Calo Carratalá
Evento finalizado
30
nov 2007
11
ene 2008

Compártelo

Cuándo: 30 nov de 2007 - 11 ene de 2008
Dónde: Galería Barbarín / Avda. Manoteras 10, A007 / Madrid, España
Organizada por: Galería Barbarín
Publicada el 03 jun de 2014      Vista 106 veces

Descripción de la Exposición

Exposición colectiva de pintura y fotografía con obras de Calo Carratalá, Joseja Casado, Isabel Figueroa, Pilar García Merino, Elena Lapeña, Charlie Peel y Raúl Valero.

-------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------

No sé qué veo en los paisajes de estos pintores aquí reunidos, pero si creo fielmente la opinión de Cicerón cuando afirma que “la observación de la naturaleza y la meditación han creado el Arte”. Así pues, la naturaleza en sus dos vertientes pictóricas, tierra y paisaje, se presentan como dos grandes mayéuticas o interrogaciones sobre la esencia de cada ser. Quizá por ello, nuestro desarrollo vital esté unido a la tierra y el caminar, para alcanzar la contemplación de lo espiritual en el paisaje.

La tierra es la cercanía y la presencia, es una mirada a nuestra locura interior que recorre el espacio visual cercado por el vacío y la soledad. Isabel Figueroa charla con esa tierra baldía, esas habitaciones abandonadas y sólo pobladas por nuestra conciencia. Pura fisicidad donde quizá la locura nos impide diferenciar las presencias, y la mirada se nos nuble en pequeñas sombras que pueblan el paisaje, donde quizá Pilar García Merino no vea la fotografía como algo documental, sino como acercamiento a lo pictórico, un intento que Charlie Peel traduce en una naturaleza bella y real, floreciente y exultante en su autenticidad.

En pintura, Josefa Casado nos erige una visión poética, una lejanía que nos lleva a la fantasía, una horizontalidad que nos separa de nosotros mismos, mientras Elena Lapeña plasma en su pintura sin línea, y en sus manchas de colores, un paisaje construido como puzzle en el que se da una profunda reflexión sobre la naturaleza como tesela de una memoria revivida. Y, finalmente, la luz mística de los paisajes nevados, el albor de la nieve en los paisajes imaginarios de Raúl Valero, llenos de misterios, repletos de vivencias y presencias invisibles pero reales, locura en paisaje, simbolismo del camino oculto, paisajes sublimes al fin, cercanos a la mirada de Calo Carratalá, que nos invita al paseo por las montañas, a perdernos en ese camino oculto por la nieve, a ese caminar para a través del paisaje encontrar de nuevo la tierra firme, una naturaleza minuciosa, una estética del sentimiento.

Actualizado

el 26 may de 2016

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme