¿Crees que es TIEMPO DE ACTUAR? ¡Publica tus OBRAS que reflexionen sobre ello antes del próximo día 21!
ALEJANDRO CAMPINS, Vida externa. De la serie Bad Lands, 2019. Óleo sobre lienzo, 178 x 260 cm. Obra única — Cortesía de la Galería Elba Benítez
12
nov 2019
01
ene 2020

Compártelo

Cuándo: 12 nov de 2019 - 01 ene de 2020
Inauguración: 12 nov de 2019 / 20:00
Precio: Entrada gratuita
Dónde: Galería Elba Benítez / San Lorenzo, 11 / Madrid, España
Organizada por: Elba Benitez, Fortes D'Aloia & Gabriel (ex-Galería Fortes Vilaça), Galleria Continua
Artistas participantes: Alejandro Campins Fleita, Andreas Eriksson, Marina Rheingantz
Publicada el 21 oct de 2019      Vista 129 veces

Descripción de la Exposición

FECHA DE CIERRE SIN DETERMINAR. “Pues los hombres sólo comenzaron a comprender la Naturaleza cuando ya no pudieron comprenderla”. Rainer Maria Rilke, Sobre el paisaje Cuando hablamos del mundo como el "medio ambiente" nos referimos (etimológicamente o de otras formas) a aquello que nos rodea, a aquello que también llamamos nuestro "entorno". Hay, sin embargo, una falacia en este pensamiento. Puede que las cosas giren en torno, sí, pero, ¿realmente giran en torno a nosotros? O, extendiendo este razonamiento, ¿estamos realmente en el centro de algo – en el centro, como suponemos, de todo? E incluso más relevante: ¿estamos acaso separados de algo, como esta lógica sugiere? Por supuesto que no. Pero, ¡qué útil ha sido ese pensamiento! Porque a partir de este concepto – y, en particular, de la idea de separación – ha surgido, para bien o para mal, prácticamente todo (o quizás todo) aquello que la humanidad ha hecho en y a esta tierra, más allá de sobrevivir y procrear- un conjunto inmensamente vasto de actos y artefactos que, por definición, incluyen al arte. Porque, ¿qué es el arte, si no una especie de distanciamiento esencial, una manera de ver las cosas a distancia y a través de una separación, para llegar a una forma de ver? La comprensión, como Rilke comprendió, requiere un elemento de su opuesto. Históricamente, esto ha sido especialmente palpable en las representaciones del paisaje. Más allá de la época, el medio, el estilo, o el contenido de dicho paisaje, capturar el mundo ha implicado, siempre, en algún nivel, establecer con él, psicológicamente, una distancia y una barrera. Sigue siendo así, a día de hoy, incluso cuando el paisaje en nuestra era del Antropoceno está cambiando, literal y catastróficamente, ante nuestros ojos, a medida que los procesos de transformación impulsados por los humanos nos conducen a una nueva fase, ominosa pero todavía mayormente desconocida. Y esto queda visiblemente manifiesto en la exposición Poéticas del paisaje: Alejandro Campins, Andreas Eriksson y Marina Rheingantz en la Galería Elba Benítez. Los pintores que participan en Poéticas del Paisaje provienen de orígenes geográficos y marcos de referencia muy distintos: Campins, del crisol caribeño por excelencia de La Habana; Eriksson, de la remota, lacustre, boscosa Suecia; y Rheingantz, de la dicotomía rural y urbana que caracteriza a su Brasil natal. Todos, sin embargo, han desarrollado prácticas basadas en representaciones de sus "entornos" en un sentido expandido: representaciones que combinan en diversos grados la figuración y la abstracción, lo real y lo imaginario, lo construido y lo no construido, lo utópico y lo distópico. Más notablemente, estas representaciones comparten un persistente sentido de extrañeza, o más bien, de extrañamiento. Esta cualidad se expresa en diferentes tonos y registros en sus respectivas estéticas: Campins, en un desapego y quietud que bordea lo sobrenatural, Eriksson, en una viscosidad orgánica, y Rheingantz, en una inestabilidad volátil, casi cinética. Pero hay una opacidad, tanto literal como poética, en todas estas pinturas, una especie de paradoja que consiste en abrazar la distancia y encarnar la otredad.” En otras palabras (y con un guiño a los fundamentos conceptuales de este trabajo), en estas pinturas, el paisaje, como el lenguaje, no es transparente – y es aún más poderoso por no serlo. O, citando nuevamente a Rilke: “Ver el paisaje así, como algo distante y extraño, algo remoto y sin encanto, algo completamente autónomo, [es] esencial si alguna vez ha de ser un medio y una inspiración para un arte autónomo. " George Stolz ------------------------------------------ Alejandro Campins (1981, Cuba) utiliza referencias a la historia, la arquitectura y la memoria para crear inquietantes pinturas atmosféricas, con óleo, acuarela y lápiz, dando lugar a un espacio metafísico que se encuentra entre la realidad y la ficción. Campins ha expuesto individualmente en el Centro Wilfredo Lam (La Habana, 2018); la Fototeca de Cuba (La Habana, 2016); la Factoria Habana (2012) y la Fundación Ludwig (La Habana, 2008). Ha participado en numerosas exposiciones colectivas, como en el UNAICC - Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (La Habana, 2017); el Franco Parenti Theater (Milán, 2017); el Walker Art Center (Mineápolis, 2017); el Museum of Fine Arts (Houston, 2017); el Museum of Art and Design (Miami, 2016) o en el Museo Nacional de Bellas Artes (La Habana, 2013). Campins ha sido invitado a participar en la XI y XIII Bienal de la Habana (2012, 2019) y fue seleccionado para el Pabellón de Cuba de la Biennale di Venezia (2019). Las pinturas de Andreas Eriksson (1975, Suecia) oscilan entre la abstracción etérea y la figuración ligada a la tierra, y crean un sutil contrapunto entre la naturaleza, la representación y la poderosa presencia física de las pinturas mismas. Campins ha expuesto individualmente en la Hakgojae Gallery (Seúl, 2019); la Braunsfelder Family Collection (Colonia, 2019); el Skissernas Museum (Lund, 2017); el Nya Karolinska Sjukhuset (Solna, 2018); el Bonniers Konsthall (Estocolmo, 2014); el Trondheim Kunstmuseum (2014); el Kunsthaus Centre d’art Pasquart (Biel, 2014); el Reykjavik Art Museum (2014); el mumok - museum moderner kunst stiftung ludwig wien (Viena, 2008) entre otros. Ha sido seleccionado para participar en la Bienal de São Paulo (2012) y en el Pabellón Nordico de la Biennale di Venezia (2011). Marina Rheingantz (1983, Brasil) pinta paisajes semi-industriales, casi abstractos, de formas y detalles ambiguos, generando campos expansivos que se ejecutan con pinceladas meticulosas y extrema delicadeza, y que oscilan en el límite entre la figuración y la abstracción. Rheingantz ha tenido numerosas esposiciones individuales y ha participado en exposiciones colectivas como en el Sapporo Art Museum (Hokkaido, 2019); la Estaçao Pinacoteca (São Paulo, 2018); la Sala de Arte Santander (Madrid, 2018); la Rubell Family Collection (Miami, 2016); el Museu de Arte Moderna do Rio de Janeiro (2015) entre otros, y ha sido invitada a participar en la Biennial of Painting (Deurle, 2018) y la 6ta Bienal de Curitiba (2011). Además de las obras presentes, Poéticas del paisaje estará acompañada de un texto escrito expresamente para la ocasión por el profesor Raffaele Milani, autor de L’Arte del Paesaggio (El arte del paisaje, 2001) y destacado teórico de estética. Poéticas del paisaje ha sido organizada con la colaboración de las galerías Fortes D’Aloia & Gabriel, Galleria Continua y Stephen Friedman Gallery.

Documentos relacionados

Actualizado

el 12 nov de 2019

Contactar

¿Quieres contactar con el gestor de la ficha?
Compártelo
Noticias relacionadas

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme