Enseña tus OBRAS en ARTEINFORMADO. ¡Cada día, más personas las miran!

Conversando con Juan Cuenca, en su primera individual

57 años después de la creación, en París, del Equipo 57, se presenta en Madrid la primera individual de uno de sus fundadores, el arquitecto Juan Cuenca.

"El arte asequible se hizo realmente posible gracias al diseño. Todo este ideal ya se ha realizado. Además, ha sido asumido por el mercado. Nosotros no queríamos contribuir a una sociedad consumista, y sin embargo nuestros productos, sillas y bancos, podrían venderse en Ikea perfectamente", recuerda Juan Cuenca. 

Juan Cuenca by Pablo Duarte
Juan Cuenca by Pablo Duarte

El Equipo 57 fue un colectivo de artistas, comprometido con la forma, el diseño y la emancipación social que se presentó en París, en 1957, con una exposición en el Café du Point Rond, con la participación de Ángel Duarte, José Duarte, Agustín Ibarrola y Juan Serrano. Un poco más tarde se les unió, ese mismo año en Córdoba, el entonces joven arquitecto Juan Cuenca, que reorientó considerablemente las investigaciones del Equipo hacia los temas del diseño, la arquitectura y el urbanismo. Cincuenta y siete años después de aquel primer manifiesto parisino, Juan Cuenca presenta, en la galería Angustias Freijo de Madrid, su primera exposición individual. Esta es la entrevista que, para ARTEINFORMADO, le ha realizado el crítico y comisario Miguel Cereceda:

Miguel Cereceda (MC): Me hace gracia que ésta sea tu primera exposición individual como artista plástico. ¿Cómo lo sientes?

Juan Cuenca (JC): Yo hago arquitectura. La arquitectura es un oficio por encargo. La actividad y la obra te someten a constantes exigencias. Todo son solicitudes. En el arte sin embargo tú te haces tu propio encargo y te enfrentas a ello con tu propio entender.

MC: Pero el hecho de que sea tu primera individual, ¿cómo lo afrontas?

JC: A eso me refiero, precisamente. Hay una diferencia entre eso y el Equipo. Cuando trabajábamos juntos no siempre estábamos todos. El trabajo era más bien de dos en dos, de tres en tres. No existía el sentido de la soledad individual. El trabajo en el Equipo era muy gratificante en ese sentido.

MC: ¿Cómo te vinculaste con el Equipo?

JC: Cuando estaba estudiando yo vivía en Madrid. Pero en las vacaciones volvía a Córdoba. Allí vivía muy cerca de donde vivía Juan Serrano. Un día nos encontramos y me dijo todas las cosas que estaban haciendo y me animó. Fuimos a casa de Pepe Duarte, y él me invitó.

MC: Pero tú tenías también veleidades artísticas. Lo digo porque un arquitecto es muchas cosas (economista, abogado, urbanista, etc.), y entre ellas no suele ser prioritaria precisamente la vocación artística.

JC: Pues claro. En aquella época todos nos encontrábamos en el Círculo de Bellas Artes. El mismo Agustín Ibarrola hacía un par de años o tres que había pasado por allí. Lo que pasa es que no coincidimos. Luego ya lo conocí con el Equipo, pero podía haberlo conocido perfectamente en el Círculo.

MC: El Equipo tenía como tres componentes importantes: la forma, el diseño, y el componente político.

JC: El diseño fue una cosa derivada. Lo que yo podía aportar desde la arquitectura era más bien una cosa general. A veces podía ayudar con los conceptos y los términos matemáticos o cosas así, pero no creas que era una cosa tan decisiva.

MC: ¿Y el componente político, en relación con la forma? ¿No estaba pensado en relación con la arquitectura y el diseño?

JC: Claro, como una arquitectura que se incorporaría a la vida, en el sentido del diseño. Pero aquello no tenía el mismo sentido del arte comprometido del realismo social.

MC: Vosotros no hacíais arte social. Hacíais abstracción. ¿Cómo fue recibida aquel tipo de obra entre la izquierda? Porque parece una actitud paradójica.

JC: No hubo críticas. Yo me figuro que había una cierta ignorancia. Nosotros éramos de izquierdas. Eso se sabía. Creo que por eso nos dejaron hacer. Nuestro trabajo no se cuestionó.

MC: Sí, pero en América Latina, por ejemplo, el debate en el seno de la izquierda entre figuración y abstracción en esos años fue muy fuerte.

JC: Sí, pero para cuando surgió con más fuerza todo el tema del realismo social de estilo ruso, para entonces el Equipo ya había terminado su obra. Cuando Pepe Duarte toma conciencia y cuando Agustín Ibarrola, que entonces estaba en la cárcel, empezaron con aquella orientación del arte social, debía ser el año 62 o por ahí. El Equipo desarrolló su trayectoria entre el 57 y el 62. Y supongo que nuestro trabajo todavía debía rememorar de alguna manera la tradición de izquierdas del constructivismo ruso. Por eso lo que nosotros hacíamos tampoco le resultaba muy extraño a la propia izquierda. De hecho, Pepe Duarte y Agustín Ibarrola tomaron conciencia social y decidieron pasarse a la figuración.

MC: Y en tu caso, ¿por qué no?

JC: No. Ni Juan ni yo. Ni Ángel Duarte. Realmente nunca nos interesó la figuración.

MC: Por eso llama la atención tu trayectoria impecable. Ajena a los avatares de las modas, como les ha sucedido a muchos otros artistas. Sorprende de verdad que 57 años después del Equipo 57 los mismos principios de entonces sigan siendo vigentes.

JC: No sé si a mí me toca decir esto. Pero, de algún modo, eso sólo quiere decir que están muy agarrados a la racionalidad.

MC: Bueno. Lo cierto es que este tipo de trabajo no ha perdido su vigencia. No ha pasado de moda.

JC: Hace ya bastantes años que Juan Genovés me abrió los ojos sobre eso. Él  ya había estado en América y me dijo que allí hay un arte ecléctico, y que convive la abstracción y la figuración sin problemas. Mientras que aquí éramos muy militantes. Aquello no se me olvida. Vivimos en este mundo ecléctico, donde lo que yo hago tiene vigencia y otras cosas también tienen vigencia, aunque no tengan nada que ver. Realmente es la crítica la que tiene que decir si algo está todavía vigente.

MC: Bueno, pero la fidelidad a un tipo de obra sorprende que no pierda su pertinencia. No es que el momento histórico no haya cambiado.

JC: Más bien es una actitud. La actitud racional es lo importante. Lo definitorio. Eso sí lo sigo manteniendo. Me parece importante partir de una construcción, de una cierta teorización de lo que estás haciendo. El Equipo cree en un arte racional y objetivable. Si no, no hay manera de hacerlo en comunidad. Por eso se construyó toda la teoría, el corpus teórico, que nos permitía trabajar en comunidad.

MC: ¿Sigue vigente el componente político en tu obra?

JC: ¿Cuál podría ser el componente político, después de tanto tiempo? Se trataba de que la sociedad, al igual que el arte, pudiera regirse por comportamientos racionales. Por eso pensábamos que el arte que es válido es aquel que puede proyectarse en una sociedad adecuada. En ese sentido pensábamos el diseño. Los artistas pueden contribuir a una cierta tendencia de la sociedad, pero realmente poder de movilización este arte no tiene. Pero el realismo social tampoco lo tenía.

MC: El arte de agitación y propaganda se pensaba que motivaba la conciencia social de las masas. Aquella época del realismo social y todo aquello del arte socialmente asequible, parecían ideales realmente ingenuos.

JC: Bueno, no creas. El arte asequible se hizo realmente posible gracias al diseño. Todo este ideal ya se ha realizado. Además, ha sido asumido por el mercado. Lo que no estaba hecho eran todos aquellos principios abstractos característicos del Equipo. Nosotros no queríamos contribuir a una sociedad consumista, y sin embargo nuestros productos, sillas y bancos, podrían venderse en Ikea perfectamente.

MC: ¿Tu trabajo como arquitecto era para ti otra cosa diferente?

JC: Yo siempre he tenido el trabajo del arquitecto como arte. Mi arquitectura es muy artesana. Me interesa la forma sobre todo. Más que la función. Incluso cuando he hecho casas para vivir.

MC: ¿También en diseño te ha interesado más la forma que la función?

JC: Bueno, tú conoces mis sillones. No sé si son tan funcionales. Mis sillones no son cómodos. Me interesa más la forma.

MC: Bueno, tampoco son incómodos.

JC: Bueno, yo tengo la convicción de que las cosas son para usarlas. Aunque eso no quiere decir que sean necesariamente confortables.

MC: Hablando de esta exposición que presentas ahora, he visto que toda ella está pensada a partir del plano: la pintura, la escultura, la arquitectura… Todo ello partiendo del plano.

JC: El plano en arquitectura es otra cuestión. Creo que es un concepto diferente al de la exposición. Es cierto que aquí la escultura se genera con el pliegue del plano, pero planificar en escultura es también otra cuestión. Yo empecé con el volumen. El plano se dobla, se corta o se manipula. Pero yo empecé con cosas de modelado de barro. Mi primera relación con la escultura fue amasando y modelando. Todavía recuerdo, cuando era joven, y estuve modelando un santo. Tendría yo entonces dieciséis o diecisiete años. Recuerdo, como anécdota, que tuve como modelo a un joven seminarista que rezaba el rosario mientras posaba para mí, muy quieto, muy quieto.

Escultura Pintura
Compártelo
Otras noticias de Entrevistas
05 jun de 2020

Lucía Casani: "La Casa Encendida ha redoblado su apuesta cultural, social y de servicio público con La Casa On"

"Es una propuesta de futuro e internacionalización que está obteniendo muy buena acogida tanto a nivel nacional como internacional".

05 jun de 2020

Alexia Tala: "Estamos en Ground Zero, estamos en una fase de prueba y error"

"Hoy nos vemos obligados a utilizar la plataforma online para crear contenido y eso es algo muy positivo que no habíamos privilegiado antes".

04 jun de 2020

#Pensandoelfuturo / #pensandonofuturo: 9 respuestas clave de 9 curadores latinoamericanos

Para Cecilia Fajardo-Hill es momento de experimentar y ver como contrarrestar el sistema neoliberal al cual estamos supeditados. Christian Viveros-Fauné cree que existen oportunidades de gran alcance y humanidad para ...

Ver más noticias

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme