eurocéntrica y que se ensambla, día a día, de una manera compleja y frágil, entre lo formal y lo informal. Una ciudad de ranchos construidos con fragmentos de un mural abandonado de Mateo Manaure. Una ciudad que alberga una obra de "arte público" llamada "esfera caracas" que se encuentra protegida -del público- por una fosa tipo "castillo medieval". Una ciudad cuyas plazas albergan comunidades indígenas que lograron sobrevivir al "genocidio europeo" y hoy en día, transcurridos 500 años, sobreviven -vagando como seres sin alma- al consumo de la piedra. La marginalidad y la inseguridad. Siempre he pensado que la obra de Muu Blanco lo convierte en una especie de arqueólogo crítico experimental. Inicialmente sus trabajos ofrecían una suerte de arqueología del "sí mismo". Su música -sin discusión- es un inventario de los sonidos que nos constituyen y contextualizan. Ahora bien, a través del trabajo que acabamos de interpretar: Modernismo Anarcrónico, éste genera, quizás sin saberlo y orientado por una estrategia esencialmente lúdica, una arqueología contemporánea del contexto urbano caraqueño y al mismo tiempo construye una crítica a las visiones unívocas y totalizantes que fueron conformando y aún conforman las agonías y contradicciones de este paisaje habitado y constituido por la urdimbre de seres imaginarios (o no) que integran una modernidad sin más tiempo que el presente.

Actualizado

el 26 may de 2016

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}
Compártelo en redes
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba