¿Ya tienes PLAN DE DIFUSION? ¡En ARTEINFORMADO lo tienes desde 50 Euros!
Oswaldo Vigas, Gran Bruja. 1952. Óleo sobre tela. 100 x 70 cm.
Evento finalizado
16
jul 2015
23
ago 2015

Compártelo

Publicada el 01 jun de 2015      Vista 155 veces

Descripción de la Exposición

"Oswaldo Vigas-1943-2013," es una exhibición itinerante que tendrá una duración de 3 años y que incluye 70 pinturas y 5 esculturas del fallecido artista Venezolano. Organizada por la Fundación Oswaldo Vigas y bajo la curaduría de Bélgica Rodríguez, podrá ser vista en el Museo de Arte Moderno Bogotá (MAMBO) desde el 16 de Julio de 2015. "Oswaldo Vigas-1943-2013" fue inicialmente lanzada en el Museo de Arte Contemporáneo de Lima (MAC). La exhibición se trasladó luego al Museo Nacional de Bellas Artes de Chile (MNBA) en Santiago. Después de visitar Bogotá, la exhibición viajará a São Paulo, Ciudad de México y algunas ciudades de los Estados Unidos de América. Nacido en Valencia, Venezuela, en 1923, Oswaldo Vigas falleció en Caracas el 22 de Abril de 2014 a la edad de 90 años. Aclamado como un pionero del arte Latinoamericano, al igual que Lam, Matta y Tamayo, Vigas sintetizó sus raíces Latinoamericanas con las corrientes pictóricas más avanzadas de la modernidad. Al igual que Philip Guston, Vigas en su búsqueda por encontrar su propia voz, experimentó tanto con la pintura figurativa como con la abstracta. Se han realizado más de 100 exhibiciones de las pinturas, esculturas, grabados, tapices y cerámicas de Vigas. Su obra está incluida en las colecciones de muchas instituciones tanto públicas como privadas a nivel internacional. "Oswaldo Vigas es uno de los verdaderos artífices del arte Latinoamericano", expresó el poeta y crítico de arte Jean Clarence Lambert. "Él contribuyó a mantener vivas las tendencias culturales de Sudamérica", las cuales son, como Vigas mismo las describió, pre-lógicas, mágicas, mitológicas y anti-racionalistas". Influenciado por el arte pre-Hispánico, por estatuillas pre-históricas de "Venus", estatuas Africanas, las pinturas de Velázquez y Goya y por las obras de los artistas Expresionistas Abstractos y Neo Expresionistas como Jackson Pollock y George Baselitz, Vigas desarrolló la icónica imagen de la "Bruja", que se volvió un tema recurrente en su obra. Entre los años 50 y 60, fue reconocido como un talento emergente importante, asociado con el resurgimiento del arte figurativo de la post-guerra. Una mudanza a Paris le dio a Vigas la oportunidad de reflexionar acerca de su identidad y sus raíces. Durante sus años en Paris, comenzó a pintar de manera abstracta, y su vocabulario visual personal, comenzó a incorporar el constructivismo y la geometría. Él describió su obra como "un sistema de signos y símbolos, una manera personal de concebir objetos, figuras, colores, líneas y espacio." Vigas regresó a Venezuela a finales de los años 50 y luego volvió a Paris al principio de los años 60. En esta época, su acercamiento al proceso de pintar tuvo un giro dramático hacia el estilo gestual, asociado primeramente con el expresionismo abstracto y luego con la abstracción lirica. Sus nuevas obras se enfocaron en la fuerza motriz de las emociones, la materia y el mero acto de pintar. Las pinturas de Vigas de este periodo, aun influenciadas por la prehistoria y la mitología, rebozan con trazos gruesos de pintura, y evocan el arte hecho por niños como los artistas del movimiento artístico CoBrA. En 1964 Vigas dejó Paris y regresó a Venezuela, donde vivió por el resto de su vida. Las pinturas pertenecientes al comienzo de este periodo muestran una marcada ambivalencia entre lo representativo y lo abstracto. Elementos neo-figurativos recurrentes empiezan a aparecer en sus nuevas pinturas de estilo cubista. Sus líneas negras, tan características de su obra, se estrechan a medida que coloca figuras geométricamente semejantes en espacios comprimidos. En relación a su obra, Vigas dice que su intención es alcanzar, interpretar y traducir los signos obscuros y las advertencias que son los componentes definitorios de la condición Sudamericana. En los años 70 y 80, Vigas continúo pintando y empezó a experimentar con la escultura, tapices, grabados y cerámicas. Al igual que sus pinturas, la nueva obra estaba enraizada en la reducción de la figura hacia elementos abstractos con referencias tanto a las civilizaciones antiguas como al mundo contemporáneo. En los años 90, Vigas continuó desarrollando su estilo primitivista, enfocándose en figuras centrales de su mitología personal que incluían demonios, bestias, aves, mujeres y brujas. Sus pinturas y esculturas de los años 90 continúan fusionando ambas, la abstracción y la figuración, con la meta de liberar al arte de las rígidas estructuras formales. Al final de su vida, Vigas fue sobrepasado por una necesidad insaciable de dibujar y escribir poesía, una pasión que tuvo desde siempre en su vida. En sus últimos años, empezó una serie de pinturas sobre la Crucifixión, inspiradas por los dibujos que había realizado en pedazos de periódicos y programas de conciertos. Hasta los últimos momentos de su vida realizó exposiciones individuales en la Dillon Gallery en Nueva York y en la Ascaso Gallery en Miami.

Actualizado

el 03 jul de 2015
Compártelo
20 ene - 21 ene
Congreso en Museu d'Art Contemporani de Barcelona (MACBA) - Convent dels Ángels / Barcelona, España
11 feb - 13 feb
Curso en Eurocess / Madrid, España

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme