13 fotografías del Grupo Afal que ingresan en la Colección del MNCARS - Donación Autric-Tamayo

Esta interesante selección corre a cargo de Laura Terré, historiadora de la fotografía y comisaria del proyecto Afal en el MNCARS.

Se trata de magníficas obras de miembros del Grupo Afal que se integran en la colección del Reina Sofia, gracias a la reciente donación de la familia Autric-Tamayo. Algunas se pueden ver en una muestra actual en el museo.

Julio Ubiña. Entierro de Carmen Amaya, 1963. Cortesía del MNCARS | 13 fotografías del Grupo Afal que ingresan en la Colección del MNCARS - Donación Autric-Tamayo
Julio Ubiña. Entierro de Carmen Amaya, 1963. Cortesía del MNCARS

Para tomar decisiones como comisaria y seleccionar la obra en este proyecto en torno al Grupo Afal que ha ingresado como donación de la familia Autric-Tamayo en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), he partido del establecimiento de un perfil del grupo alejado de los tópicos y las etiquetas importadas de otras disciplinas, que respetara los signos de diversidad individual de cada uno de los autores. Como consecuencia, ahora en la colección del museo se agrupan series dispares, heterogéneas según sus intenciones comunicativas y creativas, pero sensibles a un mismo espíritu que apuesta por la fotografía directa como la expresión de la experiencia del tiempo que les tocó vivir a sus autores, en una especie de diario narrado en imágenes. También fue necesario poner en relación las copias de época con las publicaciones y otros materiales en los que se vieron reflejadas, para exponer -literalmente- la palabra de los fotógrafos y sus críticos contemporáneos en un intento de desplegar el sentido profundo de sus series e intenciones. "La incidencia estética de un fotógrafo hay que valorarla por la influencia ejercida en su época, o inmediatamente después. -como apuntaba Xavier Miserachs en su testamento fotográfico- Al cabo de cien años, sólo cabe suponerla, o proyectar sobre ella el cliché del historiador". 

 

Joan Colom (Barcelona, 1927 - 2017), La Calle, Ca. 1960 

La prostitución es la temática central del trabajo fotográfico de Joan Colom, que más tarde Oriol Maspons y Camilo José Cela segregan del resto de fotografías sobre el Distrito V, territorio en el que Colom se había propuesto hacer una cata antropológica total. Aún teniendo en cuenta toda su producción fotográfica, la presencia de esta temática y su tratamiento insistente y obsesivo la convierten en el "tema" por el que se reconoce al autor. La técnica que emplea Colom de cámara oculta y en constante desplazamiento nos muestra una secuencia ininterrumpida a través de las calles del barrio.

Gabriel Cualladó (Massanassa, Valencia, 1925 - Madrid, 2003), La niña del anuario Afal, 1957

La fotografía de Cualladó dentro del grupo Afal es especial, en algún sentido única. Fotografiaba su entorno más inmediato, familiares, amigos y gente de su empresa de trasportes. Sus fotografías siempre tienen como tema central el ser humano, y más allá del retrato, captan el ambiente que le confiere alma a los sujetos. La coherencia de sus series y temas se extendió desde estos primeros trabajos de Afal hasta sus últimas series, teniendo en general un aire intemporal que las hace intercambiables. Esta fotografía que ingresa en la colección del MNCARS, la tituló su autor "La niña del anuario Afal", así de importante le pareció su selección en aquella publicación del año 1958.

Paco Gómez (Pamplona, 1918 - Madrid, 1998), Sin título, 1971

Paco Gómez no fue un autor prolífico. Fueron pocas las fotografías escogidas por él a través del tiempo para constituir una serie única, pulida y detallada, que lo definía como autor diferenciado del resto de su generación. Desgraciadamente, también fueron escasas, y esta vez no debido a su voluntad, las ocasiones que tuvo este gran fotógrafo de mostrar su trabajo en exposiciones y publicaciones. Paco era reacio a que nadie se metiera a revolver en su archivo. Todas sus fotos para él valiosas las tenía copiadas en papel. El criterio de este autor era firme, en cuanto a la selección y también al encuadre y copiado de los negativos. Por eso el MNCARS puede celebrar el ingreso de un conjunto de auténticas fotografías de autor, de una calidad inigualable.

Gonzalo Juanes (Gijón, Asturias, 1923 - 2014), El Álbum de Isabel, 1956

El material negativo de la obra de Gonzalo Juanes del primer periodo, el periodo Afal¸ se ha perdido. Pero todavía podemos contemplar algunas de sus primeras creaciones publicadas en las revistas del momento: Arte Fotográfico y Afal, y unas decenas de pruebas de estado que conservó su autor en una carpeta, de las cuales ingresan 12 en el museo, además del "álbum de Isabel", al que corresponde esta fotografía. Isabel, una adolescente de 17 años, le sirvió de modelo para la colección que lo presentó como fotógrafo en un portfolio de la revista Arte Fotográfico. Con las mejores fotos que le hizo, le regaló un álbum que mandó encuadernar. Quizá sea la única colección completa de fotografías que Juanes conservó de la época de Afal, y ahora ingresa en el museo.

Ramón Masats (Caldes de Montbui, Barcelona, 1931), Maqueta del libro Los Sanfermines, 1962-1963

En 1957 Masats da el paso de dedicarse profesionalmente a la fotografía y traslada su residencia a Madrid, donde pasa a formar parte del equipo de fotógrafos de Gaceta Ilustrada. Sus trabajos para Afal siempre tuvieron relación con ese trabajo profesional que él quería hacer de la mejor calidad y compromiso ético y estético. Es durante este periodo cuando desarrolla su proyecto Los Sanfermines, que es recibido entre sus compañeros como un bombazo. La maqueta del libro, que ingresa ahora en el MNCARS fruto de la donación de la familia Autric-Tamayo, es una pieza única de gran valor museográfico, que contiene 134 fotografías de diferente formato, como esta doble página que alcanza la medida de una copia 30 x 40 cm.

Oriol Maspons (Barcelona, 1928 - 2013), Tres piernas, 1956

Durante los primeros años de Afal, Oriol Maspons todavía era amateur. Buscaba una temática para su fotografía y encontró su auténtica personalidad de fotógrafo en las sesiones de retrato. Escogía chicas de su entorno y las vestía para la ocasión. Eran retratos muy trabajados en la pose y la iluminación. Estas series fotográficas son las que más agradaron a los afales, y una señal de ello es que constituyeron la mayor parte de las portadas de la revista en su segunda época.

Xavier Miserachs (Barcelona, 1937 - 1998), Costa Brava Show, 1965

Ingresa en el MNCARS, dentro de la donación Autric-Tamayo, la totalidad de las fotografías, copias de época, que se utilizaron para componer el libro Costa Brava Show, de la Editorial Kairós. El reportaje aborda todos los planos, desde el más pequeño detalle, o el íntimo retrato de una novia, a la gran panorámica del mar. El estilo de Miserachs marca una ruptura con la representación de la sociedad española de la posguerra. La modernidad que anuncia la nueva representación (el uso del angular o el teleobjetivo extremo, el grano recortado, las copias contrastadas, etc.) llega a los espectadores como la forma más idónea para la asimilación de una nueva temática que en este caso se puede resumir en la juventud que se divierte, la ansiada libertad sexual, los cambios tecnológicos y la apologética del progreso, así como la crítica al descontrol urbanístico, la corrupción de los gobernantes, la pérdida progresiva de autenticidad y valores de la gente del pueblo.

Paco Ontañón (Barcelona, 1930 - Madrid, 2008), Vivir en Madrid, 1967

A diferencia de otros fotógrafos de su generación, Ontañón observa y se dedica enteramente al Madrid más urbano, a los madrileños de la calle. Las imágenes "con olor a pueblo" de la llamada Escuela de Madrid testimoniaban un mundo a punto de desaparecer bajo los ímpetus del desarrollismo. El punto de vista Ontañón en Vivir en Madrid, de cuya maqueta ingresan en el MNCARS 80 originales de época donados por Autric-Tamayo, revela otra manera de entender la fotografía documental separada del "arte de la fotografía" grandilocuente y esteticista. La preocupación de Ontañón no era el territorio. No hay espectacularidad pues sencillamente quiere mostrar la anomia, la soledad, la grisura, el aburrimiento y las costumbres desgastadas de una sociedad en decadencia.

Leopoldo Pomés (Barcelona, 1931), Sin título, 1955, Sin Titulo, 1955

Los retratos de Leopoldo Pomés presentan un modelo de mujer que llamó la atención en su exposición de las Galeries Laietanes (1955). Son mujeres que se rebelan al estereotipo de mujer propugnado por la sociedad franquista y la iglesia: discretamente arreglada, devota de la familia, educada para la maternidad y fijada a la vida doméstica. Al contrario, en estos retratos que han ingresado en el MNCARS de la mano de la donación Autric-Tamayo, las mujeres de peinados descuidados, vestidas con ropas masculinas y pintadas de manera extraña, expresan gestos de intimidad, de desplazamiento, de soledad y rebeldía que evocan a las chicas en lucha contra aquel estatus conformista de la mujer descrito por la novelista de posguerra Carmen Laforet. Pomés es capaz de realizar estos retratos como "autorretratos" de aquellas a las que deja posar a su manera, libres de la mirada masculina. 

Alberto Schommer (Vitoria, 1928 - San Sebastián, 2015), Sin título, 1957

La Fundación Alberto Schommer, dentro del proyecto Afal, ha hecho donación al MNCARS de 12 fotografías, exquisitas copias de época, entre las que cabe destacar un conjunto de escenas de calle con un tratamiento muy personal, que revelan al autor que fue después uno de los profesionales más importantes de la fotografía en España. Son narraciones casi literarias cargadas de emociones y sentimientos, en las que el elemento más importante es el movimiento de las figuras, introducidas en un fondo lechoso, quemado por la sobreexposición. El autor utiliza el trípode y trabaja con velocidades lentas que aportan esos efectos movidos que aumentan el misterio de las escenas. Así cada fotografía puede evocar el fotograma de una película quedando vinculadas unas a otras por un efecto de barrido, como una transición del paso del tiempo entre unas y otras. 

Carlos Pérez Siquier (Almería, 1930), La Chanca, 1965

La serie de La Chanca en blanco y negro, por la que se conoce a este autor, es rica, importante y se basta a si misma. Pero en el color encontramos las motivaciones que definen al autor maduro. Ingresa en el MNCARS, en donación de Autric-Tamayo, un importante conjunto, de copias de época de la serie La Chanca en color, que aún teniendo la misma raíz documental y llevándose a cabo en el mismo territorio, resultan radicalmente distintas a las de blanco y negro. Teniendo en cuenta lo delicado de los procesos del color para la conservación y la fijeza de los colores –este último aspecto, la brillantez y la saturación del color, objetivo principal de la experimentación de Pérez Siquier- es una suerte que optara por el uso de material Fuji, tanto en la diapositiva como en la mayoría de copias en papel.

Ricard Terré (Sant Boi de Llobregat, Barcelona, 1928 - Vigo, 2009), Semana Santa, Barcelona, 1957

La aportación de Terré al anuario cambió la apreciación de su fotografía y su colección fue la que recibió las mejores críticas. Se trataba de la serie de Semana Santa por la que se reconoce a este autor desde entonces y que ha ingresado en MNCARS en copias de autor a buen tamaño. Además de la calidad de la serie, había que añadir los valores plásticos de contraste de luces que Terré potencia en el laboratorio La cuidada selección de cada fotografía es signo del trabajo de este autor: la tensión, el drama y sobretodo la captación de la belleza en las composiciones.

Julio Ubiña (Santander, 1921 - Barcelona, 1988), Entierro de Carmen Amaya, 1963

En la colección del MNCARS hasta ahora no constaba ninguna fotografía atribuida exclusivamente a la autoría de Julio Ubiña, salvo tres de la colección atribuidas al equipo Maspons + Ubiña. En este sentido, gracias a la donación Autric-Tamayo por primera vez el museo podrá disponer de dos series fotográficas con autoría demostrada de este autor, adquiridas para el proyecto Afal a las hijas de Julio Ubiña, quienes demostraron un interés y generosidad cercano al mecenazgo. El reportaje de La muerte de Carmen Amaya (1963), al que pertenece esta fotografía, describe las ultimas horas de la bailaora y su entierro en el cementerio de Begur (Girona). Unas fotografías que por su proximidad y estilo directo, su rapidez, su sensibilidad hacia los pequeños detalles, su poesía en el tratamiento de lo documental, son un testimonio muy especial de la manera en que el pueblo gitano entiende la muerte y los rituales, más allá del retrato de una artista internacional como había sido Carmen Amaya. 

© LAURA TERRÉ. Historiadora de la fotografía y comisaria del proyecto Afal en el MNCARS. Para ARTEINFORMADO.

 


Fotografía Fotografía de Autor
Compártelo en redes
04 jul - 13 oct
Exposición en Centre del Carme / Valencia, España
Otras noticias de Creación
15 jul de 2019

Dos comisarias y siete artistas premiados en Iberoamérica

En las últimas semanas se han hecho públicos los fallos de una decena de convocatorias de comisariado y producción artística. La mayoría de los artistas y profesionales premiados acumulan varios ...

11 jul de 2019

15 OBRAS imprescindibles online

La GALERÍA DE OBRA de ARTEINFORMADO continúa creciendo y suma varios centenares de obras nuevas en las últimas semanas. Hemos seleccionado una quincena de piezas de artistas procedentes de España, ...

04 jul de 2019

Inéditos 2020 y los premios Pilar Juncosa y Sotheby’s marcan la agenda de convocatorias

Ambas convocatorias, producidas por la Fundación Montemadrid y la Fundación Miró Mallorca, son las de mayor dotación de nuestra selección. Las dos están enfocadas al fomento de la creación emergente, una constante ...

Ver más noticias
06 jun - 25 sep
Concurso en Logroño, La Rioja, España

¡Suscríbase y reciba regularmente nuestro Boletín de Noticias del Mercado del Arte!

Suscribirme
volver arriba