José Antonio Ochoa, The girl who lived on an island. Óleo sobre poliéster. 19 x 26 cm. 2019 — Cortesía de My Name's Lolita Art
19
sep 2019
Sin fecha

Compártelo en redes

Cuándo: Desde 19 sep de 2019
Inauguración: 19 sep de 2019 / 20:00
Precio: Entrada gratuita
Dónde: My Name's Lolita Art / Almadén, 12 / Madrid, España
Organizada por: My Name's Lolita Art
Artistas participantes: José Antonio Ochoa
Publicada el 13 sep de 2019      Vista 8 veces

Descripción de la Exposición

Es un lugar común que vivimos en la sociedad de la prisa. El que más y el que menos lleva una vida acelerada, dominada por el estrés. Desde esta perspectiva, el tiempo se ha convertido en un bien tan escaso como escasamente valorado. Está al alcance de cualquiera que se lo proponga, pero pocos son los dispuestos a pagar el precio necesario para su disfrute: parar. Vaya por delante que estas obras de José Antonio Ochoa son una generosa invitación a darse un tiempo para mirar, para reflexionar, para gozar con los ojos bien abiertos, entornados, incluso cerrados. El raigambre profundamente cinematográfico de su trabajo nos pone en la pista sobre la importancia medular de la temporalidad. El cine constituyó desde sus inicios toda una revolución desconocida hasta la fecha en ese arduo proceso de integración espacio/temporal que suturó el arte con la vida, lo ajeno con lo propio, los demás con uno mismo. En pocas disciplinas se vive con tal intensidad esa comunión mágica del aquí y ahora que funde al espectador con la obra. De un modo cautivadoramente complementario, estas pinturas de J.A. Ochoa agitan dinámicamente nuestra imaginación mediante una serie de recursos materiales, técnicos, compositivos que nos inducen a mirar ese tiempo que literalmente percibimos en forma de espacio plástico sabiamente organizado y materializado. Tras décadas de exploraciones, tanteos y titubeos, el modelo cinematográfico mayoritario, ese que Noel Burch* denominó M.R.I. (Modo de Representación Institucional), abogó sin ambages por la narratividad derivada de la novela decimonónica y apostó abiertamente por el espectáculo. Con una gran honestidad conceptual y una notable economía de medios, Ochoa conjuga una rigurosa selección de escenas que revisten un especial interés discursivo, con diversas soluciones pictóricas que impactan con delicada firmeza, con firme delicadeza en la línea de flotación de dos binomios fundamentales de las artes visuales en general y de la pintura en particular: espacio y tiempo, materia e imagen. En relación a este último, desde que contemplé directamente sus obras en su estudio, no dejó de martillear en mi cabeza una reflexión del incisivo poeta José Ángel Valente cuando afirma que no tiene sentido el debate entre abstracción y figuración, concluyendo lapidario: “la materia es la forma”. Las obras de Ochoa permiten, al menos, una doble aproximación en absoluto excluyente la una de la otra. La primera requiere que nuestros ojos recorran la superficie de lo representado y “leamos” las imágenes (todas y cada una de ellas son fruto de un exhaustivo trabajo investigador/documental). La segunda exige una observación atenta del tratamiento de la materia (que no olvidemos es también la forma), una percepción educada en la apreciación de las texturas, un interés particular por detectar los detalles insignificantes (los mismos que acaban por tener una extraordinaria significación). Se activa esa imaginación material magistralmente desarrollada por Gaston Bachelard en conjunción cuasi nocturna con esas grisallas que se hunden en la memoria profunda del tiempo hecho espacio. Así, una diminuta línea oscura desplaza la escena del no-fotograma y nos remite al celuloide ajado por su reproducción mecánica. Así, la pincelada fluida o entrecortada posibilita que el viento y el tiempo circulen entre las ramas y las sombras de un bosque perdido. Así, estas pinturas de medio formato -cuando no pequeño- atrapan nuestra mirada que se hunde en el infinito gris que trasciende los límites perimetrales. José Antonio Ochoa nos hace mirar el tiempo a los ojos de unos cuadros que en su obstinada quietud, no dejan de moverse. Juan Bautista Peiró *Burch, Noël. El tragaluz del infinito. Madrid, Cátedra, 1987

Documentos relacionados

Actualizado

el 13 sep de 2019

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}
Compártelo en redes
01 ago - 15 nov
Beca en Suances, Cantabria, España
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba