¡Apoya a l@s artistas que te interesan! ¡Tiene PREMIO para ti y para ell@s!
Abstracción en España 1950 \ 1970
08
jun 2020
24
jul 2020

Compártelo

Publicada el 27 may de 2020      Vista 24 veces

Descripción de la Exposición

La Galería Guillermo de Osma presenta una exposición dedicada al arte abstracto en España durante la segunda mitad del siglo XX. La muestra está compuesta por más de treinta pinturas, esculturas y obras sobre papel. Los conflictos bélicos mundiales del siglo XX impactaron intensamente en las investigaciones estéticas de la época. Tras la Primera Guerra Mundial se crearon corrientes como la abstracción geométrica, el dadaísmo o el surrealismo. Por otro lado, la Segunda Guerra Mundial propició el desarrollo del informalismo. Grupos abstractos como por ejemplo la escuela de Nueva York, el tachismo francés o el espacialismo italiano introdujeron nuevas líneas plásticas de gran relevancia estética que, indudablemente, se sitúan entre lo más reconocido de la historia del arte internacional. El arte español, conectado con los movimientos internacionales, se unió a partir de los años cuarenta a esta nueva vía estética. El informalismo se difundió en España debido, en gran parte, a la celebración de unas jornadas desarrolladas en Santillana del Mar durante 1949 y 1950, que derivaron en la formación de la Escuela de Altamira. Allí se reunieron artistas extranjeros y españoles que debatían acerca de la situación del arte moderno y compartían ideas sobre los diferentes caminos que debían seguir. Estas ideas no tardaron en expandirse, de forma que influyeron decisivamente en la creación del grupo catalán Dau al Set, formado por autores como Tàpies o Tharrats. Durante los años cincuenta, ambos evolucionaron hacia un informalismo matérico. Ejemplos de esas producciones se pueden ver en esta exposición. Casi simultáneamente, varios artistas se reunían en Madrid a partir de 1957 y, bajo el nombre El Paso, trabajaron en proyectos de gran singularidad. Entre ellos figuraban Antonio Saura, Manuel Millares, Manuel Rivera o Luis Feito. En esa época también surgieron nuevos artistas abstractos que trabajaron en torno a Fernando Zóbel, como por ejemplo Gerardo Rueda. Fueron los creadores del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, institución que aglutinó una de las mejores colecciones en esta corriente estética. Durante esos años, los pintores españoles José Guerrero y Esteban Vicente se trasladaron a Nueva York y desarrollaron su carrera junto a figuras internacionalmente reconocidas, ligadas al expresionismo abstracto norteamericano. En la exposición se incluye un conjunto de obras de ambos autores, cuya característica más diferenciadora dentro del informalismo es el uso intenso del color. La exposición cuenta con obra de otros artistas abstractos fundamentales como Pablo Palazuelo o Eduardo Chillida, centrados en composiciones estructuradas y con evidentes referencias geométricas. También destaca Equipo 57, importante grupo español activo en París entre 1957 y 1962, formado por pintores, arquitectos y escultores que trabajaban en colectivo. Se han seleccionado igualmente dos obras de Francisco Sobrino quien, en 1960, fundó con otros artistas franceses y argentinos el Groupe de Recherche d’Art Visuel (GRAV), una de las asociaciones de arte cinético más representativas del panorama artístico internacional. Siguiendo la línea geométrica, la exposición se cierra con dos obras de extranjeros afincados en España desde esas décadas. Son el cubano Waldo Balart, vinculado al arte geométrico latinoamericano, y el informalista alemán Erwin Bechtold.

Actualizado

el 02 jul de 2020