¿Tienes OBRAS nuevas? ¡PUBLÍCALAS! ¡Podrán entrar en nuestra selección semanal!
Fran Martí, Mujer Karo, Etiopía, 2012
Evento finalizado
26
feb 2014
30
mar 2014

Compártelo

Cuándo: 26 feb de 2014 - 30 mar de 2014
Inauguración: 26 feb de 2014
Dónde: Out of Africa Gallery / Carrer Nou, 1 / Sitges, Barcelona, España
Organizada por: Out of Africa gallery
Artistas participantes: Fran Martí
Etiquetas:
Publicada el 03 jun de 2014      Vista 219 veces

Descripción de la Exposición

La exposición aborda con sensibilidad el modo de vida y el arte corporal de las tribus del valle del Omo (al sur de Etiopía), algunas de las cuales están en riesgo de extinción. En este trabajo, la autenticidad de lo ancestral contrastada con técnicas de iluminación artificial, transmite un aire irreal que conmueve y perturba. Fran Marti es un artista independiente con una extensa trayectoria como fotógrafo de viajes y de retrato editorial. Poesía narrativa y poesía de la imagen son las coordenadas de las constantes de Martí: la nostalgia, el tránsito y la identidad del individuo. Un panta rei que evoca el paraíso en el exilio.

-------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------

Fran Marti es un autor independiente con una extensa trayectoria como fotógrafo de viajes y de retrato editorial que empezó su andadura fotográfica en 1978 alternando su dedicación profesional con su gran pasión: la fotografía. El artista entiende esta disciplina no sólo como una especialidad puramente artística sino también como una disciplina narrativa no exenta de contenido poético capaz de reflejar diferentes realidades. Poesía narrativa y poesía-imagen son coordenadas de las constantes de Martí: la nostalgia, el tránsito y la identidad del individuo. Un 'panta rei' que evoca el paraíso en el exilio.

 

'Etiopía, entre sueño y realidad' es un ensayo fotográfico desarrollado en dos viajes a Etiopía. El primero durante 24 días en verano de 2011 y el segundo junto al fotógrafo Juan Manel Castro Prieto durante 16 días en noviembre de 2012. Saliendo de la capital Addis Ababa hacia Arbamich y recorriendo después Dorze (etnia del mismo nombre), Chamo Lake, Jinka (etnias Banna y Tsemay), Mago National Park (etnia Mursi), Karo Kortcho (etnia Karo), Dimeka (etnia Banna), Turmi (etnias Hamer y Erbore), Omorate (etnia Dassanech) y Konso (etnia del mismo nombre).

 

El proyecto aborda como temática el modo de vida y la estética de las tribus del Sur del país, algunas de las cuales están en riesgo real de extinción, centrándose específicamente en el Valle bajo del Omo. Este valle fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1980 por la multitud e importancia de yacimientos paleontológicos que se da en esa zona. Allí fue donde se encontraron los restos fosilizados de Hombre de Kibish, los Homo Sapiens más antiguos hasta la fecha.

 

Curiosamente, en este lugar que vio nacer a nuestros más viejos antepasados, viven en la actualidad tribus que parecen haberse quedado en la prehistoria. Por supuesto, el contacto con la civilización occidental les ha hecho aprender de la modernidad a marchas forzadas, pero siguen manteniendo costumbres y formas de vida ancladas en el pasado.

 

En las fotografías de Fran Marti contrasta la autenticidad de lo ancestral con técnicas de iluminación artificial que dan un aire irreal a lo que fotografía, jugando con esa dicotomía para conmover y perturbar.

 

Algunas de las imágenes de Fran Marti forman parte de un libro en preparación que se presentará en próximas fechas en el Museo Thyssen - Bornemisza de Madrid.

 

La estética de las tribus del Valle bajo del Omo

 

El valle bajo del Omo es el territorio de los fieros Mursi y sus adornos bucales, los Hamer y sus mujeres trenzadas de color ocre, los Karo y sus pinturas inquietantes, las mujeres Erbore y sus collares o los Dorze y sus fascinantes casas elefante, llamadas así por su apariencia.

 

Los Karo son una de las tribus más pequeñas que habitan la cuenca del Omo, con menos de 2.000 miembros. Los Karo marcan sus rangos sociales y sus identidades personales con los adornos de sus cuerpos, y son considerados como los maestros de la pintura corporal que siguen utilizando en su sentido primigenio. Aparte se hacen escarificaciones corporales con diferentes significados, representando

 

la muerte de un rival, o de un peligroso animal y llevan los labios inferiores traspasados de arriba abajo por largos clavos; las orejas atravesadas por llamativas arandelas; sus cabezas rodeadas por cintas multicolores y coronadas por penachos de plumas; colgantes de todos los tamaños y materiales al cuello y los cuerpos embadurnados de grasa. Se decoran la cara con tiza blanca para prepararse para las ceremonias. La tiza se mezcla con piedra amarilla, mineral de hierro de color rojo y carbón de leña.

 

Las mujeres de esta etnia se untan el cabello con una mezcla de arcilla roja y mantequilla. Se adornan con muchos collares de vivos colores y brazaletes metálicos. Visten faldas de piel y suelen llevar imperdibles u objetos metálicos en el labio inferior. Los Karo se hacen cicatrices en un particular gusto de la estética.

 

Los Mursi suman alrededor de 6.500 personas. Incorporan materiales de animales en su atuendo, incluyendo plumas y huesos. Aunque principalmente, utilizan elementos vegetales, como loas mazorcas de maíz para adornar sus cabezas.

 

Para las mujeres Mursi sus pesados adornos y sus platos labiales son sinónymo de prestigio y de belleza. Alcanzada la pubertad, las jóvenes mujeres empiezan a usar un plato de arcilla o de madera en su labio inferior. Con una incisión en el labio, van insertando gradualmente un disco de mayor tamaño y algunas llegan a llevar platos de hasta 18 centímetros de diámetro. Lo mismo ocurre con los lóbulos de las orejas. También adornan sus cabezas con cuernos de buey, con cascadas de bucles metálicos, conchas que cogen del río,...

 

Los hombres Mursi se caracterizan por los tatuajes blancos con los que decoran sus cuerpos, habitualmente desnudos.

 

Es la tribu más guerrera del valle del Omo.

 

Los Erbore viven al oeste del río Woyto y son una tribu que subsiste de la agricultura y del ganado. Los Erbore tienen el gusto por la ornamentación.

 

El hombre Erbore se pinta con diversidad de puntos que lo hace inconfundible. También practica la escarificación corporal de puntos en relieve en el pecho y el abdomen, y llevan camisetas y pareo. Un hombre se puede casar con una mujer de otra etnia, sea Borana, Dassanech, menos Hamer y no se ve bien una unión con una mujer Konso.

 

La mujer lleva una gran cantidad de colgantes de color que llevan en todo el cuerpo. Las jóvenes suelen rasurarse el pelo de la cabeza y usan un pañuelo negro para cubrir la cabeza.

 

Actualizado

el 26 may de 2016

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?
15 ene - 15 jun
Premio en Santander, Cantabria, España

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme