¿Tienes menos de 35 años? ¡Participa en LA ARTEINFORMADA - próxima generación 2020! ¡Visibilízate!
PLANO INCLINADO
Evento finalizado
30
sep 2017
11
nov 2017

Compártelo en redes

Cuándo: 30 sep de 2017 - 11 nov de 2017
Inauguración: 30 sep de 2017
Dónde: SIM Galeria / Al. Presidente Taunay, 130 / Curitiba, Parana, Brasil
Organizada por: SIM Galeria
Artistas participantes: Marcelo Moscheta
Enlaces oficiales Web  Facebook 
Correo electrónico: info@simgaleria.com
Etiquetas:
Publicada el 27 sep de 2017      Vista 136 veces

Descripción de la Exposición

Aunque no hay relatos concretos sobre los primordios de la pintura, se sabe que ésta nace "en negativo". Plínio, el Viejo, en su "Historia Natural", nos cuenta el episodio de una joven, hija de un artífice de Corinto (Grecia) que, enamorada de un muchacho a punto de abandonar la ciudad, habría fijado por medio de líneas, perfil del amante proyectado en la pared, a la luz de una lámpara. Es posiblemente uno de los más inciertos y misteriosos episodios de la historia del arte, donde todo se presta a conjeturas, en él se concreta mucho de lo que aún hoy entendemos por "imagen": entre presencia y ausencia, simulacro y sustitución. Si la sombra está en el origen de la pintura, el negativo está en el origen de la fotografía, la cual, siglos más tarde, añade una nueva posibilidad ontológica: una imagen es también vestigio material de un referente, "trazo" o "índice". Me suceden estas dos "narrativas del origen", alejadas entre sí, a propósito de lo que Marcelo Moscheta nos presenta en "Plano Inclinado", su segunda exposición individual en la SIM Galería. No por tratarse de una exposición que versa sobre disciplinas específicas, antes al contrario, la propuesta que Moscheta nos trae radica en el ejercicio posmoderno de la escultura, es decir, la superación de la disciplina y la idea de que es posible realizar todas las modalidades del procedimiento artístico, incluso aquellas que pertenecen a otro dominio, del antropológico, del documental, de la mera recolección, inventariación, del archivo, del cinemático. El laboratorio de ensayo del arte contemporáneo, al que algunos autores llaman "arte-como-cosa-sin nombre", la escultura se desarrolló en el último siglo por varias otras vías que hacen de su estatuto un lugar permanente de negociación. La película, el vídeo y la fotografía le agregaron la posibilidad de no dejar de ser escultura, pero poder ser también objeto e instalación, de organizarse en el plano ficcional, abordar el diferido, la ausencia y la no-representación. Por eso, es posible que nos equivoquemos si miramos el trabajo de Marcelo Moscheta a partir del rigor clínico y mineral que lo acerca a las ciencias exactas. Porque atentando solamente para esta "exterioridad", dejaremos de observar cuán cerca está esta erótica de los primordios, memoria de un cuerpo ausente, de que nos hablaba Plinio, El Viejo. En suma, dejaremos de ver un aspecto significativo que es la operación del "imaginario", esa "golosina caníbal que transforma lo real", que tanto instigó a Freud. En general, el trabajo de Moscheta opera en esta dialéctica o tensión, y creo que un solo trabajo de esta exposición es capaz de hablar por toda esta complejidad, de la misma forma que una piedra puede hablar sobre el paisaje geológico al que pertenece. En referencia al conjunto de piedras litográficas que el artista ha encontrado quebradas de modo irregular en sus bordes, se trata de una instalación que ocupa un espacio destacado de la galería, y organiza a su alrededor todos los trabajos restantes. La idea que nos da, es que a través de los fragmentos podemos componer mentalmente una pequeña cordillera imaginaria de "llenos" y "vasos", en una operación artística que une el diseño al objeto, como parte de un mismo sistema lingüístico. El dinamismo que confiere al espacio, se relaciona no sólo a esta operación, sino también a una idea de origen y destino final, de nosotros, del mundo. Como señala Moscheta "este trabajo busca transformar la memoria contenida en la superficie de la piedra, que un día fue cuna de innumerables reproducciones, en una nueva y última estampa, negra. Se sigue acumulando imágenes en capas y más capas, como un palimpsesto de todas las anteriores. Un juego cíclico entre la idea de reproducción y de origen ". El dibujo de grafito sobre un fondo negro, rebate y multiplica el horizonte mental de la exposición, como una "superficie de proyección" donde la meticulosidad del arreglo formal se abre para una deliberada alienación de la posibilidad expresiva, y destituye incluso la dimensión cognitiva de la técnica. Esta sensibilidad del trabajo de Marcelo Moscheta, en que el legado conceptual es atravesado por el sentimiento problemático de su propia historicidad -porque el presente no se adhiere ni deposita memoria-, se vuelve aquí un ejercicio de ir y volver. Es este movimiento que perpetuamente rehace nuestra relación erótica con la imagen, entre presencia y ausencia.

Actualizado

el 27 sep de 2017

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}
Compártelo en redes
10 oct - 31 oct
Certamen en León, España
01 ago - 15 nov
Beca en Suances, Cantabria, España
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba