Exposición en Gijón, Asturias, España

Un efecto en mí

Dónde:
Espacio Líquido / Jacobo Olañeta, 5 bajo / Gijón, Asturias, España
Cuándo:
18 feb de 2022 - 01 abr de 2022
Inauguración:
18 feb de 2022 / 19 a 21 h.
Horario:
Martes a viernes de 17:00 a 21:00 horas
Precio:
Entrada gratuita
Organizada por:
Artistas participantes:
Correo electrónico:
liquido@espacioliquido.net
Promociones arteinformado
Descripción de la Exposición
Entré en el taller después de días sin haberlo pisado. Había caminado desde casa con paso decidido y con la idea clara de llegar, ponerme la ropa de pintar y coger los pinceles. Qué haces aquí, me soltó sin preámbulos la pintura. Mi pintura. Ya me ves, vengo a pintar. No obtuve respuesta. Miré a mi alrededor. Todo estaba tal cual lo había dejado. Muy quieto, en suspenso. La humedad empezó a pesar sobre mí igual que lo hacía sobre el resto de las cosas. Revisé lo que había estado haciendo. Escogí uno de los cuadros comenzados que llevaban tiempo esperando cara a la pared y lo coloqué en el caballete. El cuadro era peor de lo que recordaba, pero solo estaba empezado. Lo observé un rato más, aún con la paleta limpia y los colores en el tubo. Empecé a dudar. La pintura me miró. Parecía que se lamentaba ... de mí. Opté por sentarme y mirar el cuadro a cierta distancia. Vaya, es aún peor de lo que creía, pensé. Por qué has tardado tanto tiempo en venir, me soltó esta vez. Bueno, ya sabes, las niñas, la casa, obligaciones familiares... Ya. A ver cómo retomo yo esto, pensé. Hacía frío en el taller, así que, venciendo la pereza, me cambié rápidamente y me abrigué con la ropa de pintor. Pantalones, forro polar, la chaqueta azul de la fábrica donde trabajó mi padre, los viejos zapatos de montaña. El libro abierto de Tiziano me dio un poco de coraje. Fui apretando los tubos disponiendo en orden los colores en la paleta. Mi orden, que no siempre es el mismo, pero yo ya me entiendo. La pintura me miraba en completo silencio. Hice un primer gesto de mojar el pincel. Retrocedí antes de rozar ningún color. Venga ya, escuché. No sé. Sí sabes. No me sale. ¡Empieza! Empecé, pero no con el color. Le di una mano ligera de trementina a toda la superficie del lienzo. Había que arrancar con algo y ataqué el fondo. Escogí una mezcla de azul de Prusia y verde permanente. Era horrible. Pintaba sin fe. El cuadro empeoró mucho. Lo traté de borrar rápidamente con el trapo. Bueno, no lo he jodido del todo. Dejemos el fondo en paz. A ver la cara. Qué difícil es pintar un rostro. Joder, no, por qué. Sigue, me dijo. Seguí. Todo fue a peor. La paleta ya era un borrón de color pañal cagado. Probé a echar otros colores. ¿Cómo pintaba Velázquez? Jajaja, se oyó. Olvida la cara. No, continúa con ella. Pasé el trapo y la retomé. Bueno, este ojo no está tan mal. Puse otra vez las luces. Demasiado pronto. El otro ojo estaba torcido. Di un paso atrás. Luego otro. El cuadro iba mal. Tranquilo, ya te ha pasado más veces. Me senté. No sé cuánto tiempo pasó. Mucho. Sujetaba tres pinceles manchados en mi mano izquierda. Yo quería pintar, pero ese cuadro era imposible. Me levanté en un intento de que, al hacerlo, todo se resolviese por arte de magia. De ilusiones vive el tonto de los cojones. Pero miré la paleta y no tenía ningún sentido. Hay que saber cuándo parar, me dije. Ya ya, se oyó. Quité el cuadro del caballete y lo apoyé contra la pared. Algunos colores sobrevivían limpios en la paleta. Con mimo los rebañé y los dispuse a salvo en una esquina, como a niños salvados de un derrumbe. Con el trapo limpié la superficie de la paleta. Eso estaba bien. Claro, tranquilo, pintorín, escuché. Sin pensarlo fui a por un cuaderno de dibujo. Lo sujeté en el caballete. Tengo esas imágenes guardadas. Las de Pina, las de Dylan. Vi cómo los niños salvados me sonreían. Añadí un buen pegote de blanco a su lado. Sí, sí, venga. Hice una gran mancha de blanco azulado sobre el papel. Era hermosa. Cambié el pincel por uno más fino. Ahora la mano corría. Yo la seguía un paso por detrás. Apareció una cabeza. Cambio de pincel. Oh, eso parece una camisa. El trapo corrigió el cuello. Un pequeño resto de amarillo se resistió a desaparecer. Otra suerte. ¿Y la cara? Ah sí, esa nariz. Vaya, no pensé que fuera a ser tan fácil. Ya se oía al señor de la pandereta. ¿Quién pinta? No hay tiempo para eso ahora. Sigue, escuché. Dos pinceladas me mostraron los pantalones. Ahora disfruta peinándole, me dijo. Sí, ese pelo alborotado es para pintarlo. Ya está. Cuando yo llegué, los pinceles ya descansaban sobre la mesa. Era fresco y definitivo. ¿Seguimos? Sí, pero empieza otro. Y llegaron Miles, Pippilotti, Gloria, Robert... Los unos se invitaban a los otros. Se divertían, y yo con ellos. Cada día, tras limpiar los pinceles, los disponía en el suelo ordenados en filas. No Eva, tú ponte a lado de Alice. Ellos me miraban satisfechos. Después los guardaba juntos y les daba un beso de buenas noches. Hasta mañana, muchachos. Y en el camino a casa ya iba pensando en los que llegarían al día siguiente. Y llegaban siempre puntuales. Todos eran bienvenidos, músicos, artistas, escritores y científicos... Yo los admiraba porque habían hecho cosas valiosas que tenían un efecto en mí. Les daba las gracias y ellos, generosos, se dejaban pintar. Son mi familia. Gracias, pintura. De nada, amigo. Juan Fernández Álava. Enero de 2022. ----------------------------------------------- Pintor que ama su oficio, se caracteriza por seguir la estela inagotable de los artistas que se han acercado al género del retrato y del paisaje tratándolo como algo misterioso y urgente en continua renovación. “Todo nuevo bajo el sol”. Juan realiza una pintura hecha a base de capas y veladuras en la que el motivo suele ser extraído de su entorno más inmediato: sus hijas, amigos, montañas de Asturias... Ha expuesto su obra en galerías nacionales como La New Gallery en Madrid, Alejandro Sales en Barcelona o Espacio Líquido en Gijón. También se ha podido ver en espacios como el Centro de Arte Dos de Mayo, El Centro Niemeyer o Laboral Centro de Arte. Está representado en colecciones como las del Museo de Bellas Artes de Asturias, la Colección Los Bragales, o la Colección María Cristina Masaveu Peterson. En 2020 comisarió la exposición “Pintura en la venas” para el Museo Barjola de Gijón.

 

 

Entrada actualizada el el 22 feb de 2022

¿Te gustaría añadir o modificar algo de esta ficha?

Infórmanos si has visto algún error en este contenido o eres este artista y quieres actualizarla. ARTEINFORMADO te agradece tu aportación a la comunidad del arte.

¿Quieres estar a la última de todas las exposiciones que te interesan?

Suscríbete al canal y recibe todas las novedades.

Recibir alertas de exposiciones

Plan básico

Si eres artista o profesional… ¡Este plan te interesa! (y mucho)

  • Sube y promociona eventos y exposiciones que hayas creado o en los que participes ¡Multiplicarás su visibilidad!
  • Podrás publicar (y también promocionar) hasta 100 obras tuyas o de tus artistas. ¡Conecta con tus clientes desde cada una de ellas!
  • Disfruta de acceso a todo el contenido PREMIUM y al Algoritmo ARTEINFORMADO (Ecosistema AI e Indice AI de Notoriedad de artistas iberoamericanos).
  • Mantendremos actualizada tu ficha o la de tus artistas. Además, podrás contactar con los gestores de otras.
Promociones arteinformado
Exposición Online
18 may de 2022 - 18 jul de 2022

Online

Exposición
24 jun de 2022 - 14 oct de 2022

Biblioteca del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía / Madrid, España

Premio
01 oct de 2021 - 31 ago de 2022

Madrid, España

Formación
27 jun de 2022 - 01 jul de 2022

Museo Nacional del Prado / Madrid, España

¿Quieres estar a la última de todas las exposiciones que te interesan?

Suscríbete al canal y recibe todas las novedades.

Recibir alertas de exposiciones