Antonio Alcaraz, Tabacalera 1. Alicante, 2010
Evento finalizado
01
jul 2011
27
ago 2011

Compártelo en redes

Cuándo: 01 jul de 2011 - 27 ago de 2011
Inauguración: 01 jul de 2011
Dónde: Aural / Labradores, 17 / Alicante, España
Organizada por: Aural
Artistas participantes: Antonio Alcaraz
Publicada el 03 jun de 2014      Vista 269 veces

Descripción de la Exposición

La obra de Antonio Alcaraz participa de un ejercicio de sensibilización y también de estetización de los espacios industriales en desuso que han pasado a ser patrimonio industrial, recuperando y evidenciando así su pertenencia a nuestra historia e identidad colectiva. Su cámara recorre lugares y paisajes industriales, recoge últimos testimonios de fábricas y construcciones industriales, busca documentación, se interesa por su historia y se introduce en sus espacios de trabajo hoy vacíos y obsoletos, vestigios de un tiempo en el que los procesos de industrialización y la máquina eran sinónimos de progreso y modernidad. Antonio Alcaraz expone su primera individual en la galería Aural de Alicante. Han pasado de 16 años desde que realizara su última exposición en su ciudad natal en la desaparecida galería Cromo. Sin embargo, recientemente pudimos apreciar uno de sus últimos trabajos dedicado a la Antigua Fábrica de Tabacos dentro del proyecto expositivo Camino de Las Cigarreras, en el Centro Cultural Las Cigarreras de Alicante. Obra que podremos volver a contemplar en Aural acompañada de otras obras de gran y pequeño formato dedicadas a la antigua fábrica. La primera planta de la galería estará dedicada a este tema, siendo la planta sótano la que albergará obra referida a otras instalaciones industriales que forman parte del recorrido investigador y documental del artista, como son los Altos Hornos de Sagunto o instalaciones industriales de A Coruña.

-------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------

El abandono de suelo e infraestructuras industriales es un proceso ya antiguo que desde mediados de nuestro siglo ha ido progresando desde los barrios centrales hacia la periferia y que a finales de los 70 y principios de la década de los 80 se ha ido extendido en las ciudades europeas de vieja industrialización. Los procesos de reconversión y reestructuración industrial, ligados a la crisis de los años setenta y a los desplazamientos globales del empleo industrial, han dejado en muchas ciudades gran número de espacios industriales sin uso. Paralelamente, se ha ido produciendo un fenómeno creciente llamado ciudad postindustrial. Muchas ciudades se han dedicado con gran fuerza a reconstruir la imagen de la ciudad, tratando de convertir una imagen negativa en otra positiva, a través de la propaganda, el diseño y la promoción de estos espacios como estrategia para acentuar la idea de convertirlos en equipamientos culturales y lúdicos.

 

A partir del momento en que se pierde la función productiva anterior es cuando comienza el problema de la reutilización del edificio, y cuando se definen por parte de sus propietarios diversas estrategias para rentabilizar las antiguas instalaciones o el espacio que ocupaban.

 

En numerosos casos, la antigua estructura es destruida totalmente y se edifica otra adaptada a los nuevos usos (oficinas, viviendas, equipamientos públicos, etc.), perdiéndose completamente todo vestigio y recuerdo de su antigua actividad.

 

Estos viejos edificios industriales, valores arquitectónicos, hacen a veces necesaria y posible su conservación y reutilización adaptativa. En los últimos años estas viejas instalaciones industriales dan paso a nuevos usos culturales. Ha aparecido así toda una bateria de conversiones, de las que tenemos numerosos ejemplos en las ciudades europeas y españolas: museos (Museo d'Orsay, en París, o el museo marítimo del Liverpool Albert Hall, o la Tate Modern de Londres), centros culturales (la Engine House de Cornwall), salas de exposiciones, teatros (el antiguo depósito de tranvías de Glasgow); o la reciente conversión de las Tabacaleras españolas en centros de producción cultural y artística.

 

La influencia de los aspectos ideológicos y políticos en la valoración del patrimonio histórico-artístico es importante. Sin duda, el patrimonio se relaciona no sólo con lo utilitario, sino también con las identidades culturales y con la memoria colectiva. Un edificio puede despertar sentimientos y recuerdos puramente personales, pero esos sentimientos pueden ser también sentidos colectivamente. Hay una dimensión social perceptiva en el patrimonio industrial de la que no podemos prescindir.

 

Antonio Alcaraz lleva realizando un trabajo de investigación sobre los distintos aspectos importantes de nuestro patrimonio industrial interesándose fundamentalmente por las instalaciones industriales en desuso que corren el peligro de ser demolidas.

 

'Es increíble que la ley no ha tomado conciencia del significado de este patrimonio. A veces ha ocurrido que he llegado con la cámara a registrar un inmueble importante que está a punto de ser demolido'

 

Desde su juventud le ha interesado la parte estructural de la arquitectura: puentes, chimeneas, depósitos, harineras, metalúrgicas que inicialmente fueron concebidas para la producción industrial, en las afueras de las ciudades y que actualmente, en la mayoría de los casos,. debido al crecimiento de las ciudades, forman parte del tejido urbano marcando su presencia visual como signo y huella de la historia de la ciudad.

 

En los últimos años hay un creciente interés por las relaciones de arte e industria, patrimonio industrial. Algunos de los artistas referentes en su obra nos acercan a la estética de Tony Garnier, de Sant-Elia, de Chirico, Edward Hopper, enlazando otros más contemporáneos más contemporáneas como las de los Becher. El carácter interdisciplinar de sus obras en las que articula distintos lenguajes y distintos materiales: la fotografía, la pintura y la escultura, y materiales propios como el óleo, el grafito, los barnices, así como propios de la industria como el hierro o los plásticos. Su sólido discurso expresivo hilvana con agudeza de una forma indisociable elementos materiales, formales y temáticos.

 

Antonio Alcaraz maneja las actuales técnicas de reproducción, transferencias electrográficas, litografía, xilografía, serigrafía, donde parte de la fotografía de espacios industriales que él mismo captura como imagen original.

 

'Después su obra nos trasmite esta historia, estos datos, esta sensibilidad hacia el elemento industrial, y la memoria del lugar permanece. Esta es su contribución a la conservación del patrimonio industrial. Pero además, Antonio Alcaraz, dota a la imagen industrial con un nuevo valor estético, resaltando sus características, sus formas, sus conceptos, revalorizando este patrimonio y elevándolo al estado puramente artístico'.

 

 

Actualizado

el 26 may de 2016

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}
Compártelo en redes
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba