¡Apoya a l@s artistas que te interesan! ¡Tiene PREMIO para ti y para ell@s!
Visiones Contemporáneas: Núria Güell
Evento finalizado
24
oct 2019
23
feb 2020

Compártelo

Cuándo: 24 oct de 2019 - 23 feb de 2020
Inauguración: 24 oct de 2019
Dónde: Domus Artium 2002 (DA2) / Avda. de la Aldehuela, s/n / Salamanca, España
Organizada por: Domus Artium 2002 - DA2
Artistas participantes: Núria Güell
Enlaces oficiales Web 
Etiquetas:
Publicada el 15 nov de 2019      Vista 39 veces

Descripción de la Exposición

El vigésimo primer programa del ciclo Visiones Contemporáneas, últimas tendencias en el cine y vídeo en España, un proyecto comisariado por Playtime Audiovisuales para el DA2 - Domus Artium 2002, está dedicado a la artista visual, Núria Güell. La obra de Núria Güell se vincula al ámbito social, político y económico expandiendo los límites convencionales del museo para acercarse al espacio de la vida diaria. Su obra, cuestiona los límites de la ética y la legalidad, analizando el funcionamiento de las instituciones públicas, así como los sistemas y dispositivos de control que condicionan nuestras vidas. Núria utiliza como principal recurso las propias complicidades que establece con los diferentes aliados que colaboran en cada proyecto. El uso de los privilegios que tienen las instituciones artísticas con las que trabaja, así como el status que su condición de artista, blanca, española y europea le otorgan, son continuamente cuestionados en su obra. Obras en las que utiliza su cuerpo físico, emocional y/o legal, convirtiendo cada proyecto en historias de vida inseparables de lo personal. Las tres obras seleccionadas para esta muestra analizan las consecuencias del sistema de poder patriarcal, la violencia machista, la naturaleza del Estado-Nación con su sistema de control, la idea de amor romántico y cómo éste, lo terminan padeciendo las mujeres. Son así mismo obras en las que la artista pone el cuerpo con todo lo que ello implica a nivel sociopolítico pero también emocional. La vida y obra de Núria, se funden en todo momento, es hacer de “lo personal, lo político” convirtiéndose así en una de las artistas activistas más relevantes de la actualidad. Sus trabajos, reconocidos a nivel internacional, han sido presentados en el MUAC de CDMX, CCCB, ADN Galería y Centro de Arte Santa Mónica en Barcelona, Museo de Santander, La Casa Encendida, Off Limits y ABM Confecciones en Madrid. En el MUSAC de León, estuvo presente con la exposición, “Patria y Patriarcado” en 2018, comisariada por nuestra querida y recordada Araceli Corbo. El Middlesbrough Institute of Modern Art en Inglaterra y el Project Arts Centre de Dublín, también han contado con su presencia. Esta es la primera vez que su obra en vídeo, podrá verse en Salamanca. OBRAS Ayuda Humanitaria. Sonido. Color. Digital. 2008-13. VO. 65’ Mientras residía en Cuba, con una beca artística, Núria Güell se ofreció como esposa al cubano que le escribiera «la carta de amor más bonita del mundo», pagando ella los gastos de la boda, el billete a Barcelona y todos los trámites para obtener la nacionalidad española. Esta oferta iba dirigida a los cubanos interesados en emigrar, poniendo así en entredicho, las leyes de extranjería. Un jurado compuesto por tres “jineteras”, prostitutas cubanas, hizo la selección de la carta ganadora y por lo tanto de su futuro esposo. Siguiendo las condiciones interesadas que se aplican habitualmente en la ayuda humanitaria, las bases exigían al seleccionado estar a su disposición para cualquier demanda, en el tiempo que durara el matrimonio. Más de uno debió pensar que era un juego eso de escribir la carta de amor más bonita del mundo a una desconocida, citando a la famosa película de Max Ophüls pero se presentaron muchas solicitudes y ganó el joven Yordanis. A través de la película y de su narración asistimos no sólo a los procesos mecánicos de la ayuda: convocatoria, selección, contrato, matrimonio, cambio de estatus legal en Cuba y España, divorcio y en caso de venta de obra posterior repartición de bienes, si no que somos testigos de “un intercambio de servicios” acordados entre Núria y Yordanis y en último fin de las dificultades entre las negociaciones de un proyecto artístico y un proyecto de vida. En la obra también notamos un cierto romanticismo por parte de él que Núria, obviamente, rechaza, dándole la vuelta no solo a las “leyes de extranjería” sino también, a un nivel social y patriarcal, al denominado “amor romántico” y a las relaciones de pareja tradicional. Por otro lado, el proyecto cuestiona las políticas migratorias de Cuba y España, con el colonialismo europeo en la isla como telón de fondo, las formas de exclusión que implican las leyes de control, las restricciones al movimiento de personas, la diferente noción de “ciudadanía” y critica el turismo sexual al que se ven abocados muchos jóvenes cubanos para sobrevivir. Pero si Núria trabaja desde ese lugar siempre problemático de la vida del otro, lo hace a condición de exponer su propia vulnerabilidad, de asumir todos los riesgos y responsabilidades que demanda el proyecto con una honestidad brutal. Un proyecto que dura cinco años en la vida de los dos protagonistas, que se materializa a través de una instalación, de la que traemos la película documental y que los lleva hasta un “happy end” a la vez esperado y distinto al de cualquier otra película romántica. La Feria de las Flores. Sonido. Color. Digital. 2015-16. VO. 42’ Núria Güell vuelve a arriesgar y a poner el foco de su actividad artística en la “realidad”. En esta ocasión trasladando su proyecto a Colombia e incidiendo en el tema del turismo sexual, esta vez desde la explotación a la mujer. Denuncia los abusos que sufren las niñas y adolescentes de Medellín desde la propia familia y con el duro contexto del consumo de drogas. El título de la película está tomado de la homónima feria que es el evento anual más importante de la ciudad de Medellín y el evento donde más sucede la explotación. La feria como espacio de compra/venta y las “flores” como metáfora machista e idealizada de las niñas. La Feria de las Flores convivía hasta hace poco tiempo, junto con los concursos de belleza femenina con todas las implicaciones que esta asociación tiene. Se trata de una obra audiovisual que habla de explotación sexual infantil, como una de las formas de esclavitud contemporánea. Una ciudad, Medellín, tristemente conocida a nivel internacional por el narcotráfico desde los 90 pero que en los últimos años ha pasado por una especie de “limpia de imagen” por parte de sus gobernantes e instituciones potenciando la cultura y a los artistas de allí. “Milagro Medellín" es como se conoce el nuevo modelo de ciudad que definen como progresista, cosmopolita, innovadora y cultural. En esta, como en la mayoría de las remodelaciones urbanas a escala internacional, la cultura ha sido un elemento clave para la "revitalización" del centro. Para ello, Fernando Botero, “el artista paisa por excelencia”, contribuyó con la donación de 137 obras y un millón de dólares para el Museo de Antioquia y de 23 esculturas monumentales para la construcción de la plaza que llevaría su nombre frente al Museo. Esto permitió promocionar a Medellín como la “Ciudad Botero” y situarla en el ranking internacional de destinos turísticos culturales. A pesar de varios logros a nivel social, bajo este lucrativo lavado de cara, se invisibiliza una de sus peores consecuencias: la explotación sexual infantil dentro de la creciente industria del turismo sexual. Todo el proyecto invita a realizar una revisión crítica de la mirada patriarcal y sexista dominante en la Historia del Arte. Algo que Núria Güell continuará trabajando y evidenciará después con una propuesta similar a la que nos ocupa titulada “Una película de Dios”, 2019 y situada en México. El proyecto de la Feria de las Flores, consiste en la organización y realización de una serie de visitas guiadas a través de las obras de Fernando Botero, expuestas en la colección permanente del Museo de Antioquia de la ciudad. La particularidad de estas visitas es que se llevan a cabo por menores de edad que han sido explotadas sexualmente. Las menores guían a los visitantes a través de obras en las que el artista representa el cuerpo femenino. Para ello, las niñas, se apoyan en sus experiencias personales en torno a la explotación sexual infantil y evidencian la cosificación de la mujer, mostrando los catálogos de venta de virginidades que circulan por las calles de la ciudad y a través de los cuales los turistas seleccionan a la niña o niño cuya virginidad quieren comprar. Con esta obra, Núria trata de manera muy cruda también a toda la sociedad colombiana, todos están implicados, las madres también, evidenciando así los abusos de poder y denunciando como “la gente calla”. Se trata de la hipocresía de una sociedad católica y conservadora que prefiere mirar hacia otro lado. Uno de los aspectos más interesantes de esta obra es la implicación, colaboración y relación de confianza entre Núria y las protagonistas-colaboradoras. También lo que supuso para ellas participar de esta obra y el cambio que vino después en sus vidas. Las jóvenes, Yolanda, Valentina, Jade y Evelyn no se presentan como “simples objetos de representación”, no hablan nunca desde una posición victimista y en esto incide el punto de vista de Núria como artista. Mas bien afirman su posición de “sujetos políticos” que han decidido hablar, denunciar y a través de sus crudas historias personales logran dirigir al espectador con preguntas sobre su papel y su responsabilidad: “El tráfico de mujeres sucede en sus narices… ¿y usted qué está haciendo mientras tanto?”. Afrodita, Color. Sonido. Digital. 2017. VO. 12’ Los acuerdos, los contratos con el museo y evidenciar el papel de la institución en el mundo del arte y los artistas son temáticas recurrentes en toda la obra de Núria Güell. La obra audiovisual que presentamos se presenta a doble pantalla. A un lado Núria lee el texto donde pide al museo que destine el dinero de producción obra al pago de las cuotas de su seguridad social durante siete meses, los mínimos requeridos para poder cobrar las prestaciones de baja por maternidad. Al otro lado vemos al público sentado, muchos de ellos son personas vinculadas a la propia institución, a los estamentos políticos y a la prensa. El marco en el que se desarrolla “la acción”, es la rueda de prensa de la exposición “Arcana Imperii. Investigaciones en Burocracia” en torno a la problemática de la burocracia y donde la pieza “Afrodita”, formaría parte solamente de la presentación, no de la exhibición en sí. Núria, reivindica a las artistas reales, las que tienen cuerpo, “las vivas” y no a las llamadas “artistas mito”, compartiendo sus deseos de ser madre y como todo el aparato sociopolítico le afecta a nivel económico como artista joven, denunciando, la precariedad en la que viven o sobreviven la mayoría de los artistas en nuestro país. Para llevar a cabo este proyecto y con la ayuda de un abogado elaboró una cláusula modelo (ver documento) que cualquier artista puede incorporar en sus contratos, en la que se estipula que la institución asumirá los gastos de la Seguridad Social del artista (en España los artistas visuales en activo están obligados por ley a pagar los autónomos cada mes, aunque no tengan ningún beneficio económico). Después de muchas conversaciones y desencuentros con los abogados del museo, finalmente se negaron a incluir la cláusula en el contrato, pero la aceptaron de palabra y la aplicaron destinando el dinero público de producción a cubrir las cuotas de la SS. “Lo legislado no siempre encarna lo justo, lo singular o lo urgente”, en palabras de Núria. Aunque habitualmente y de forma contradictoria trabajen para instituciones públicas, los artistas en España no son considerados nunca funcionarios, ni proveedores, ni empresarios. Un listado de injusticias que en última instancia se amplían en el caso de que seas mujer y quieras ser madre.

Documentos relacionados

Actualizado

el 15 nov de 2019
23 mar - 27 may
Premio en Valencia, España

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme