Jelena Sredanovic
Evento finalizado
03
feb 2012
23
feb 2012

Compártelo

Cuándo: 03 feb de 2012 - 23 feb de 2012
Inauguración: 03 feb de 2012
Dónde: Fundación BilbaoArte Fundazioa / Urazurrutia, 32 / Bilbao, Vizcaya, España
Organizada por: Fundación BilbaoArte Fundazioa
Artistas participantes: Jelena Sredanovic
Publicada el 03 jun de 2014      Vista 98 veces

Descripción de la Exposición

La artista desarrolló su proyecto durante el año 2011 en el taller de grabado y serigrafía de la Fundación Bilbao Arte Fundazioa, dentro del programa anual de becas de producción patrocinado por la Fundación BBK. La exposición podrá ser visitada hasta el próximo 23 de febrero.

 

Este proyecto es el reflejo del creciente interés que la artista concede a los fenómenos y patrones de la naturaleza. En sus viajes, fotografía los paisajes aéreos que avista desde la ventana del avión. La lente de su cámara captura el aspecto cambiante de la tierra a través de la fina capa de nubes, que le sirve como punto de partida para su trabajo.

 

A través de la xilografía y de múltiples capas de papel japonés la obra se conforma como una estratificación de capas que, aunque físicamente independientes, interaccionan entre ellas como un conjunto creado a través de la imbricación óptica de los colores, dando la sensación de profundidad y de movimiento. Su serie parece guardar recuerdos como palimpsesto. Con esta forma de proceder explora nuevas posibilidades y perspectivas de los medios utilizados involucrando al espacio y a la luz como elementos esenciales en la percepción del arte.

 

---------------------------

 

Viento y Agua

 

Conocí a Jelena Sredanovi? en Cuenca en otoño del 2008, cuando acudió a la valoración de portafolios que formaba parte del primer festival Ingráfica. En primer lugar, quedé impresionado por el hecho de que hubiera viajado desde Serbia para estar en Cuenca, aunque más aún por la calidad y originalidad del trabajo de esta joven artista. Jelena procede de Novi Sad, la segunda ciudad de la República de Serbia, ciudad que en el siglo XIX se granjeó el sobrenombre de la Atenas serbia debido a la influencia ejercida por su vida cultural y política sobre la región. Serbia, además de su larga historia cultural, posee una vibrante cultura de arte contemporáneo cuyo desconocimiento fuera del país no se merece. Los complejos problemas que tuvieron lugar en la agrupación de países conocidos como Yugoslavia, en especial en la última década del siglo XX cuando la región entró en conflicto, han servido para eclipsar un conocimiento más amplio de este país tan rico en cultura e historia. Desde la campaña de bombardeos de la OTAN en 1999, durante la cual Novi Sad, así como la capital, Belgrado, sufrieron considerables daños (entre ellos la destrucción de los tres puentes que cruzaban el Danubio), se ha logrado un éxito considerable en la reconstrucción de la ciudad, en consonancia con la ambición serbia de unirse a la Unión Europea.

 

Jelena Sredanovi? nació en Novi Sad en 1982, su actual lugar de residencia, y se graduó con un máster en Artes Gráficas en la Academia de Bellas Artes de su ciudad natal, donde actualmente sigue un curso de doctorado. Sus estudios adicionales la han llevado a Belgrado, Salzburgo y otras ciudades europeas; asimismo ya posee un buen historial de exposiciones individuales y colectivas dentro y fuera de Serbia. Su obra se ha expuesto de forma regular en la galería Graficki Kolektiv de Belgrado; esta galería, célebre por mostrar y promover el grabado y las artes gráficas, celebró 60 años de actividad continua en el 2009, un récord de longevidad sin precedentes en el mundo. En el año 2009, la obra de esta artista fue galardonada con el segundo premio Walter Kotschatsky tras su exhibición en el MUMOK (Museo de Arte Moderno de Viena).

 

Tras haber vivido el violento periodo del cambio de siglo al final de su adolescencia, cabría esperar que esta joven artista hubiera reaccionado con una obra que reflejase el trauma de aquella época, una obra que contuviese un fuerte elemento de protesta y angustia. En cambio, Sredanovi? ha producido una obra derivada del registro de imágenes de reflejos sobre el agua, que demuestra no solo un impresionante dominio de los métodos y técnicas del grabado, sino también una gran madurez y un sentido coherente de la calma y el orden. Sobre este fenómeno aparentemente muy básico y simple, ha escrito: «El reflejo de los árboles sobre estanques en calma, las ondas que se encrespan y se arremolinan provocando en cierto modo el vibrante efecto de rayos de luz, así como las sombras que se extienden transversalmente y se superponen con círculos de agua, son los temas más frecuentes de mis grabados. Los reflejos sobre el agua crean formas que empiezan a asumir una vida autónoma propia». El método de creación de tales imágenes resulta de algún modo mucho más cercano al proceso meditativo zen del Lejano Oriente, y rara vez se ve con tal intensidad en Europa. La vida autónoma que ella menciona también fue recogida por el poeta estadounidense Kenneth Rexroth en su poema Una carta a William Carlos Williams, en el que escribe: «Y el hermoso río que él vio aún fluye por sus venas, como lo hace por las nuestras, y fluye en nuestros ojos, y fluye en el tiempo, y nos hace parte de sí mismo y de él». Rexroth se refiere a esto, y a la tarea del poeta, como una «relación sacramental»: creo que la tarea de un artista no es diferente.

 

Sredanovi? es meticulosa al grabar los reflejos sobre las superficies acuáticas y posee una aguda capacidad para concentrarse sobre lo que tiene ante sí. Un pescador aprende a desenfocar su mirada para ver los movimientos bajo el agua; de manera similar, ella tiene la habilidad de concentrar su vista en la superficie infinitamente delgada del agua y de ver en ella patrones de luces y sombras, así como los colores que conjuntamente forman las imágenes en continuo movimiento frente a ella. Mucha gente que camina junto a ríos o lagos carece de la habilidad (o prefiere no dedicarle tiempo) para ver tales imágenes evanescentes. Una vez registradas estas experiencias, comienza el proceso de trasladarlas a su obra, primero en forma de dibujos y luego trazadas sobre láminas de madera. Después de meses de un minucioso tallado a mano, obtiene los bloques que le sirven para imprimir sus grabados.

 

Lo que comienza siendo un proceso mental de concentración se transforma en otro intensamente físico de principio a fin, en el que debe mantenerse el poder de la imagen mental. La xilografía posee una larga historia, y su tradición merece respeto. La creación de una matriz sobre una superficie natural impone una característica distintiva con la que el artista debe trabajar para buscar la combinación más apropiada de líneas, textura y color. Es este un proceso artesanal intensivo y solo cuando ha alcanzado un punto de comprensión intuitivo, Sredanovi? puede producir sus grabados, trabajando con tintas transparentes sobre papel japonés, que es transparente y resistente; grabados que son en sí mismos el resultado de un proceso artesanal muy complejo y tradicional.

 

Jelena Sredanovi? entiende la naturaleza de este proceso como algo análogo a un palimpsesto, en el que a menudo concibe imágenes que necesitan grabarse en dos o tres hojas de papel, que se superponen al exponerlas. Esto, unido a su cuidadoso control del color múltiple, que a veces requiere 6 láminas separadas, confiere a su obra cualidades excelentes, combinando una gran habilidad técnica y una sensibilidad que transmiten una profunda impresión de la serenidad de la luz sobre el agua. Estos magistrales grabados resultan sosegados, dignos de contemplarse con calma, dándoles el tiempo necesario para que transmitan tanto su significado aparente como el oculto.

 

Richard Noyce

Gales, enero de 2012

 

Actualizado

el 26 may de 2016

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme