Enseña tus OBRAS en ARTEINFORMADO. ¡Cada día, más personas las miran!
Vault Interior I, Chicago, 2015
Evento finalizado
28
may 2016
28
jul 2016

Compártelo

Cuándo: 28 may de 2016 - 28 jul de 2016
Inauguración: 28 may de 2016
Precio: Entrada gratuita
Dónde: Galería Lucía Mendoza / Barbara de Braganza, 10 / Madrid, España
Organizada por: Lucía Mendoza
Artistas participantes: Christian Voigt
Etiquetas:
Eventos relacionados: PHotoEspaña 2016
Publicada el 13 may de 2016      Vista 173 veces

Descripción de la Exposición

La exposición forma parte del Festival Off de PHotoEspaña 2016. Christian Voigt (Alemania, 1961) ha desarrollado un lengua¬je capaz de contar la vida como si de historias se tratara. De presentar la situación vivida como un escenario, donde el límite entre lo real y lo onírico es especialmente frágil, o de transmitir que la realidad más cruda es una escena cotidiana. Basándose en una superposición de treinta exposiciones de la misma imagen, una técnica ya emplea¬da a principios del siglo xx, y en la edición de imágenes de grandísimo tamaño, Voigt accede a la utilización de los colores, las luces, las sombras y los contrastes de una manera sobrecogedora. ____________ Porque los paisajes pueden estar o pueden ser. Y cuando son, muestran sin querer la naturaleza más íntima de quien los retrata, se convierten en una fiesta donde la imaginación es una invitada obligada y la intención de compartirlos, el mejor regalo. Si nos atenemos a la definición de la Real Academia Española, entendemos que paisaje es aquella pintura, fotografía, etc., que representa una porción de campo, bosque o ciudad en la que las figuras humanas no aparecen o bien ocupan un papel secundario. Lo que se desprende de la obra de Christian Voigt es exactamente eso y mucho más. Su trabajo refleja el paisaje como una porción de campo, bosque o ciudad en la que las figuras humanas no aparecen o bien ocupan un papel secundario provocando una imagen objetiva, realista, bajo la que asoma una historia, sin duda, personal. Lo que queda retratado en la fotografía es la historia que Voigt vive y siente mientras él mismo desempeña el papel de espectador. Lo que nosotros percibimos es una sugerencia, una puerta abierta a la creatividad, dirigida por la subliminal intervención del autor. Así, nos encontramos con una escena que parece haber estado previamente preparada; cada detalle surge de manera totalmente espontánea dando la sensación de que hay un guión que todo lo ordena. Y, de repente, ahí estamos nosotros. Voigt logra que participemos de esa experiencia tan íntima y compartida, tan pura que, rozando lo cinematográfico, incluso lo onírico, tan fielmente representa ese tópico de que la realidad supera la ficción. Voigt dice esperar una determinada imagen el tiempo necesario, hasta que aparece, según palabras del autor: “screaming out to be photographed” (pidiendo a gritos ser fotografiada). La personalidad del autor queda reflejada fielmente en su obra. Su carácter resuelto y envolvente recuerda a aquellos trabajos donde la atmósfera creada te traslada a lugares remotos. Su amplia sonrisa te incita a la curiosidad, su franqueza logra rápidamente atraer tu atención. Su mirada clara, siempre curiosa y amable, parece sonreir a la vida. Los gestos apasionados de sus manos abarcan todos esos sentimientos realzando la energía y la audacia con la que se dedica a su obra. En lo que respecta a su técnica, su extremada meticulosidad en el desarrollo de su trabajo le ha llevado a diseñar una cámara que se ajusta puntualmente a cada una de sus necesidades. De forma manual, cada pieza es ensamblada para cumplir con precisión su labor. Christian Voigt emplea una técnica muy popular a principios del siglo XX, consistente en tomar la misma imagen una y otra vez, acumulándose una sobre otra. Estas exposiciones múltiples permiten al autor convertir cada fotografía en una superposición de hasta 30 iguales obteniendo durante la edición la posibilidad de jugar libremente con el color, la luz, el contraste, la profundidad, e incluso la dimensión. El entusiasmo que Voigt dedica a su trabajo impregna de una energía tremendamente vitalista sus fotografías y, casi sin darnos cuenta, comenzamos un camino de meditación sobre la vida -el mundo y el ser humano- en su más amplio sentido, convirtiéndonos en cómplices de una historia tan privada como notoria … elevando el paisaje hacia una íntima profundidad. Lucía Mendoza Prólogo del catálogo de la exposición

Actualizado

el 07 jul de 2016
Compártelo
15 ene - 15 jul
Premio en Santander, Cantabria, España

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme