¿Crees que es TIEMPO DE ACTUAR? ¡Publica tus OBRAS que reflexionen sobre ello antes del próximo día 21!

Laura Fernández Orgaz: "Las nuevas tecnologías han abierto la puerta a otra manera de exponer y de difundir el conocimiento"

"Esperamos que, de un modo u otro, el proyecto tenga su impacto y pueda inspirar experiencias parecidas o reflexiones en torno a los temas que plantea".

"Vamos a comenzar a difundir el proyecto en diferentes foros y nuestro deseo es que se convierta en un hito a la hora de exponer las colecciones y de interpretarlas de otra manera".

Gustavo Pérez Diez
Laura Fernández Orgaz, en la presentación de Intangibles. Cortesía de Fundación Telefónica
Laura Fernández Orgaz, en la presentación de Intangibles. Cortesía de Fundación Telefónica

Son bastantes los expertos que opinan que adaptar las nuevas tecnologías a entornos tradicionales no es tarea fácil. No son menos los que reconocen que, al menos por el momento, la realidad virtual no consigue hacernos escapar por completo del mundo físico. Y en lo que casi la mayoría está de acuerdo es que una experiencia digital sobre una obra de arte jamás podrá sustituir al original.

Lo que está claro es que esto último no es el objetivo del disruptivo proyecto "Intangibles. Una exposición digital de la Colección Telefónica", que se acaba de inaugurar en su espacio de Gran Vía de Madrid, con piezas emblemáticas de la Colección Telefónica, y que, además, se exhibirá de forma simultánea en ocho ciudades de América Latina, entre ellas, Mar de Plata, Santiago de Chile, Bogotá, Quito o Ciudad de México. 

Y es que como aclaran sus responsables: "El objetivo de la exposición es una reflexión sobre cómo la revolución digital ha impactado en la manera de acercarse al arte, en sus límites físicos y sensoriales, en sus posibilidades casi ubicuas de reproductibilidad, o en la fragilidad de ciertos criterios y valores tradicionales".

La muestra, que podrá verse en la planta 3ª del Espacio Fundación Telefónica hasta el próximo 23 de febrero de 2020, está comisariada por Laura Fernández Orgaz, responsable de Colecciones y Exposiciones itinerantes de Fundación Telefónica, con quien hemos conversado sobre este novedoso e interesante proyecto en cuyo origen están cuestiones del tipo: ¿Se puede hacer una exposición de arte sin las obras físicas? ¿Es posible emocionarse sin contemplar el objeto artístico? ¿Qué otro tipo de experiencias puede proporcionar una obra de arte expuesta digitalmente? 

 

ARTEINFORMADO (AI): En los últimos años, gracias a la tecnología, las exposiciones se están redefiniendo y evolucionando. Entonces, ¿realmente hay que esperar que las nuevas tecnologías cambiarán aún más el juego? Y si es así, ¿cómo podrán los museos y centros de arte aprovechar sus ventajas?

Laura Fernández Orgaz (LFO): Las nuevas tecnologías han abierto la puerta a otra manera de exponer y de difundir el conocimiento. De la contemplación pasiva se ha pasado a la participación activa, y sabemos que eso puede facilitar el aprendizaje. El reto que nos pone la sociedad digital en la que estamos inmersos, es ahora mucho mayor. El fetiche por si solo puede emocionar pero en este contexto, la gente – sobre todo los jóvenes - cada vez demanda más otro tipo de experiencia. No podemos permanecer ajenos a eso.

AIDisponer de las últimas tecnologías requiere de una fuerte inversión y grandes medios. Por tanto, serán solo unos pocos los museos y centros de arte que podrán disponer de estas punteras tecnologías. Y con ello, se podría generar una mayor brecha digital entre aquellos con recursos y aquellos sin ellos. ¿Qué opina sobre ello? 

LFO: Las tecnologías más punteras con el paso del tiempo se van haciendo más asequibles y llegan a más personas. Hoy en día, una gran cantidad de museos occidentales tiene sus colecciones digitalizadas. Hace años esto era impensable. Ya no es extraño ver iniciativas de Realidad Aumentada, o Realidad Virtual en los museos….Bien es cierto que no a todos llega por igual. La evolución se va dando paulatinamente, y quizá a los más pequeños les llega más tarde, pero de un modo u otro, les termina llegando. 

Cortesía de Fundación Telefónica

AINo ha habido una época en la que las exposiciones hayan sido más populares que ahora. Los museos y centros de arte, como espacios públicos, pueden moldear la forma en que las personas se inician en un nuevo medio. De ahí, que adaptar a los visitantes a este tipo de nuevas tecnologías debe ser una tarea prioritaria pero que no debe ser fácil, y, por ello, la importancia que debe tener capacitar al personal de sala para interactuar con los visitantes que probablemente se encuentren con la realidad virtual por primera vez y puedan sentirse confundidos o vulnerables. ¿Cómo se han preparado en este sentido? ¿Cómo han trabajado la confianza que los visitantes van a depositar en este tipo de experiencias tan novedosas?

LFO: En el caso de Intangibles, cada una de las instalaciones tiene unas sencillas instrucciones de uso para interactuar con la obra. Hay además un equipo de mediadores que facilitarán esta labor. Y también contamos con el apoyo de los asistentes de sala. 

En cualquier caso, si algo hemos aprendido en el proceso de Design Thinking es a no dar por hecho y subestimar que los visitantes están más familiarizados con la tecnología de lo a priori se pueda pensar. A pesar de todo, hemos tratado de ser lo más claros posible. Contamos con que unas experiencias son más intuitivas que otras. Eso sí, algo fundamental es que los visitantes se lancen sin reparos a experimentar. 

Cortesía de Fundación Telefónica

AILa ubicuidad en la que, aparentemente, la tecnología nos ha sumido también se puede vivir en esta exposición, que se exhibirá de forma simultánea en ocho ciudades de América Latina y España. Nos podría explicar un poco cómo se experimentará esta simultaneidad en esos sitios y qué tipo de interacciones provocará entre ellos.

LFO: Al no haber obras reales las experiencias digitales se pueden replicar y adaptar al formato y tamaño de las sedes de cada uno de los países donde la Fundación está presente. Vamos a coincidir en el tiempo y además vamos a estar unidos a través de una herramienta diseñada adhoc, el Mapamundi de Intangibles, una especie de libro virtual de visitas donde la gente de los diferentes países puede dejar su opinión sobre la exposición, y los visitantes pueden leerlo. Eso además tiene una visualización muy atractiva de un globo terráqueo en el cielo. Los mensajes de los diferentes países se van almacenando en una serie de estrellas que brillan y al pinchar en cada uno de ellos, puedes leerlo y saber dónde fue escrito y por quién. 

AIFundación Telefónica es uno de los principales patrocinadores y mecenas tecnológico de grandes museos en España. Tras lanzar este nuevo proyecto, ¿cree que a los museos con los que colabora la fundación les podría interesar desarrollar una experiencia similar con sus colecciones? ¿Les van a plantear este tipo de proyecto disruptivos "tecnológicamente hablando"? ¿Tiene constancia de si alguno ya ha mostrado interés?

LFO: Esperamos que, de un modo u otro, el proyecto tenga su impacto y pueda inspirar experiencias parecidas o reflexiones en torno a los temas que plantea. Ahora vamos a comenzar a difundir el proyecto en diferentes foros y nuestro deseo es que se convierta en un hito a la hora de exponer las colecciones y de interpretarlas de otra manera. Y si, ya hay instituciones que han mostrado interés en la exposición para itinerarla. 

Cortesía de Fundación Telefónica

AIEn los Estados Unidos se celebra desde 1968 la conferencia Museum Computer Network, considerada uno de los eventos anuales más importantes sobre las aplicaciones de la tecnología en las instituciones culturales. ¿Existe en España o en la Unión Europea algún evento similar?  ¿Hay alguna red de museos y centros de arte españoles o de ámbito europeo colaborando en el desarrollo tecnológico?

LFO: No tengo constancia de que haya una red específica pero si hay ciertas iniciativas en torno a esto. Este año ha habido un proyecto europeo de bastante envergadura en el que hemos participado junto a otros museos europeos en la incorporación del Second Canvas, un zoom de de gran alcance que permite ver los cuadros en sus mínimos detalles, además de contar con información adicional sobre la obra desde diferentes puntos de vista. Nosotros tenemos varias obras de nuestra colección con esa aplicación. Por cierto, la empresa que lo desarrolla es española, y lleva varios años trabajando en ello con los museos de primer nivel, tipo el Prado y más pequeños.

 

Arte contemporáneo Arte digital Arte iberoamericano Arte tecnológico Arte virtual Realidad virtual
Compártelo
22 nov - 15 feb
Exposición en Cibrián / Donostia-San Sebastián, Guipúzcoa, España
Otras noticias de Entrevistas
10 dic de 2019

Claudia Hakim: "El MAMBO es un espacio de los bogotanos y colombianos"

"Ya vemos una reacción positiva y de admiración y aceptación hacia el museo".

04 dic de 2019

Alicia Ventura: "El binomio público-privado es un avance y no significa un retroceso social"

"Ahora estamos en un momento de elaboración y pensamiento de nuevas acciones necesarios y haciendo mucho hincapié en el carácter social del arte".

26 nov de 2019

Susana Lloret: "El mecenazgo no es sólo poner dinero. Exige un compromiso real y mucha dedicación"

"Somos una entidad privada pero con una clara vocación pública, y por eso pensamos que la colaboración público-privada puede dar muy buenos frutos".

Ver más noticias

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme