Rebecca Horn, Cockfeather Mask, 1973 (fotograma del vídeo). Performances II. Película de 16 mm transferida a vídeo, color, sonido. Duración: 38’. Cortesía de la artista. © de la obra, Rebecca Horn, VEGAP, Palma, 2018  Rebecca Horn, Cockfeather Mask, 1973
23
mar 2018
14
oct 2018

Compártelo en redes

Publicada el 20 dic de 2017      Vista 161 veces

Descripción de la Exposición

Rebecca Horn, (Michelstadt, 1944) artista alemana presente en la colección de Es Baluard con dos obras, Three Graces in Blue, 1993 y La Ferdinanda X-Ray, 1981, es una creadora visual con una amplia trayectoria en el desarrollo de instalaciones con vínculos en la tecnología, performances interactivas y la producción de films. Con esta revisión de sus obras audiovisuales en el Gabinet, queremos aproximarnos a sus piezas vinculadas a la imagen en movimiento, una vía que inicia a principios de los años 70 con un lenguaje propio de referencias metafísicas. Las alusiones al sexo, deseo, el cuerpo, así como lo intuitivo y lo científico unidos a su particular forma de incluir referentes poéticos y literarios son una constante en estas obras. Inspirada en cine underground norteamericano, su exploración en lo audiovisual lleva así mismo implícito referencias literarias a Kafka, Joyce y Faulkner, a la Generación beat, T. S. Eliot y Sylvia Plath, clásicos revisitados y sus textos propios. El uso de elementos mecánicos, materiales inéditos y frágiles en sus instalaciones, así como la transdisciplinaridad de su lenguaje le llevaron a colaborar con artistas como Jannis Kounellis, con Sven Nykvist, con los actores Donald Sutherland, Geraldine Chaplin y Martin Wuttke y con el escritor alemán Martin Mosebach o el músico Hayden Chisholm. La primera película que realizó fue en el año 1970, un corto de 12 minutos, a partir de la performance Einhorn (Unicorn), cuya escultura actualmente forma parte de la colección de la Tate Modern de Londres. En general su obra se caracteriza por un confluir de performances, películas esculturas e instalaciones espaciales, dibujo, fotografías y un tratamiento especial de lo sonoro y la relación de los cuerpos en el espacio. Es la etapa en que usa los accesorios protésicos y extensiones en sus performances que luego convierte en films, representaciones en las que explora este equilibrio entre el cuerpo y el espacio que luego evolucionaran, y darán lugar a una interacción entre sus esculturas mecánicas donde los actores desempeñan el rol de máquinas disfuncionales. Sus piezas irán evolucionando sobre la idea de definir y cortar distancias a través del uso de reflejos de espejos, luz y sonido, incluyendo sus características alusiones a la imposibilidad del movimiento, la incomunicación y la relación con lo espacial como metáfora. Horn concibió su primer largometraje en 1978, Der Eintänzer (The Gigolo), a este le seguirían La Ferdinanda: Sonate für eine Medici-Villa (La Ferdinanda: Sonata for a Medicci Villa), 1981 y Buster’s Bedroom, 1990, son films muy narrativos en los que queda patente la obsesión de la artista con la imperfección del cuerpo y el equilibrio entre la figura y los objetos. Rebecca Horn, ha tenido un particular vínculo con Mallorca donde posee su segunda residencia.

Actualizado

el 21 mar de 2018 por ARTEINFORMADO

Descubre más obras en ARTEINFORMADO

{{ artwork.title | limitTo:16 }}, {{ artwork.year }}
{{ artwork.artistName | limitTo:28 }}

Noticias relacionadas

Compártelo en redes

Exposición en promoción

Exposición en promoción
20 jul - 23 sep
OUKA LEELE - Hay que jugar al vacío
La Ley de Snell / Madrid, España
ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

Más información

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba