#LaGrieta con Dayneris Brito y René Francisco. Silent Specific, una intervención virtual

“Nuestra visión para encajar a Silent Specific en la punta de lo actual está inspirado en retomar el brío de las pragmáticas pedagógicas que ejercitaron desde muy temprano las intervenciones públicas, alejándose de lo político como única forma de exclamación o subversión para estimular cambios de incidencia artística y de orientación estética.”

Silent Specific es una propuesta curatorial que es un híbrido a mitad de camino entre el mundo digital y analógico que pone en contacto a los artistas con su ciudad dentro del Programa Desde Una Pragmática Pedagogía. Este proyecto curatorial se ha desarrollado y sigue en proceso en unas circunstancias particulares provocadas por el Covid-19. 

René Francisco y Dayneris Brito - Cortesía de lxs fotografiadxs
René Francisco y Dayneris Brito - Cortesía de lxs fotografiadxs

Pablo Barrios Martínez entrevista, para #LaGrieta, a René Francisco y Dayneris Brito acerca del origen, del marco teórico, de las dinámicas y de los grupos de trabajo que han hecho posible esta propuesta curatorial que ha coincido con los sucesos del Movimiento de San Isidro (MSI).  

Pablo Barrios Martínez (PBM): ¿Cómo habéis generado las dinámicas y las estructuras de trabajo para poder llevar el proyecto de “Silent specific” a cabo con los artistas, los programadores,… entre otros? ¿Cuáles han sido sus retos y cómo los habéis superado? 

Dayneris Brito (DB): La dinámica de Silent, su propuesta estética, así como su lógica curatorial no pueden verse separadas de las redes sociales, de Facebook e Instagram, sobre todo. La mesa de trabajo sobre la cual se planteó la idea y se sentaron los conflictos y procesos pasó por WhatsApp. En WhatsApp, creamos varios grupos acorde a los campos que necesitamos cubrir: -fotografía diseño gráfico, diseño 3D, programación, página web, textos, legalidad-, y luego creamos paulatinamente grupos puntuales con cada artista, para debatir propuestas inconclusas o de más difícil realización. En estos debates participaban también los creadores de efectos visuales, o como nos gusta llamarles: nuestros segundos artistas. Acaso sin concebirlo, generamos a través de WhatsApp toda una estructura de trabajo a través de la cual se encontraron involucradas más de 10 profesionales, aportando al mismo tiempo desde sus diversas aristas de conocimiento.

Entre René y yo como curadores de la muestra, la charla fue inmensurable -y lo sigue siendo de hecho-. Pese a las seis horas de diferencia horaria no dejamos de comprobar mutuamente ninguna idea, de consultarlo todo lo que nos fue presentado. Un reto de tipo mayor fue, sin duda, el manejo de la información digital a través de WhatsApp, y el debido cuidado que debía venir con ésta. Si bien yo me encontraba en La Habana junto al equipo, los largos períodos de aislamiento impedían que nos moviéramos de un lado a otro con las imágenes que venían desde el fotógrafo, las propuestas iniciales de los artistas y luego lo que constituiría la pieza en sí intervenida. 

Para ello la vía que encontramos, a pesar del encarecimiento de datos móviles en Cuba y los problemas de internet, fue distribuir toda la información mediante WeTransfer o cualquier otra app de descarga móvil. De cualquier forma, una o dos veces al mes iba a visitar a los diseñadores al estudio. Era como el “test” mensual que nos permitía, a René y mí, a tomarle el pulso al ritmo de trabajo y sopesar los proyectos que estaban por venir. 

Dale Duro. Obra de Dagoberto Rodriguez

PBM: ¿Cuál es el origen de la propuesta curatorial de “Silent specific”? ¿Cuál es el significado de su título?

DB: Hemos planteado antes que Silent Specific nace de un juego con el manoseado término site specific, solo que, en este caso, “site” se sustituye por la ausencia de obra in situ. Ante la dificultad de plantear las obras en el espacio físico, nos volcamos hacia la intervención virtual como una nueva forma de entender el arte en su condición de “sitiar”, de “emplazar”. De ahí viene Silent como una metáfora de las relaciones que devienen de este ejercicio curatorial: lo físico o tangible y lo medial, el aislamiento y la conectividad, lo atemporal y lo contextual, el texto y el meta-texto, el objeto y el no objeto, el lugar y el no-lugar, la ciudad real y la ciudad posible.

Obra de Glexis Novoa

PBM: ¿Cuáles son vuestras reflexiones respecto a este modo especifico de hacer y de pensar en el entorno curatorial? ¿Cómo entendéis la curaduría?  

DB: Pienso que para ambos Silent Specific ha devenido en un ejemplo que comprende una expansión de la curaduría, que rebasa los modos tradicionales de lo que conocemos por “curar”. En lugar de colocar piezas sobre un espacio físico, se trata en principio de lograr un sentido de integración digital usando técnicas y tecnologías muy avanzadas para lo que cualquier curador puede concebir. Justo en ese intento de “integración” o superposición de varias imágenes a las que les pertenecen realidades disímiles, es donde se coloca el gran reto curatorial: conseguir imágenes inéditas, auténticas, que propongan una combinación perfecta entre el lugar fotografiado y el formato de la pieza, y que al mismo tiempo dicha integración cobre cierto sentido semántico o conceptual. 

Por ende, la curaduría aquí fue abordada como un verdadero ejercicio de mutaciones y flexibilidades, casi siempre establecida a ocho manos entre los dos curadores, el artista y el diseñador a cargo. Pienso también la curaduría en este caso como un juego de resultados y combinación de varios backgrounds. La experiencia pedagógica de René y su infinito caudal sobre las practicas del arte cubano contemporáneo, combinado con mi perfil más académico, propició un acercamiento a lo curatorial más desinteresado y despojado de las maneras tradicionales de comisariar. 

En esta lógica curatorial, el modo de representación evidentemente cambia, como también cambia el modo en que las piezas son mostradas. La libertad de representación que ofrecen las redes sociales puede ser tan beneficioso como perjudicial para mostrar una obra. Es decir ¿cómo generar contenido artístico que sea al mismo tiempo conceptual y novedoso, de forma tal que genere interacción, que atrape la atención del usuario. En este sentido, el feedback lo demuestra los comentarios, la cantidad de “me gusta”, comparticiones de la página o los nuevos seguimientos a partir de una nueva obra, por lo que la forma de medir la audiencia también varía cuando se trata de un proyecto digital, como es Silent

Obra de Jose Bedia

PBM: El proyecto “Silent Specific” es una continuación del programa Desde Una Pragmática Pedagógica (DUPP), ¿Cuáles son las ideas y los marcos teóricos que han alimentado este proyecto curatorial? Actualmente en Cuba, el Movimiento de San Isidro (MSI) ha tomado mucha relevancia y, además, ha coincido con el desarrollo del proyecto de “Silent Specific”, ¿creéis qué vuestro proyecto curatorial digital ha podido animar en cierto sentido a la comunidad artística a movilizarse políticamente y socialmente? ¿Cómo lo estáis viviendo desde España?    

René Francisco (RF): Quizás todo se vuelve acústica relacional y espacio común con cualquier otra manifestación histórica que llame a la unidad de los artistas, que amplifique las relaciones interpersonales como fuerza motriz y se compartan ímpetus de solidaridad entre algunas ideas, pero nuestra visión para encajar a Silent Specific en la punta de lo actual está inspirado en retomar el brío de las pragmáticas pedagógicas que ejercitaron desde muy temprano las intervenciones públicas, alejándose de lo político como única forma de exclamación o subversión para estimular cambios de incidencia artística y de orientación estética. En sus 4 momentos la “pragmática” fue un suceso estrictamente pedagógico, (hoy se le llama DUPP) pero entre sus demandas preliminares estaba aquello de “quedarse demasiado rato mirando a un monstruo entraña el peligro de parecerse a él” y en medio de un vacío participativo, en medio de una época de cierre y censura insistió  en un coto mas abarcador, como un elemento unificador entre los artistas y su ciudad, respetando sus diversos credos y múltiples posiciones. 

Otra fuente de inspiración relevante ha sido la era tecnológica comentada antes por Dayneris, el instrumental de los medios, la irrupción del internet masivo en Cuba, y ha coincidido Silent Specific  con una época de enormes padecimientos y contrastes inigualables. Se gesta desde lejos, como un grito mudo. Desde el ordenador y el teléfono, reclama algo en común, libertad de expresión y libertad de pertenencia sobre la ciudad, sobre el país, soporte que se supone sea de todos.  

Lanzamos Silent Specific  a través de una convocatoria el 19 de Junio, imaginando una cruzada  que se encaminara a romper la inercia del intimismo y del aislamiento, hablando de un arte de elípticas inteligencias, de nuestros desacuerdos, aspiraciones, nuestro llamado de atención a la equidad  y nuestra protesta contra la mediocridad  y la injusticia.

Es evidente que no tiene una conexión directa con el MSI ni su consecuente 27N, ni con otros proyectos de carácter disidente. Por otro lado si bien llama a la unidad, no pone,  directamente el pellejo, cosa admirable y respetable en las recientes acciones y episodios de proclamas, de padecimiento y control, por la reactualización de una tradición de coraje y de valentía que se ha visto muy poco. Esos gestos en la comunidad artística e intelectual de nuestro país han sido tal vez los más arriesgados e  inspiradores en muchos años. Silent Specific en su decurso prolongado no puede escapar de las coordenadas en que estos movimientos se están desarrollando, pues aunque ha tenido esos otros propósitos imaginarios, varios de los artistas en su lista estuvieron expresándose físicamente frente y dentro del Ministerio de Cultura, firmaron cartas a favor de sus derechos  y continúan reflexionando actualmente sobre todo lo que han generado estos sucesos. Silent Specific está también dentro de los marcos de lo pacífico, demanda de los artistas algo más allá de lo puramente circunstancial y lanza una elipsis metafórica sobre esa ocupación urbana, reivindicación del arte en un marco de virtuosismo virtual que  lo hace imposible como artivismo carnal, enmarcándolo en una zona conceptual, mas bien de ensueño, como proyecto, reflexión y ficción.

Compártelo
Otras noticias de Entrevistas
18 ene de 2021

#LaGrieta con Amelie Aranguren, del Centro de Acercamiento a lo Rural: “Hay un amplio debate social y hasta de estado sobre la cuestión rural”

El significado de ruralidad ha cambiado a lo largo de estos 60 años. Existe un interés cada vez mayor por parte de los centros culturales y artísticos por explorar este ...

14 ene de 2021

#AlEncuentroCon: Mónica Ramón (presidenta de GAC) y Àlex Nogueras (presidente de Abe): "Entra. La Galeria és cultura"

"Las galerías nos mantenemos abiertas, somos cultura, somos espacios abiertos e invitamos a la gente a que venga a vernos". Mónica Ramón, presidenta de Galeries d'Art de Catalunya.

13 ene de 2021

#LABROMAINFINITA: Alejandra Castro Rioseco: "Hay que salirse del modelo típico de coleccionar arte"

"Todo lo que nosotras hacemos desde MIA Art Collection es visibilizar mujeres, trabajamos para mujeres, coleccionamos mujeres, compramos arte de mujeres y apoyamos mujeres".

Ver más noticias

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme