#arteinformado_responde: antes de tasar una obra de arte hay que estudiar su autenticidad

Luciano Delgado Tercero, socio fundador de la empresa Art Value Project y autor de una reciente tesis doctoral sobre peritaje de obras de arte, nos recuerda que “como el valor de mercado de una obra depende estrechamente de su autenticidad, el intento de tasarla tiene poco sentido si no se han despejado antes las dudas respecto a su origen.”

“El peritaje de obras de arte está experimentando un gran desarrollo en la actualidad, ya que aporta soluciones a la creciente demanda de información y transparencia”, señala Luciano.

Portada de "El Peritaje de Obras de Arte", tesis doctoral de Luciano Delgado Tercero | #arteinformado_responde: antes de tasar una obra de arte hay que estudiar su autenticidad
Portada de "El Peritaje de Obras de Arte", tesis doctoral de Luciano Delgado Tercero

Ante el aumento del número de falsificaciones y obras mal catalogadas que están apareciendo en el actual mercado del arte, tanto nacional como internacional, y la insuficiente información disponible sobre las obras que circulan por el mercado; el peritaje de obras de arte adquiere en la actualidad un papel de gran importancia para contribuir al correcto transcurrir del propio mercado del arte, ya que su objetivo principal está encaminado al incremento de la información disponible para una adecuada toma de decisiones.

Alejándose de la tradicional idea del perito de obras de arte como un mero tasador de cuadros, una moderna concepción del peritaje exige un acercamiento del perito al estudio de la autenticidad como requisito previo e imprescindible a la tasación; ya que no puede tasarse lo que no se conoce con exactitud. Por tanto, para alcanzar un conocimiento lo más completo posible, el perito (expert en los países de nuestro entorno), como parte esencial de su labor, debe estudiar y analizar la autenticidad de las obras de arte. Como el valor de mercado de una obra depende estrechamente de su autenticidad, el intento de tasarla tiene poco sentido si no se han despejado antes las dudas respecto a su origen.

De esta manera, se concibe el peritaje de obras de arte como un proceso de estudio e investigación dirigido a obtener la máxima información posible de las piezas objeto del estudio, siguiendo una metodología concreta que permita un conocimiento completo. Este proceso de peritaje puede dividirse en dos fases principales: por un lado, el estudio de la autenticidad en sentido amplio, es decir, la determinación de las características o cualidades que hacen única a una obra de arte. Y, en segundo lugar, en aquellos casos en que sea necesario, la tasación o valoración económica de las obras estudiadas, mediante la aplicación de alguno de los métodos de tasación de obras de arte existentes en la actualidad.

Otro requisito fundamental e imprescindible del peritaje de obras de arte es que se establece como un proceso multidisciplinar, donde profesionales de distintas disciplinas (peritos, historiadores del arte, laboratorios, expertos, comerciantes, etc…) aportan diferentes niveles de información que, puestas en común, permiten un conocimiento exponencial de cada obra estudiada y, con ello, la obtención de conclusiones más certeras y veraces.

No es por tanto una labor individual del perito, sino que se entiende como un trabajo colegiado, donde las conclusiones que se alcanzan son fruto de la colaboración y la contribución de distintos especialistas, permitiendo así un conocimiento desde múltiples ángulos y, como es lógico, más riguroso y objetivo. Para disminuir, en la medida de lo posible, el grado de discrecionalidad en el peritaje que puede dar lugar a fraudes y perjudicar de forma ilícita los derechos de los coleccionistas y compradores, es imprescindible que los procesos de peritaje de obras de arte se realicen de acuerdo a las normas jurídicas y siguiendo premisas y normas científicas, técnicas, profesionales y éticas rigurosas que permitan alcanzar resultados lo más objetivos posibles; cumpliendo así con la normativa española que exige que la labor del perito sea objetiva e imparcial.

En España, cada vez con mayor frecuencia llegan a los tribunales conflictos sobre autenticidad o sobre el valor económico de las obras de arte y, a la vez, aumenta también la conciencia en compradores y coleccionistas de comprar y vender obras que hayan sido estudiadas y documentadas previamente. La tendencia general actual es que el mercado demanda una mayor información y transparencia en las transacciones, cualquiera que sea el método de compra: subasta, compraventa en galerías/anticuarios o en compraventas entre particulares.

Por ello, el peritaje de obras de arte está experimentando un gran desarrollo en la actualidad, ya que aporta soluciones a la creciente demanda de información y transparencia. Mediante el correcto peritaje, entendido como un proceso de estudio multidisciplinar y riguroso, se aportan datos tanto de la autenticidad como de la valoración económica, y con ello se aleja del tradicional oscurantismo del mercado del arte. 

Generalmente existen dos momentos en los que se solicita un peritaje. El primero de ellos aparece cuando existe una disputa judicial o prejudicial, es decir, que sobre una obra de arte objeto de una transacción comercial surgen posiciones enfrentadas sobre su autenticidad o su valor económico. En este caso la disputa ya ha surgido, con las molestias e inconvenientes causados a compradores y vendedores, y el peritaje tiene la finalidad de intentar poner solución a un problema ya existente, en muchos casos complicado.

El segundo momento es previo a la aparición del problema y permite evitarlo, cuando un coleccionista, incluso una institución, antes de comprar o vender un obra o simplemente por conocer mejor su colección, solicita un peritaje para adquirir un mayor conocimiento de una obra determinada. De esta forma el coleccionista se adelanta a la aparición de un problema y la labor del perito es a priori, evitando así futuras complicaciones, en ocasiones, de difícil solución.

Es aconsejable la realización del peritaje en el segundo momento analizado. De esta manera los compradores o coleccionistas adquieren seguridad jurídica en las transacciones que realicen en el futuro y así evitarán gran cantidad de problemas derivados de una compra no segura de obras de arte, como por ejemplo la adquisición de falsificaciones u obras mal catalogadas o atribuidas. Además, de esta manera, contribuyen a la trasparencia general del mercado del arte, permitiendo que las obras que circulan hayan sido correctamente estudias e investigadas.

En conclusión, el correcto peritaje busca una mayor profesionalización del sector y la aportación de información y seguridad en las transacciones, para proteger, desde distintos puntos de vista, el patrimonio de los propietarios de obras de arte.

Compártelo en redes
Otras noticias de Arte en Datos
03 jul de 2019

30 director@s, curador@ s y responsables de colecciones en 19 museos y centros de Chile

Son los máximos responsables de museos y centros ubicados en los principales polos del Circuito Cultural de Santiago, pero también están los responsables de espacios en otras ciudades del país ...

25 jun de 2019

Las direcciones de museos en Colombia siguen lideradas por mujeres

De los 16 museos analizados 11 están dirigidos por mujeres. Entre ellas, las veteranas directoras/fundadoras María Eugenia Castro, Yolanda Pupo, Gilma Suárez e Isabel Vernaza. Por parte masculina, van desde ...

18 jun de 2019

#arteinformado_responde: hacemos informaciones diferentes para cada lector/a

Un/a lector/a es únic@. No hay dos iguales. Y cada un@ de ell@s tiene sus necesidades informativas. Si puedes elegir entre 70.000 artistas, 10.000 comisari@s/curador@s, 7.000 galerías, 2.000 museos, 1.700 ...

Ver más noticias

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba