Enseña tus OBRAS en ARTEINFORMADO. ¡Cada día, más personas las miran!
Jorge Tacla — Cortesía de Apertura Madrid Gallery Weekend 2020
10
sep 2020
14
nov 2021

Compártelo

Cuándo: 10 sep de 2020 - 14 nov de 2021
Inauguración: 10 sep de 2020
Precio: Entrada gratuita
Dónde: Sabrina Amrani Sallaberry / Sallaberry, 52 / Madrid, España
Organizada por: Galería Sabrina Amrani
Artistas participantes: Jorge Tacla
Enlaces oficiales Web 
Eventos relacionados: Apertura Madrid Gallery Weekend 2020
Publicada el 21 ago de 2020      Vista 56 veces

Descripción de la Exposición

Sabrina Amrani presenta Señal de Abandono, la primera exposición de Jorge Tacla en la galería, para Apertura Madrid Gallery Weekend. Las pinturas de Tacla representan un espacio de ruptura social. Sus obras se sitúan en las articulaciones de una nueva arquitectura que surge a raíz de la catástrofe, ya sea natural o artificial. Tacla percibe la devastación como una oportunidad para investigar sistemas estructurales que de otro modo no se verían. Para representar mundos tan inestables, usa lenguajes pictóricos que son obsesivos: a veces repite las imágenes, a veces repite el mismo gesto en el mismo espacio muchas veces hasta que el registro visual es análogo al trauma que lo provoca. Tacla ilumina la variabilidad de la identidad de la víctima y el agresor (un agente que está disociado de su propia identidad) y la complejidad de la evaluación de la culpa. Estas cuestiones críticas, y su situación en la experiencia humana colectiva más amplia, son las investigaciones teóricas definitorias del trabajo de Tacla. Ante esta selección de la obra de Tacla, el espectador podría experimentar la misma fascinación que sobrecoge ante un edificio abandonado, una civilización olvidada, la imagen de lo que estuvo habitado, lleno de vida y ahora es solo Historia. Pero es una Historia desnuda, desprovista ya de la humanidad que la creó. Y de haber algo humano, representa la desolación brutal que sigue al conflicto. Tampoco la belleza de la naturaleza ha vuelto para tomar posesión de la ruina y recuperar el territorio conquistado. Señal de Abandono parece replicar una radiografía en la que el tiempo ha quedado suspendido en una realidad devastada que deja entrever un pasado, pero no el futuro. Y si hay un futuro que ver, no es muy optimista: cuando el edificio Federal de Oklahoma City sufre un atentado en 1995, pasan por la mente del artista los terremotos de Chile, el bombardeo de La Moneda en Santiago, las guerras de Oriente Medio, la guerra civil libanesa, la ocupación de Beirut, las masacres de Palestina en 1982. “En ese instante también me llegó de inmediato la idea de que esto es el principio, de que es lo que estaremos viendo más y más de aquí en adelante”, augura. Y así fue, quizá no porque Tacla sea adivino, sino porque forma parte de un rincón oscuro de la naturaleza humana y de una Historia que no hace más que repetirse: después vimos caer las Torres Gemelas, atentados en Europa, más desolación en Oriente Medio. La obra de Tacla encierra el magnetismo de un momento congelado dentro de la Historia. O quizás post-Historia, porque representa los instantes de una civilización recién arrasada. Algo en el interior del espectador juguetea con los sentimientos de la nostalgia y la seducción de lo devastado, de un hechizo de extinción y horror, “lo sublime de las imágenes, sin dejar de ver su horror”, resume el artista. Tacla trae con sus pinturas la misma aflicción que se apoderó de él tras ver los efectos del devastador terremoto de Chile en 1985: “Se siente una especie –¿Cuál es el opuesto a la gravedad?– de vértigo”, explica en una entrevista con Laurence Weschler. No en vano, Tacla ha sido definido como el pintor de la destrucción. Lo cierto es que en su obra, observamos los trazos de la propia historia del artista, trazos de la historia de la humanidad. Sus abuelos emigraron desde Palestina y Siria al mismo tiempo que gran cantidad de emigrantes árabes como consecuencia de la caída del Imperio Otomano. La juventud del artista transcurrió también en un momento convulso de la Historia de Chile, con el auge del comunismo y el golpe de Estado del general Pinochet. Tacla pudo ver los efectos del bombardeo de La Moneda y su propia carrera sufrió un pequeño desvío al cerrarse el conservatorio donde estudiaba Música. Así es como acabó estudiando pintura y también emigrando, a su vez, a Nueva York, y cómo probablemente el artista empezó a formar esas imágenes de devastación, evocando a su vez un recuerdo de sus propias raíces: “mi historia previa pudo haberme hecho más receptivo a las implicaciones futuras”, explica el artista. Pero Tacla ve las ruinas, las fachadas derruidas, las estructuras tambaleantes, como un símbolo: “Los edificios en ruinas también contienen, por ejemplo, escenas íntimas, ya que los cuerpos individuales pueden ser destruidos también”. Tacla trata de abrir un espacio para la reflexión, de bajar la velocidad y quizás de establecer un diálogo sobre lo inestable del mundo: “todo se mueve y se destruye constantemente”, aclara. Pero también es una crítica y es que el mundo “se siente como si siempre estuviéramos en guerra”, confiesa. El artista está interesado en representar el exterior, pero también el interior, como podemos ver en Señal de Abandono. Y para ello, nada como los edificios destripados en los que el propio interior sale hacia el exterior. SOBRE EL ARTISTA Como gran parte del trabajo de Tacla, sus pinturas representan un espacio de ruptura social. Estas obras se sitúan en las articulaciones de una nueva arquitectura que surge a raíz de la catástrofe, ya sea natural o artificial. Tacla percibe la devastación que resulta de tales eventos como una oportunidad para investigar sistemas estructurales que de otro modo no se verían. Para significar mundos tan inestables, usa lenguajes pictóricos que son obsesivos: a veces repite las imágenes, a veces repite el mismo gesto en el mismo espacio muchas veces hasta que el registro visual es análogo al trauma que lo provoca. Tacla ilumina la variabilidad de la identidad de la víctima y el agresor, un agente que está disociado de su propia identidad, y la complejidad de la evaluación de la culpa. Estas cuestiones críticas, y su situación en la experiencia humana desde un punto de vista colectivo y amplio, son las investigaciones teóricas que definen el trabajo de Tacla. A lo largo de su carrera, Tacla ha recibido numerosas subvenciones y becas. El último, una residencia en el Centro Bellagio de la Fundación Rockefeller en Bellagio, Italia (2013). Los premios incluyen la Nueva York Foundation for the Arts (1987, 1991); Premio Eco Art, Río de Janeiro, Brasil (1992); y la John Simon Guggenheim Memorial Foundation (1988), entre otros. Tacla vive y trabaja en la ciudad de Nueva York y Santiago, Chile.

Actualizado

el 07 sep de 2020