• Entrevistas
  • España
  • Portugal

Pepe Font de Mora: "No estamos haciendo un centro de nuestro gusto sino con el objetivo de resultar útiles"

Pepe Font de Mora. Fotografía de César Ordóñez. Cortesía de Fundació Foto Colectania | Pepe Font de Mora: "No estamos haciendo un centro de nuestro gusto sino con el objetivo de resultar útiles"
Pepe Font de Mora. Fotografía de César Ordóñez. Cortesía de Fundació Foto Colectania | Pepe Font de Mora: "No estamos haciendo un centro de nuestro gusto sino con el objetivo de resultar útiles"

"La visión de Mario Rotllant fue capital para decidir por donde iría la colección pero él nos ha dado una autonomía total tanto en la gestión del proyecto como en la selección de la colección".

  • Gustavo Pérez Diez

"Tenemos una convicción de que hay que colaborar pero, además, creemos que es una necesidad. Cuando haces cosas con otra gente puedes hacer muchas más y sobretodo se multiplica la energia y los resultados".

La declarada y firme vocación altruista de ciertos coleccionistas provoca que, en algunas ocasiones, lleven a cabo proyectos privados con una clara vocación pública, incluso, desde antes, de su puesta en marcha. Este es, sin duda alguna, el caso de Mario Rotllant y su Fundació Foto Colectania, de Barcelona, que, bajo la dirección de Pepe Font de Mora, tras 15 años y más de 40 exposiciones en la calle Julián Romea del barrio de Gracia dará comienzo a una nueva etapa, a partir del próximo mes de marzo, inaugurando su nueva sede, ubicada en el Paseo Picasso 14 del barrio del Born, con 500 m2 y con vistas a la calle.

Gustavo Pérez Diez, redactor jefe de ARTEINFORMADO, ha conversado con Font de Mora sobre la nueva etapa y los planes de futuro de la fundación, donde la educación, reflexión e investigación sobre fotografía, así como la decidida apuesta por las nuevas tecnologías y las publicaciones propias y, por supuesto, las colaboraciones y coproducciones con centros nacionales e internacionales, seguirán siendo el santo y seña de esta entidad privada con clara vocación pública.

Además, como no podía ser de otra forma, también se aborda el camino recorrido hasta este momento, comprobando que algunas de las claves de su éxito se deben, en gran medida, a ser un proyecto dotado de un carácter casi único.

ARTEINFORMADO (AI)Después de 15 años y más de 40 exposiciones en la calle Julián Romea del barrio de Gracia, Foto Colectania empieza una nueva etapa en el Paseo Picasso 14, en el barrio del Born. ¿Qué papel seguirá jugando Foto Colectania?

Pepe Font de Mora (PFDM): En 2016 hemos empezado una nueva etapa en la que como siempre hemos querido aprovechar lo mejor posible nuestro histórico pero también con nuevos objetivos. Los nuevos objetivos están centrados fundamentalmente en dos áreas. Uno es la reflexión de la imagen y la fotografía con nuevos programas y otro la vertiente de la educación de la fotografía y de la imagen. Queremos incidir en que somos un centro de fotografía, por tanto, hacemos exposiciones, un programa de actividades, por un lado que son públicas, desde presentaciones de libros, en que llevamos incidiendo mucho, a ciclos con fotógrafos. Otro ámbito que es el educativo en el que hacemos talleres, fundamentalmente para niños, pero también para escuelas amigas de fotografía.

Otro ámbito muy potente que en los últimos años está danto una estabilidad al proyecto son los amigos y los socios, realizando actividades no públicas, exclusivamente para ellos. Se trata de un programa anual de salidas, visitas y actividades dentro de la fundación.

Y, finalmente, la apuesta de programas on-line y de nuevos programas. Dentro de estos hay dos, que son, además, los programas que se han hecho con la colaboración de la Fundació Banc Sabadell, que ha hecho una apuesta muy importante con nuestra fundación. Hemos abierto uno, únicamente on-line, que se llama 'Correspondencias' y que ha empezado este año y que se vertebraba en torno al año temático de 2016 que tenía el lema "¿Pero que és la fotografía?". Correspondias ha sido un magnífco paraguas, basado en la antigua correspondencia por carta, del cual se han hecho tres entregas y en el que han participado grandes pensadores y creadores como Abigail SolomonUrs Stabel y Joan Fontcuberta, entre otros.

Y hay otro sobre debate y reflexión en torno a la creación contemporánea en fotografía que se llama 'DONE', que lo hemos empezado a finales de año, por hacer un poco de transición entre el final de la sede la sede de Julián Romea y el principio de la nueva sede. Es decir, durará cinco meses y es un programa muy intenso que baila entre el mundo on-line y off-line, que engloba tres actividades. Por un lado, una conferencia, por otro lado un laboratorio de experimentación y por otro lo que llamamos Grab ??? que es una propuesta que queda solo on-line.

AI: Como Fundación desde el primer momento tuvisteis claro que no queríais comerciar con fotografías, no queríais entrar en el mercado de la fotografía. Primero para no crear confusión y segundo para tener un punto independiente. ¿Tenemos más puntos en común con un museo o centro público?. ¿Qué diferencia hay entonces entre una colección privada y pública?

PFDM: Estás dando en la clave de cuando nosotros explicamos nuestro proyecto de colección. Efectivamente, es un híbrido de lo que para mí sería una colección pública y una colección privada y un centro público y un centro privado. La esencia de esto está en el principio de Foto Colectania cuyo germen es la colección de Mario Rotllant, que es nuestro presidente. El espíritu de su colección, que la iniciamos juntos, que tenía un sentido privado, con lo que implica la libertad de ser una colección privada, pero con una vocación pública. Es decir, tenía un objetivo de compartirla socialmente.

Esto que te digo es un poco la esencia de los centros privados y de un centro de fotografía como el nuestro. Es decir, no por ser privado renunciamos a objetivos públicos como es compartir tanto la colección como el centro. Por tanto, nos identificamos mucho más con un centro abierto internacional de fotografía y con una vocación pública.

Y el cuestionamiento que nos hemos hecho todos estos años y en esta nueva etapa precisamente va en la línea de ver nuestra utilidad y funcionalidad pública para la sociedad pero lo hacemos desde la vertiente privada. Nuestra financiación es fundamentalmente privada. Un 90% de nuestro presupuesto proviene de fondos privados. Nuestros colaboradores, patrocinadores ven que no estamos haciendo un centro de nuestro gusto sino con el objetivo de resultar útiles.

AI: En la actualidad, la colección de la fundación está formada por 3.000 fotografías de 80 fotógrafos, que abarcan los distintos estilos artísticos que se han desarrollado en el campo de la fotografía desde 1950 hasta la actualidad. En este sentido, me llama la atención que la idea de la colección  es que el trabajo de los fotógrafos se entienda en su totalidad. ¿Menos autores pero mejor corpus de obra? ¿Pocos pero bien representados? ¿Calidad versus cantidad de nombres?

PFDM: Esto fue un origen desde el primer momento. Nosotros decidimos acotar los países Portugal y España, precisamente por dejar una vía de futuro abierta. Y porque entre España y Portugal había, quizás, más similitudes en la fotografía que con otros países de nuestro entorno y, luego, si que vimos muy claramente, lo contemporáneo y vimos algo que va muy en la línea de muchos fotógrafos contemporáneos que hay una necesidad de narrar de contar las historias no en una sola imagen sino en varias imágenes. Por eso, muchos fotógrafos trabajan con series e incluso las desarrollan a lo largo de muchísimos años de su vida y queríamos un poco ser fieles a eso.

Es una colección, por tanto, que pretende mostrarnos a cada uno de los fotógrafos. Y hemos querido, en los casos que hemos podido, tener series de todos los momentos. Por ejemplo, de Joan Fontcuberta tenemos series desde el principio hasta hoy día e intentamos si podemos dentro de nuestro discreto presupuesto seguir adquiriendo.

Por un lado, por ser fieles a esa manera de trabajar los fotógrafos y segundo por tener un corpus importante, un legado importante para el futuro. Cuando empezamos a coleccionar hace más de 15 años pocas colecciones en España se centraban en el trabajo completo de un artista y ahora tenemos la alegría de ver como el Reina Sofía, el MNAC o algunos coleccionistas privados se han animado a ello.

Aprovechamos el buen momento de comprar cuando a algunos de estos fotógrafos nadie les había comprado y fue una oportunidad para tener un corpus tan importante de fotógrafos de los años 50 y 60 que, hoy, en algunos casos, es casi imposible encontrar tantas piezas de un solo artista. La apuesta de Marío Rotllant fue muy importante para que hayamos llegado a tener esta colección.

AI: ¿Qué criterios seguís para que un fotógrafo entre a formar parte de la colección? ¿Qué canales de compra empleáis?

PFDM: El grueso o corpus de muchos autores se hizo al principio, incluso unos años antes de fundar la colección, pero hemos intentado continuar con un presupuesto mucho más pequeño la colección. Solamente, por pura curiosidad nosotros visitamos las ferias internacionales y nos interesa muchísimo que pasa en el mercado internacional. A los creadores españoles y portugueses los seguimos fundamentalmente por las galerías y por las exposiciones. Cuando a un autor lo representa una galería vamos primero a la galería, lógicamente. Al comienzo a algunos no les representa ninguna galería pero ahora si tienen. Cuando nos interesa algún autor y la empatía con él al plantearle el proyecto ha hecho que nos presenten trabajos no tan conocidos y que nos tratan muy bien en el aspecto económico. Por ello, el contacto con el autor ha sido importantísimo.

¿Qué pretende la colección?. El ser una representación de los años 50 hasta hoy con los creadores que a nosotros nos parecen más representativos o más interesantes. Tenemos la libertad del coleccionista privado de decidir sin más condicionantes que nuestro Patronato y las decisiones que tomamos nosotros. Y a la vez si que tenemos muy en cuenta ese carácter híbrido de ser una coleccion privada con vocación pública con el objetivo de representar muy bien esa historia de los creadores contemporáneos de Portugal y España.

AI: Hablemos un poco de la colección. Sois uno de los pocos casos, o me atrevería a decir que el único en España, cuya colección desde su nacimiento tiene una personalidad que la convierte en un híbrido entre una colección privada y una pública. ¿Esto se debe a su impulsor Marío Rotllant y a su manera muy personal de entender el coleccionismo?

PFDM: Eso es al ciento por ciento. Pero él siempre nos ha dado una autonomía total tanto en la gestión del proyecto como en la selección de la colección. Es decir, él es un catalizador e impulsor del proyecto, pero nos ha hado absoluta libertad para coleccionar y marcar los criterios de la colección. Por supuesto, que los compartimos con él. Lo que sí que nos ha marcado muy claramente es el ser un centro que busque la excelencia, que persiga los objetivos de los que hablábamos antes y el que la colección tenga un peso muy importante en el proyecto.

AI: Una de los aspectos que mejor definen a Foto Colectania es vuestra decidida apuesta por las colaboraciones. De hecho, una de las líneas expositivas de la Fundación en estos 15 años ha sido mostrar colecciones fotográficas, mayoritariamente, privadas, como la Margulies de Miami o la colección Televisa de México, o también co-producciones con otros espacios especializados en fotografía como La Fabrica de Madrid. ¿Cómo defínes estas colaboraciones y co-producciones? ¿Seguirán en el futuro?

PFDM: Tenemos una convicción de que hay que colaborar pero además creemos que es una necesidad. Cuando haces cosas con otra gente puedes hacer muchas más y sobretodo se multiplica la energia y los resultados. Hemos hecho muchas colaboraciones sobretodo con otros centros de fuera de Barcelona, algunos centros internacionales y centros también en Barcelona que es algo bastante atípico. Hemos hecho colaboraciones con centros como La Virreina y con el CCCB, en donde tendremos la primera exposición del nuevo centro, y Caja Madrid cuando tenía sede en Barcelona con la filosofía de que es la manera real de conseguir proyectos que soñabas hacer y que muchas veces es difícil.

El ejemplo de la colección Margulies es uno de los ejemplos más importantes. Nosotros hicimos este proyecto gracias a la buena amistad entre Martin Margulies y Mario Rotllant. La Margulies es una de las grandes colecciones de fotografía y de arte del mundo con su fundación en Miami. Pero se sobrepasaba con mucho nuestro presupuesto para poder traerla. Hicimos una co-producción con la Fundación Barrié de la Maza y luego aquí en Barcelona con la Fundación Suñol y se pudo traer esa colección que se presentó por primera vez en Europa. Después de eso hemos traído otros fondos suyos como la exposición de Danny Lyon y hemos seguido colaborando con él y ahora será colaborador del nuevo proyecto.

Otra vía son las co-ediciones. En los primeros años editábamos nosotros solos y lo distribuíamos en España y Portugal y ahora co-editamos con La Fábrica por ejemplo o con la editorial RM en los últimos años. Y es la manera de conseguir mucha más difusión.

AI: Siguiendo con las colaboraciones, no solo organizáis exposiciones sino también conferencias, colaborando con centros como el referido de La Virreina, en las que se analizan, entre otras cuestiones, la situación o condición de la fotografía actual. En ellas han participado algunos de los fotógrafos españoles más internacionales y galardonados como Joan Fontcuberta. ¿Educar, reflexionar e investigar siempre ha formado parte del ADN de la fundación?

PFDM: Reflexionar sobre la fotografía siempre ha estado en el ADN, porque creemos que con las colecciones de fotografía se reflexionaba sobre las diferentes maneras de coleccionar. Por otro lado, con las activades relacionadas con las exposiciones y con los ciclos de conferencias que no tienen nada que ver con las exposiciones se reflexiona sobre la imagen y también ha estado en nuestro ADN.

No somos de los de los centros que hacemos reseteado sino que somos de los centros que queremos aprovechar la trayectoria de lo anterior. En un centro pequeño tienes que enfocar bien tus objetivos. Nosotros no tenemos un departamento educativo pero hemos hecho en los últimos años una labor con escuelas de fotografía en torno a muchos temas y ciclos como 'El proyector' para difundir la obra de los estudiantes de fotografía. Ahora, en este objetivo de enfocar bien si que hemos marcado con la nueva etapa la reflexión como caballo de batalla fundamental.

Las exposiciones tendrán su peso, los programas públicos tendrán su peso pero estos años temáticos y los nuevos programas están muy focalizados en la nueva etapa. En este 2016 hemos enfocado la reflexión con clave y queremos que en los próximos años sea la educación la siguiente prioridad total. Aún así, ya hemos empezado con la educacion con dos líneas de trabajo. Una en torno a las exposiciones y otra el nuevo programa de educación on-line 'Imagen Red' que lo lidera Julián Barón, que es un gran especialista y ha sido profesor de Blankpaper.

AI: ¿Crecéis en estructura? ¿Vais a dotaros de un departamento de educación? ¿Tendréis más servicios?

PFDM: Sí, hemos ampliado un poco la plantilla. El nuevo centro tendrá algunos metros más que nos permite tener más espacio para la cámara de conservación y para la sala de exposiciones, que en la antigua sede la utizábamos de espacio multiusos. Abrimos un espacio muy potente en la biblioteca con nuevos retos en ella y también con una pequeña sala audiovisual. Entonces, si que reforzamos la estructura.

AI: ¿Nos podrías comentar un poco más cómo es el nuevo espacio y la zona donde os ubicáis?

PFDM: Tendremos un espacio más accesible ya que nosotros estamos en una pequeña callecita. La visibiladad será mucho mayor con una salida a calle en un barrio mas movido culturalmente, en los últimos años, en donde además del Museo Picasso hay otros nuevos centros. Ahí si que creo que vamos a notar mucho el efecto del nuevo centro. Llevábamos más de dos años buscando este espacio que al igual que nuestra antigua sede será alquilado.

Es un espacio de 500 m2 que hasta hace muy poquito tiempo era una tienda centenaria de las más antiguas de Barcelona de 1910 y que ha estado activa desde entonces, dedicada a los productos del cuero y al caballo en sus inicios porque era la zona del mercado del Born. Nosotros hemos restaurado buena parte del mobiliario que había en esta tienda. Y será un espacio muy interesante que tendrá el cubo blanco de la sala de exposiciones, la cámara de conservación, la biblioteca, la parte de oficinas y recepción, donde haremos una pequeña tienda.

AI: Abundando en la programación expositiva. ¿Seguiréis con las tres exposiciones temporales al año? ¿Nos puedes adelantar alguna exposición? ¿Vais a dedicar algún espacio a colección permanente?

PFDM: La primera exposición de la nueva sede será una exposición internacional muy grande muy potente en torno a los fotolibros contemporáneos que se llama "Fenómeno Fotolibro" y se hará, a partir de marzo, y es una exposición que se hace conjuntamente con el CCCB. Una parte será en este centro y la otra en nuestra nueva sede.

La colección no tendrá un espacio permanente porque lo que hemos buscado siempre es que el centro con sus actividades tenga una perspectiva muy internacional y mucha actividad y la colección se mueva fuera de Barcelona. En estos 15 años hemos realizado 105 exposiciones itinerantes, de las cuales unas 60 son de la colección. La estrategia ha sido hacer cosas en nuestro espacio que es un espacio mediano (crecemos ahora) con exposiciones temporales y con actividades muy centradas en la visión internacional del centro y movamos nuestra colección alrededor del mundo.

AI: Tambien publicáis libros y catálogos de vuestras muestras, uno de los últimos "Barcelona 1957" de Leopoldo Pomés, y además tenéis la revista digital Impresiones. Sin duda, es otra línea más de vuestra labor de difusión del coleccionismo de fotografía?. ¿Seguiréis potenciando estas publicaciones?

PFDM: Uno de los "defectos" de ser privados es que los proyectos se hacen si consigues financiación. Así, como nosotros en nuestros primeros años publicábamos muchos libros. Ahora, vamos haciendo los proyectos si son viables. En los últimos años hemos publicado mucho menos, hemos de reconocerlo. Pero en el año 2017 tendrá casi seguro tres publicaciones, una por cada exposición. Con la primera exposición de "Fotolibros" se hará un catálogo muy especial y se co-edita con la editorial RM. Ademas, a principios del año que viene vamos a sacar una revista que englobará buena parte de los contenidos de ese año temático.

AI: Sois una fundación privada sin lucro. ¿Cómo os financiáis? ¿Cuál es vuestro presupuesto?

PFDM: Nuestro presupuesto es de unos 600.000 Euros anuales. Además, contamos con el soporte de nuestros socios y colaboradores. Más del 80% de nuestra financiación no son recursos propios sino recursos que conseguimos a buena parte de los patrocinadores y socios. Queremos que los socios sean unas de las patas claves y que sean en el futuro un 25% del presupuesto, es lo que estamos persiguiendo y creemos que no es tan irreal dentro de unos años.

AI: Precisamente, en este 2016, habéis contado como principales colaboradores y como grandes aliados de vuestros programas con la Fundació Banc Sabadell y la Fundació DAMM. ¿Seguiréis contando con su apoyo en la nueva etapa?

PFDM: No quiero olvidar los colaboradores y patrocinadores institucionales de muchos años que son fieles con nosotros como Havas Media, Latham & Watkins, Roda y Nespresso. Efectivamente, Fundació Banc Sabadell ha sido el gran patrocinador principal de este año y continuará el año que viene, está confirmado. Y también para los programas públicos Fundació Damm continuará con nosotros. Además, incorporaremos a un patrociandor tecnológico con el que estamos cerrando el acuerdo y que se anunciará, próximamente, y que es muy importante porque queremos hacer un centro de fotografía totalmente del siglo XXI con lo cual la tecnología en el nuevo centro será clave.

AI: ¿Con cuántos socios contáis en la actualidad?¿Qué implica ser socio/a de Foto Colectania? ¿Necesariamente son coleccionistas o qué otros perfiles tienen?

PFDM: Nosotros tenemos dos figuras muy importantes de apoyo que son los socios y los amigos. Los amigos dan una aportación muy pequeña pero que permite que todo el mundo pueda colaborar y para los que hacemos una parte de la programación de actividades, con una activdad mensual que está pensada para ellos. Y los socios son una figura clave, porque muchos de ellos son muy cercanos, pero nosotros no pedimos por ser socio que haya una implicación necesariamente de trabajar con nosotros.

Ahora, bien, hay muchos, por ejemplo, en la nueva etapa hay algunos socios que están colaborando con nosotros desarrollando el proyecto de la biblioteca, de la sala audiovisual o de otros proyectos. Pero lo principal es que están muy cerca de nosotros les informamos primero que a nadie de las novedades de los proyectos que estamos realizando. Y ello, tienen un retorno importante como muchos de nuestros patrocinadores o colaboradores que son las actividades exclusivas para ellos y una fotografía que desde hace más de diez años un fotógrafo nos dona de una tirada exclusiva que hace para ellos. Ahora estamos en unos 95 socios y la aportación es de unos 1.000 Euros al año. Dentro de ese grupo hay algún socio honorífico porque nos ha hecho donaciones a la colección o ha hecho unas aportaciones muy excepcionales. Hay gente desde el mundo de la empresa a coleccionistas, fotógrafos y mucha gente que son amantes del arte.

AI: Después de todo lo que nos ha contado la pregunta que cierra la entrevista es más que obligada. ¿Coleccionar en el siglo XXI es más que atesorar y acumular obras de arte?

PFDM: Obviamente, sí. Está en nuestro proyecto desde el inicio y, como decía antes, es la filosofía de Marío Rottlant desde el primer minuto. Él compró la primera foto de la colección de Foto Colectania teniendo el proyecto claro y el proyecto era 'quiero compartir esta colección', quiero literalmente dejar de hacer una colección que tenía pensada en su disfrute personal para compartirla con esa vocacición pública.

Además, como dice uno de nuestros socios y gran coleccionista Hans Neffkens "no tiene ningún sentido celebrar el cumpleaños y comerte tú solo el pastel". Por tanto, lo creemos firmemente y creemos que es muy bueno compartir esa idea de que una colección cuanto más viva, cuanto más se mueva y cuanto más se comparta más sentido tiene. Una de las mayores satisfacciones es que después de todos estos años la colección tiene una media de salidas en préstamos de 500 fotografías al año.

Galería de imagenes

  • Arte contemporáneo
  • Fotografía
  • Fotolibro